Bahía Blanca al borde de la catástrofe sanitaria

Escribe Partido Obrero (Tendencia) - Bahía Blanca

Tiempo de lectura: 2 minutos

En poco tiempo, Bahía Blanca pasó de tener 14 casos activos de Covid-19 y un tiempo de duplicación de casos de 37 días, a cerca de 100 activos y a reducir el tiempo de duplicación a tan sólo de 9 días. Los contagios de circulación comunitaria llegaron a barriadas, al Puerto y fábricas como Cargill. Entre las últimas personas contagiadas, un trabajador de 25 años de SAPEM (transporte público) acaba de fallecer.

Un grupo importante de infectólogos ha emitido una carta pública donde plantea en forma contundente la necesidad de retrotraer la fase de cuarentena de 4 a 1 junto a la realización de mayores testeos. El pedido aparece luego de la voltereta del Intendente Gay, quien había anunciado que solicitaba volver a la fase 1 para arrepentirse en tan solo pocas horas y a pesar de todas las advertencias recibidas.

El intendente Gay se guía por los intereses de los grandes empresarios y ha decidido colocar a toda la ciudad al borde de una catástrofe frente a un crecimiento de los contagios que conduce, según los infectólogos bahienses, a “que en breve el sistema se sature” (La Nueva, 8/7). Tiene el apoyo para ello también del Concejo Deliberante. El médico infectólogo Diego Maurizi advirtió sobre la escasa cantidad de test que se están realizando en la región, así como sobre la insuficiencia de las unidades de aislamiento (La Brújula, 7/7).

Dentro de la supuesta “capacidad hospitalaria” el Municipio incluye centros de internación en el Club Liniers y en el Dow Center, en donde lo único que hay son camas separadas por metro y medio, junto con una silla de plástico.

En este cuadro, los trabajadores de diversos sectores han advertido sobre otro tema fundamental: la falta de protocolos y resguardos en los propios lugares de trabajo, como lo manifestaron trabajadores de supermercados, de Hospitales, de la construcción en los Parque Eólicos e incluso los docentes con relación a un anunciado retorno a clases presenciales. Los “comités de crisis” repletos de funcionarios han probado su absoluta ineficacia en salvaguardar la vida de los trabajadores.

El nivel de la cuarentena debe seguir lo recomendado por los especialistas médicos, no por las grandes empresas. Hacemos responsable a Gay y al Estado por su accionar contra la salud y el resguardo de los bahienses. Y volvemos a señalar que solo con la cuarentena no alcanza. Es necesario un plan integral de salud y económico definido por los trabajadores en asambleas y congresos de base junto con la puesta en pie de Comités para la elaboración de protocolos sanitarios que sean discutidos, aprobados y supervisados por los trabajadores, con poder de veto, en todos los lugares de trabajo y las barriadas.

Suscribite a Política Obrera