Bolivia: denuncia del personal de salud por contagios por COVID-19

Escribe Ricardo Méndez

Tiempo de lectura: 2 minutos

En las últimas horas se conoció, a partir de la movilización de los trabajadores del Hospital de Viedma, en Cochabamba, que 125 trabajadores de la salud fueron contagiados con el COVID – 19. El hospital tuvo que ser cerrado. En los tres hospitales de la región las 100 camas de terapia intensiva se encuentran ocupadas, lo que derivó en un colapso.

El hecho se hizo público a partir de la denuncia que hicieron los trabajadores en las puertas del Hospital. Los trabajadores están en cuarentena y se estudia la propagación del virus en otros centros de salud (LosTiempos, 23/06). René García, representante de los trabajadores exigió a las autoridades de la gobernación que agilicen la toma de muestras del personal con sospecha de Covid-19 y habilite un centro de aislamiento para que el personal cumpla con el confinamiento para no exponer a sus familias.

Además, señaló que "el principal problema es que el Viedma es el único hospital de tercer nivel en todo el departamento donde se maneja pacientes de alta complejidad con otras patologías no pueden convertirse en un centro Covid-19. Si lo hacen: ¿Dónde irán las personas que requieren atención de otras especialidades?". También denunció que profesionales se infectaron por coronavirus al atender a pacientes y por falta de implementos de bioseguridad.

Precarización laboral y pandemia

La propagación del COVID-19 en Bolivia se encuentra en ascenso, registrándose más de 1.000 casos positivos diarios y 827 muertes desde el inicio de la pandemia (Reporte OMS, 23/06).

Los trabajadores de la salud se encuentran entre los más expuestos y precarizados para ejercer su profesión, no solo debido a las inseguras condiciones de bioseguridad a las que se ven sometidos sino también a contratos temporales, sueldos bajos, demoras en el pago de sueldos, despidos intempestivos y todos fuera de la Ley General del Trabajo (ANF, 20/06).

Según denuncia el Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) de La Paz, unos 17.000 profesionales del sector carecen de beneficios laborales. “La total inseguridad laboral en que nos encontramos es otro factor que está marcando esta situación tan crítica”, dijo refiriéndose a la pandemia y los problemas a los que se enfrentan en sus trabajos.

El mismo Romero relata que en el resto del país hay renuncias debido a que los “ingresos bajos y sin ninguna protección laboral”. Y agrega, “si un médico se enferma gravemente y fallece, no está bajo la protección de la Ley General del Trabajo, y eso hace que, al terminar nuestra vida, luego nuestra familia quede a su suerte, y ahora tenemos más y más enfermos, más y más enfermedad, y sin tener Ley General del Trabajo”.

Según datos de las distintas asociaciones profesionales de la salud, se registraron al menos 12 fallecidos en todo el territorio boliviano.

En declaraciones, el médico Hugo Cardozo, representante de Sirmes en Pando, afirmó que en el departamento hay al menos 400 profesionales de la salud y un 40% del personal, entre médicos, enfermeros, bioquímicos, odontólogos, que trabajan por contrato.

Y agregó, “A pesar de que somos los soldados de primera línea en esta batalla contra el Covid, el gobierno no da prioridad a las necesidades del sector, no ha ido mejorando nuestras condiciones de trabajo, ni de incorporarnos a la Ley General del Trabajo ni en infraestructura ni en equipamiento” (ídem).

En una conferencia virtual llevada a cabo por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), el investigador Bruno Rojas señaló que los “los contratos temporales predominan en la salud pública”.

Suscribite a Política Obrera