Santiago del Estero: Jornada contra la criminalización de la protesta y la persecución política

Escribe Nico Basualdo

Tiempo de lectura: 2 minutos

El jueves 22 de noviembre, se cumplió un mes del corte de la autopista que varias organizaciones, entre ellas el Polo Obrero, realizaron para reclamar trabajo genuino y alimentos. Compañeros de diferentes organizaciones fueron imputados judicialmente por esa acción de lucha, entre ellos Nicolás Basualdo, dirigente del Partido Obrero, y Álvaro Reynoso dirigente del Polo Obrero santiagueño. En relación a los reclamos, tampoco fueron respondido.

Para repudiar esta judicialización de la protesta, las organizaciones FOL, MST, Barrio de pie, Frente Popular Darío Santillán, Corriente Nacional Darío Santillán, Polo Obrero, Partido Obrero y una delegación del gremio docente de Cisadems realizamos una concentración en la plaza principal de la capital. En la esquina de la calle Avellaneda e Independencia se hizo una parada, y allí dirigentes de las diferentes organizaciones hicieron uso de la palabra. En las intervenciones se puso de manifiesto el carácter represivo y antidemocrático del régimen zamorista, ya que no es la primera vez que recurre a este método atacando a organizaciones sindicales, sociales y de prensa.

El régimen de Zamora lleva casi 20 años en el poder y no ha logrado solucionar las necesidades materiales más elementales de los trabajadores. La mitad de la población de la provincia está sumergida en la pobreza, los salarios no cubren la canasta de alimentos y en su gran mayoría se ubican por debajo la línea de indigencia. La desocupación en la industria y el comercio está en ascenso.

El gobierno de la provincia combina la represión a los reclamos que escapan del control de las direcciones colaboracionistas, con la zanahoria con la dirigencia dispuesta a sentarse a respaldar las políticas del gobierno. Las burocracias de los principales gremios integran la denominada “mesa de Diálogo”. Desde ese ámbito la dirigencia ha convalidado todos los decretos salariales y laborales del gobierno. El régimen de paritarias en el ámbito estatal provincial de hecho desde hace años ha desaparecido de la provincia.

Ahora se ha lanzado a disciplinar a las organizaciones sociales y piqueteras. La acción judicial es completamente arbitraria, al punto que han puesto como “prueba” de las imputaciones a los luchadores ¡las notas de pedido de audiencia y el petitorio de las asambleas!

Ante la criminalización de las protestas y la persecución política, es necesario responder de conjunto. La necesidad de generar un frente de unidad de acción ante un estado represivo y antipopular es imperiosa. Vamos en dirección de organizar nuevas medidas de lucha y sumar a más organizaciones políticas, gremiales para defender los intereses de los trabajadores y frenar las causas hacia los luchadores políticos y sociales de la clase obrera. Solo con una vigorosa campaña, que vaya ganando en fuerza y extensión, apoyada en pronunciamientos, denuncias, movilizaciones, vamos a poder tirar abajo las imputaciones en curso. A

Suscribite a Política Obrera