#3J en Santa Fe: Una confrontación con el PJ

Escribe Sofía M.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Santa Fe también replicó la lucha a cinco años del primer Ni Una Menos. Desde el Plenario de Trabajadoras (T) defendimos una concentración con distanciamiento social frente a la Casa de Gobierno y la necesidad de ganar la calle. El PJ-K de la Mesa de “NI una menos”, aparateó, sin embargo, la jornada.

En la provincia de Santa Fe, y en la ciudad capital en particular, hace semanas se desarrollan diversas concentraciones y reclamos que protagonizan numerosos sectores que están atravesando situaciones desesperantes. En nuestra intervención destacamos la lucha de los precarizados que venían de una jornada provincial y se encaminan a otra el próximo 9 de junio; las manifestaciones de la docencia, de trabajadores del correo, deliverys, entre muchos otros, que ya decidieron salir a la calle a exigir respuestas.

“Yo me siento cuidada por Alberto”

Con esa frase, el sector PJ-K hizo la defensa de la cuarentena en los términos del oficialismo, o sea, precarias condiciones de trabajo para el personal de salud, piedra libre a la salud privada, subsidios a las grandes patronales, ausencia de medidas de protección de emergencia para atender la violencia contra la mujer, suspensiones laborales con bajas remuneraciones y eliminación de la movilidad jubilatoria. A ello hay que agregar un esquema político ‘anti-grieta’, con la derecha, funcional a la aceptación de los planteos de los fondos internacionales por la deuda externa, y utilización de la cuarentena contra la movilización en la calle.

Desde el PDT de la ciudad dimos una batalla política enorme y desnudamos la defensa de los gobiernos, tanto provincial como nacional, como un apoyo a la clase capitalista y un intento de frenar la organización y el avance del movimiento de mujeres. Las funcionarias de Perotti o las burócratas sindicales de Amsafe, Ate o Sadop, no tuvieron un solo comentario sobre las mujeres precarizadas (que son el 70% de quienes trabajan en el Estado de manera informal), de la sobreexplotación docente o la falta de elementos de protección para el personal de salud. Por medio de una lamentable e impotente campaña en las redes, estos grupos progubernamentales montaron un ataque contra 'las troskas', por el cual recibieron el repudio de las compañeras independientes y honestas, y sumar descrédito.

En las asambleas denunciamos los límites de sus planteos, la burocratización del espacio y los insultos recibidos, lo que nos valió un reconocimiento y solidaridad.

Crisis en la mesa NUM

La mesa NUM de la ciudad está en estado terminal. La defensa del gobierno provincial y nacional es un freno objetivo a la posibilidad de organización. El vaciamiento del espacio ya era visible hace más de un año, cuando sus militantes tuvieron que hacer campaña por Perotti, un antiderechos. Muchas funcionarias y trafican posiciones por cargos, y abandonan y niegan cualquier instancia de lucha u organización del movimiento mujeres.

El PDT local se ha ganado una autoridad política y ha llevado las denuncias al seno mismo de la mesa. Participamos activamente en la elaboración de los documentos, que siempre nos tienen como protagonistas, y hemos podido instalar reivindicaciones muy importantes para el movimiento de mujeres y las trabajadoras.

En la elaboración del escrito instalamos la consigna del no pago de la deuda externa, de la necesidad de la apertura de paritarias, el salario mínimo igual a la canasta familiar y el pase a planta permanente de los precarizados. A su vez, se dejó en claro que la responsabilidad del aumento de la violencia y de las condiciones de miseria, es responsabilidad del Estado y los gobiernos, mientras que dimos cuenta de las múltiples formas que adopta la barbarie a la que nos impulsan en Argentina y en la provincia.

Los desafíos que se presentan ahora son, por un lado, profundizar la delimitación política con los sectores que, de manera burocrática, agresiva y burda, prefieren la defensa de sus intereses personales y de aparato, antes que la organización y la vida de las mujeres y disidencias. Por el otro, avanzar con una campaña en toda la provincia por el derecho al aborto, en especial cuando crece el aborto clandestino, con lo que representa para la salud y la vida de toda persona con capacidad de gestar.

LEER MÁS La mujer en este aniversario del #3J

Suscribite a Política Obrera