Presidente Perón: La lucha por la tierra y la salud

Escribe Juan Olivares

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace unos meses un grupo de vecinos de Villa Numancia decidió tomar los terrenos linderos de la vieja estación del ex ferrocarril Belgrano. La decisión de estas familias se vio impulsada por la necesidad de salir del hacinamiento y darles un techo mejor a sus hijos. Los altos costos de los alquileres y la imposibilidad para un sueldo promedio de acceder a un crédito hipotecario hace cada vez más difícil para un trabajador alcanzar una vivienda y más aún cuando estos son trabajadores “informales” como en este caso. El día a día del cartonero y los changarines es para sostener la olla diaria, lo que en esta situación de pandemia se hace imposible, teniendo que recurrir necesariamente a comedores y ollas populares.

La situación habitacional en Presidente Perón va empeorando año a año, a pesar de ser un distrito rodeado con grandes campos deshabitados y ociosos que parecieran estar destinados a las construcción de barrios privados. Tampoco se ven indicios de que el gobierno municipal quiera promover el desarrollo de barrios populares. Es así como en el barrio cercano a la toma, los vecinos deben caminar más de 10 cuadras para tomar un colectivo y esa es la misma distancia hacia los colegios, sin asfalto y pocas veredas. Movilizarse en días de lluvia es una verdadera odisea.

La toma

Desde el principio, los vecinos tuvieron en claro los terrenos que ocupaban. Las 100 familias se organizaron para fraccionar las parcelas y trataron de llevar una buena relación con el cuidador del campo lindero, pero ni bien empezaron a levantar sus precarias casas comenzó una serie de provocaciones y amenazas para que no crucen a su campo, hasta poner una alambrada cortando la única calle que entra a la toma y dejando desde la mitad hacia el fondo un “pasillo” angosto q llega hasta los portones de las parcelas impidiendo q puedan salir. Como si fuera poco también colocó alambrado de púas que ya causaron heridas a un chico. Este acto es inhumano: en caso de emergencia no pueden acceder a la calle retardado la asistencia al impedir la entrada de ambulancias o bomberos. Esta situación pone en riesgo la vida de las familias, más en tiempos de pandemia y en pleno invierno donde son más comunes los incendios de viviendas precarias. Esto llevó a discutir una nueva movilización al municipio de un grupo pequeño de vecinos logrando el compromiso del gobierno municipal de presentarse en la toma para verificar el estado del alambrado y asistir con alimentos y agua potable para los vecinos. Pero a pesar de que se comprometieron a regresar y dar una respuesta no podemos quedarnos en palabras. Hay que redoblar la lucha para q retiren de inmediato el alambrado y liberen el acceso a la calle. Una nueva reunión de los compañeros resolvió elaborar con todos los vecinos de la toma un pliego de reivindicaciones para llevar adelante una nueva movilización.

Desde el Polo Obrero Tendencia llamamos a seguir adelante con las asambleas para organizar la lucha por las tierras y la urbanización de la toma. Basta de provocaciones. Que el Estado garantice la seguridad de los vecinos Por agua potable y elementos de higiene. Por la fumigación para evitar la propagación de enfermedades como el dengue. Por un plan de obras públicas. Puesta en marcha ya de la construcción de barrios populares.

Suscribite a Política Obrera