Huelgas del personal de salud en África

Escribe Ricardo Méndez

Tiempo de lectura: 3 minutos

A lo largo de todo el continente africano se viven huelgas y manifestaciones de trabajadores de la Salud. Ocurre que en sólo dos semanas el número de casos COVID19 se triplicaron, pasando de 100.000 a 300.000, según datos de la OMS (Reporte, 20/06).

El reclamo es común: más personal, más presupuesto para el pago del personal sanitario, elementos de protección sanitaria y recursos para atender a los pacientes con Coronavirus.

Kenia

En Kenia, la semana pasada 7.000 médicos y enfermeras declararon una huelga indefinida en numerosas ciudades de aquel país hasta que el gobierno solucione sus reclamos (El País,17/06).

El doctor Chibanzi Mwachonda, secretario general interino de la Unión de Médicos, Farmacéuticos y Dentistas, afirmó “que muchos trabajadores se contagiaron en urgencias y en los bloques operatorios por pacientes que estaban siendo atendidos por otros problemas” (Idem).

Sudáfrica

El país es el más afectado por la pandemia en todo el continente, con 86.000 casos positivos y 1.700 muertes (Reporte OMS, 21/06). También es donde las movilizaciones y huelgas del personal de salud se viven con más repercusión. Aunque el país es el más desarrollado del África Subsahariana, cuenta con apenas 2.000 respiradores en áreas de internación.

Los números de infectados son inciertos, dado que la infraestructura hospitalaria, la falta de testeos masivos y la atención es insuficiente en los guetos donde vive la población negra del país, signado por el régimen de apartheid, aún después de casi 30 años de haberlo desterrado formalmente. La mayoría de los casos está concentrada en tres provincias, Cabo Occidental (sur), Gauteng (norte) y Cabo Oriental (sur). Lugares donde reside la población negra y pobre.

Según el Ministerio de Salud sudafricano, más de 2.000 profesionales contrajeron el virus y al menos 17 murieron. "Es difícil predecir si seremos capaces de administrar esta situación", dice un médico de la ciudad de East London, en Cabo Oriental. "El sistema ya funcionaba mal antes, por eso es difícil prepararse para una pandemia", dice otro médico de las afueras de Ciudad del Cabo, ciudad al sur de aquel país, (infobae, 20/06). En esa ciudad, cerraron la unidad de atención de terapia intensiva durante una semana tras descubrir un caso de COVID-19. A pesar de que se hicieron testeos al personal, se desinfectaron los consultorios y el establecimiento, de todos modos, algunos pacientes murieron.

Varios hospitales del Cabo Oriental tuvieron que ser cerrados momentáneamente para descontaminarlos después de detectarse más de 200 casos positivos entre el personal sanitario de la provincia, según informó el sindicato Hospersa de personal de la salud de aquella provincia. (Idem).

Otros hospitales cerraron por huelgas tras denunciar las condiciones de trabajo e insumos, la falta de higiene, las jornadas extendidas y las faltas de pagos de horas extras.

La propagación de la pandemia se agrava dado que el gobierno sudafricano dio marcha atrás con el toque de queda que aplicó como “fórmula” para confinar a la población trabajadora negra de todo el país, debido a numerosas presiones de empresas y multinacionales del turismo para “volver a la normalidad”.

Un claro ejemplo de las repercusiones por el retorno a la actividad empieza a tener consecuencias directas sobre el aumento de las infecciones por COVID-19. Lo que ocurre en la Ciudad del Cabo explica “por qué el principal centro turístico de Sudáfrica representa más de la mitad de todas las infecciones y la mayoría de las muertes” (AFP, 20/06).

Nigeria

En el país más poblado de África subsahariana, desde el lunes pasado el personal de salud se encuentra en huelga indefinida debido a un reclamo recurrente en el planeta: se registraron más de 800 casos y 11 decesos entre el personal de salud. "Somos una especie en vías de extinción. Nuestros miembros tienen que enfrentarse diariamente a riesgos de infección porque no hay suficientes E.P.I [Equipo de Protección Individual]", declaró un responsable de la Asociación de Médicos nigerianos. (AFP, 18/06).

Túnez

Un cable de la agencia AFP (18/06) habla de “varios miles de trabajadores médicos iniciaron una huelga general en Túnez el jueves y se manifestaron en la capital para exigir una mejora en la gestión de los hospitales públicos y una ley que regule su estado. Enfermeras y técnicos que trabajan en hospitales públicos se reunieron frente al Ministerio de Salud, agitando pancartas que decían "la salud pública es un activo nacional" o "los profesionales no retrocederán".

Se avecina el desastre

Todos los pronósticos vaticinan un aumento exponencial de los casos de infecciones a lo largo del continente africano.
La OMS, en un informe preliminar proyecta que de propagarse el virus masivamente en la población de 1.200 millones de personas morirían alrededor de 300.000 (Reporte, 27/03).

En una nota a la revista Time, Naylor-Ngugi, directora regional de la ONG Care dijo "Es muy difícil no imaginar una crisis humanitaria a largo plazo realmente devastadora en toda la región", (La Nación, 24/05).

Suscribite a Política Obrera