Critica a la nota y caracterización sobre represión en Chaco

Escribe Felipe López

Tiempo de lectura: 2 minutos

La primer parte de la nota “Chaco: abajo la represión de Capitanich” nos ilustra de los sucesos acaecidos en la localidad de Fontana, en una comisaría donde torturaron a un joven y sobre la represión contra la organización 15 de Mayo, en la localidad de Quitilipi, todo en la provincia de Chaco.

Luego, continúa la nota, se plantea que “en el barrio Toba, ubicado en Fontana, se esparce el virus entre los asentamientos precarios, el hambre y el hacinamiento. La respuesta del gobierno de Capitanich ha sido emular los ´cordones sanitarios´ de Kicillof- Berni (…) Ha quedado desnudado el abordaje reaccionario y represor de la pandemia por parte del gobierno Capitanich, para la cual no ha ofrecido ninguna respuesta sanitaria. Así lo demuestra la instalación del ghetto en el barrio Toba”. Y remata: “Repudiamos la represión del gobierno Capitanich. El pueblo chaqueño precisa un plan de testeos masivos; y la asistencia sanitaria y alimenticia a los barrios que han sido abandonados durante décadas.”

Surge de la nota, por lo tanto, que la represión descargada contra la comunidad Qom es consecuencia de la pandemia y la situación de cuarentena obligatoria.

Si bien la denuncia que realiza el compañero coincide con el establecimiento de la cuarentena, la represión no es producto de ella, ya que desde hace años se vienen denunciando las agresiones contra la comunidad Qom y la miseria atroz en la que viven - desnutrición, falta de agua potable, viviendas precarias y mala atención en salud.

Pero lo sucedido trasciende todos estos problemas. El planteo debería ser más directo sobre la responsabilidad del Estado, de sus órganos represivos y al poder político que se vale de ella. Estos hechos no pueden ser solo repudiados que, dicho sea de paso, quién ve lo sucedido no podrá más que repudiarlo.

Ante semejante hecho, el cual debe ser “desligado” de la cuarentena, porque no es la causa, la represión en las provincias de Chaco, Formosa, el NOA es sistemática; los policías que actuaron en la redada no pueden actuar de esa manera si no es por el hecho de que se sienten inmunes a ese tipo de actuaciones, es un método establecido que, a diferencia de otras redadas, esta ha tomado estado público.

El planteo no puede ser que “… el pueblo chaqueño precisa un plan de testeos masivos; y la asistencia sanitaria y alimenticia…” ante un acontecimiento como el sucedido. Se debe denunciar al aparato represivo y al sistema político que se vale de ese aparato represivo para subsistir y sojuzgar a toda la clase trabajadora y democrática del chaco.

Creo que hay que ajustar, sobre el caso particular, el planteo, en primer lugar, debe partir por denunciar al Estado como responsable, no solo repudiar la represión. Hay que hacer un llamado a movilizarse contra el aparato represivo, Denunciar a los responsables de la cadena de mandos de la Provincia exigiendo su desplazamiento y juzgamiento y denunciar las responsabilidades políticas. No se puede dejar pasar una caracterización del rol que juega el aparato represivo, por su propia naturaleza, que va más allá de la coyuntura de la pandemia, no es solo el repudio de un accionar, es explicar el rol sobre su destacamento armado contra el pueblo y recién en ese contexto plantear las reivindicaciones sobre la protección contra el Covid19, que, hasta cierto punto, frente a semejante accionar represivo es secundario.

Suscribite a Política Obrera