Camioneros: el gobierno redobla la apuesta y los Moyano reculan

Escribe Fabián Pacheco

El paro brilló por su ausencia...

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de que Pablo Moyano lanzara un ultimátum al Gobierno por la falta de homologación del último acuerdo paritario, Caputo redobló la apuesta: “no vamos a homologar, porque no es razonable”. La respuesta de Moyano fue que los pasos a seguir se discutirán en un plenario de camioneros, que tendrá lugar el próximo jueves.

Varios portales informan que Hugo Moyano está convocando a las patronales del sector para discutir un nuevo acuerdo antes del plenario del día jueves. Otro dato es la denuncia de que el Gobierno “se niega a dictar la conciliación (obligatoria)” con el propósito de producir el conflicto “para hacer(los) quedar mal”.

En torno a esta cuestión, en los lugares de trabajo reina la incertidumbre. Las asambleas convocadas por la burocracia se realizan a cuentagotas y son meramente informativas. Los debates se producen en algunos lugares entre activistas o delegados no alineados con la dirección del gremio.

La homologación

Los carriles de una posible salida negociada no aparecen en el horizonte. En este sentido, es el gobierno el que se muestra dispuesto a confrontar. Ya logró bajar los porcentajes de las paritarias firmadas por Comercio y el SUTERH (Cavallieri y Santa María).

En Camioneros, los tres aumentos firmados en los últimos ocho meses superan por unos puntos la inflación acumulada, pero está lejos de significar una verdadera recomposición salarial para un gremio que perdió alrededor del 45 % de poder adquisitivo en los últimos cinco años. Sin embargo, colocó en pie de guerra al Gobierno por el impacto que puede producir como ‘caso testigo’. Caputo se juega la parada y está empeñado en evitar un efecto dominó que coloque en crisis el plan de licuación de costos laborales en pesos, en primer lugar del salario. Precios dolarizados, salarios por debajo de la inflación. No es casualidad que el Gobierno haya puesto un hombre de Techint al frente de Trabajo, al tiempo que Paolo Roca se niega a cualquier mejora salarial por encima de la expectativa inflacionaria a los trabajadores de la UOM. La misma suerte corren los choferes de la UTA y todas las direcciones sindicales involucradas plantean una política similar de dilatar los conflictos y tratar de evitar lo que parece inevitable.

Hay que explotar las inquietudes que surjan en los lugares de trabajo para desenvolver un debate a fondo sobre los ataques del Gobierno y el rol del sindicato, para fortalecer al activismo y transformar las medidas parciales en una lucha activa contra los ataques del Gobierno y por todos los reclamos.

LEER MÁS:

La no homologación de los convenios colectivos y la cola entre las patas para el 1° de mayo Por Marcelo Ramal, 09/04/2024.

Camioneros: qué hay detrás del paro convocado por Pablo Moyano Por Fabián Pacheco, 05/04/2024.

Suscribite a Política Obrera