El proyecto Ómnibus recibió media sanción “en general” y el DNU sigue vigente

Escribe Federico Fernández

Tiempo de lectura: 4 minutos

Finalmente, tras tres largas jornadas y varios “cuartos intermedios” el gobierno logró la aprobación “en general” de su mega ley “bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos”. Es conocido que del proyecto original, las “bases de partida”, más de 600 artículos, se redujeron a la mitad y otras tantas fueron modificadas entre el dictamen de comisión y el plenario del recinto, un procedimiento totalmente ilegal e inconstitucional. La aprobación, 144 votos a favor y 109 en contra, no ha despejado de ninguna manera el escenario de mayores modificaciones.

Como señal de la precariedad de lo votado, el debate de los artículos “en particular” se pospuso para el martes que viene. Varios bloques y diputados, aliados en la votación en general con el gobierno, ya anunciaron su rechazo a puntos particulares de la ley. Luego de esta peripecia quedará todavía el turno del Senado, donde el oficialismo tiene apenas el 10% de senadores. Si el Senado aprueba con modificaciones la ley, está volvería nuevamente a diputados. Mientras tanto, las protestas se sucederán en las inmediaciones del Congreso y en todo el país, a medida que el humor popular se resiente con la agudización de la crisis económica.

Las negociaciones por la votación “en particular”, informan la mayoría de los diarios, se centran en tres aspectos: facultades delegadas, privatizaciones y coparticipación del “impuesto PAIS”; otros añaden la cuestión de la facultad que reclama el Ejecutivo para contraer deuda externa. Las facultades delegadas se “reducirían” de cuatro años a dos, y a cuatro capítulos – economía, seguridad, previsión social y salud. Aunque el gobierno retiró el “paquete fiscal”, los gobernadores buscan arrancarle una tajada del incremento recaudatorio del “impuesto PAIS”. Sobre las privatizaciones se reclama que las discuta el Congreso, “empresa por empresa”, aunque hay un acuerdo en la privatización pacial.

La votación de la ley “en general” dividió a la mayoría de los bloques políticos. La UCR tuvo 32 votos a favor del proyecto y 2 en contra, entre ellos Facundo Manes. En “Hacemos Coalición Federal”, el nuevo bloque de Pichetto, 18 votaron a favor y 4 en contra. Otros bloques menores también se partieron como “por Santa Cruz”, con dos diputados que votaron uno para cada lado. “Unión por la patria” aportó a Milei los votos de los diputados tucumanos. Por su parte el PRO y, por supuesto, los libertarios, votaron la totalidad a favor.

Los diputados del FITU votaron en contra. La Izquierda Diario, del PTS, informa que los diputados del FITU mocionaron un cuarto intermedio “porque rechazaban que continúe la sesión con la represión”. El artículo sostiene que “la propuesta de la izquierda fue acompañada por la diputada Mónica Frade de la Coalición Cívica. 'Le voy a hablar a mis excompañeros de Juntos por el Cambio. No podemos admitir que esté pasando lo que pasa afuera. Es inadmisible, como si acá fuera una isla', denunció Frade. El bloque de Unión por la Patria también acompañó el cuarto intermedio, y los socialistas de Santa Fe”. Máximo Kirchner junto con otros diputados bajaron momentáneamente a la movilización, en la que sus organizaciones estuvieron ausentes. El bloque del FITU formó en la calle un cordón junto a diputados de otros sectores. LID explica que “muchos de los diputados y diputadas se retiraron del recinto para acercarse a la movilización y buscar frenar el megaoperativo. No solo los del Frente de Izquierda, también salieron Unión por la Patria, Mónica Frade de la Coalición Cívica, Esteban Paulón del socialismo de Santa Fe. Algunos recibieron gases de la policía”. La Nación ratificó que esta lucha ha sido rechazada por CFK, como lo hizo con el paro de la CGT del 24 de enero. Juan Cabandié repudió en X la acción de lo que denominó “el trotskismo” y llamó a corrregir y “mejorar” la legislación del gobierno que ha echado anclas con la CIA y el Mossad.

Al momento de la votación, tres diputados de Unión por la Patria estuvieron ausentes. La trabajosa media sanción fue atravesada por la oposición y el rechazo combativo de un importante sector de luchadores y trabajadores. El despliegue operativo fue descomunal y en varias oportunidades fracasó en impedir el corte en Av. Rivadavia.

Para la próxima sesión del martes hay una convocatoria de nuevas concentraciones frente al Congreso. El trajín que espera a la ley en las votaciones de ambas cámaras se desarrollará al tiempo que comience a impactar una nueva tanda de tarifazos en los servicios y el transporte. También el inicio de clases abrirá otros espacios de deliberación y organización. Desde Política Obrera estaremos en la calle con el activismo, los luchadores, numerosas agrupaciones sociales y partidarias y un creciente número de trabajadores y jubilados atraídos por esta lucha.

Fuera el paquete parlamentario de las grandes patronales, el FMI, el gobierno y los partidos ‘amigos’; abajo el DNU 70/23; abajo el gobierno golpista de los decretos de necesidad y urgencia; huelga general.

LEER MÁS:

El Congreso se hunde en la ilegalidad constitucional, el atropello histórico a los trabajadores, la violación de derechos y el alineamiento de Argentina en el campo de la guerra imperialista Por Jorge Altamira, 02/02/2024.

Disparar a los ojos Entrenados por los israelíes, aplican contra los manifestantes los infames métodos de represión de los sionistas contra los palestinos. Por Olga Cristóbal, 02/02/2024.

Suscribite a Política Obrera