SUTEBA José C. Paz: ajustado triunfo de la burocracia

Escribe Sebastián Chirino

Tiempo de lectura: 3 minutos

El lunes 19 de enero se desarrollaron en todas las seccionales del SUTEBA asambleas extraordinarias de afiliados, con el objetivo de hacer aprobar la oferta miserable del gobierno de Kicillof, presentado como un aumento del 20 % sobre la base del salario de diciembre de 2023. La propuesta representa 1.000 pesos por día, ya que el cargo testigo –maestra de grado sin antigüedad- pasaría de $325.000 en enero a $ 355.009 en febrero, ya sin las sumas que aporta Nación ($ 28.700 aproximadamente). El 20 % puesto a consideración es en realidad un 9,35 % con respecto al mes de enero, cuando las estimaciones más conservadoras de los índices de inflación no bajan de un 20 por ciento mensual.

En José C. Paz, la conducción Celeste, como de costumbre, convocó con un día de anticipación y con la precaución de que se enteren la menor cantidad de afiliados posibles, mediante una difusión casi nula. Mientras que en el distrito hay aproximadamente 1.200 afiliados, la concurrencia a la asamblea no superó los 110 participantes.

En el informe de apertura, el secretario general fue lapidario con respecto a la caracterización del gobierno nacional, al cual se refirió como un “gobierno neocolonial que vino a generar un genocidio social y laboral”. Sin embargo, al momento de presentar la propuesta salarial del gobierno de la provincia, que tributa a ese genocidio laboral, se quedó sin adjetivos y se limitó a pedir que se apruebe sin explicación alguna. No hubo esta vez trucos de magia que puedan siquiera justificar un emparde a la inflación. La defensa vergonzante de la entrega del salario estuvo presente durante toda la asamblea.

Durante el desarrollo de la asamblea, las intervenciones que se sucedían aportaban, desde diferentes ángulos, a mostrar la cristalización de la rebaja salarial que significa aceptar la propuesta de Kicillof. Por el contrario, las intervenciones de los militantes de la Celeste estuvieron centradas en mostrar la voluntad del patrón, de ofrecer lo que se podía en el actual contexto, en otras palabras, una nueva versión del “no hay plata”, pero esta vez, de Axel.

Las asambleas del Suteba son básicamente de aparato, participa principalmente la base más cercana a la burocracia y el activismo opositor del distrito, más algunos docentes independientes que puedan movilizar las agrupaciones. El vaciamiento de las asambleas es un reflejo del propio vaciamiento consciente del sindicato por parte de la burocracia, que sólo puede subsistir disociada de la base docente que le es hostil, porque la caracteriza como corresponsable de la sistemática pérdida de los salarios y condiciones de trabajo. Esto explica también por qué los paros autoconvocados del año pasado fueron tan masivos, incluso contra el frente único del gobierno provincial y la conducción del Suteba. Aún así, la particularidad de la asamblea del 19/2 en José C. Paz es el quiebre entre un sector de la base Celeste y la conducción a la hora de votar la propuesta salarial y el mandato al congreso de CTERA, que se desarrollará este jueves 22.

Históricamente las votaciones en las asambleas ordinarias y extraordinarias seguían la rutina de un triunfo automático para la conducción, en un promedio de 80 por ciento a 20 como máximo para la oposición, pero la asamblea de ayer marcó un quiebre. La conducción logró imponer la rebaja salarial con un margen muy escueto, 58 votos a favor contra 42 en contra.

Para la votación del mandato a los congresales al congreso de la CTERA la propuesta de la mesa fue mandatarlos con “la máxima medida posible” (sic). Desde Tendencia Docente Clasista contramocionamos que el mandato se exprese de forma clara, por “un paro de advertencia para el 1° de marzo y la convocatoria a congresos de base de la CTERA para preparar la huelga general”. La votación de esta moción fue 58 votos para la conducción y 46 votos para la propuesta de TDC.

El triunfo ajustado de la burocracia, en una asamblea hipercontrolada, es una señal de la tendencia a la lucha que se expresa en el movimiento docente, tanto contra el ataque criminal del gobierno nacional, como contra el ajuste de Kiciloff. Las asambleas por escuelas y las autoconvocatorias son el camino para parar el ataque del gobierno nacional y sus versiones provinciales.

LEER MÁS:

Asambleas de SUTEBA: la Celeste de Baradel reconoció su pacto con los gobernadores y Kicillof Hay que quebrar a la burocracia que quiere un 2024 de resignación. Por Mariano Hermida, 20/02/2024.

Las Asambleas de SUTEBA deben rechazar la propuesta salarial de Kicillof Representa un 9.35% de aumento. Por Emiliano Fabris, 16/02/2024.

Suscribite a Política Obrera