Catamarca: no al acueducto

Escribe Maga

El río Los Patos no se toca

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las comunidades del departamento de Antofagasta de la Sierra, al oeste de la provincia de Catamarca, están sufriendo todo tipo de atropellos dirigidos a imponer diversas medidas a favor de la empresa minera norteamericana Livent, que extrae litio en la zona del Salar del Hombre Muerto desde hace 25 años.

Livent comenzó tiempo atrás la construcción de un acueducto de 30 km que va a conectar la planta minera con la zona de servidumbre de agua dulce proveniente del río Los Patos, ya que el rio Trapiche, desde donde la minera se abasteció de agua durante todos estos años se secó producto de la explotación intensiva del mismo. Durante 18 años, Livent no pagó ningún canon por el uso del agua. Los planes de la empresa prevén la duplicación de la producción actual de 17 mil toneladas anuales a 36 mil.

El proyecto minero establece la creación de seis pozos para la toma de agua de los cuales se extraerían 650.000 L/h de cada uno. Teniendo en cuenta que Antofagasta es una zona árida y que ya secaron un río, una extracción de estas dimensiones del río Los Patos, el efluente más importante de todo el salar, es un ataque criminal contra las familias trabajadoras que habitan en la zona y que dependen del río para el consumo diario, para la cría de animales o el regado de cultivos.

Es por esto que el proyecto despertó el rechazo de toda la comunidad de Antofagasta de la Sierra. En el mes de agosto se realizaron asambleas y cortes de ruta bajo la consigna 'no al acueducto'. La respuesta del gobierno fue la represión.

El gobierno de Corpacci ha inundado de policía la zona para perseguir a los activistas ambientales. Se han producido seis detenciones. En agosto, fueron procesados tres integrantes de la familia Morales, conocida de la zona, cuya casa se encuentra en un nuevo camino que comunica a Antofagasta con el Salar. La familia fue golpeada, detenida y enfrenta ahora una causa por usurpación de tierras, impulsada por el Estado provincial. Luego fue detenido un cineasta y comunicador social de la asambleas Fiambalá Despierta, y la semana pasada fueron detenidos Hugo y Ramon Calpanchay. Una señal oficial a las empresas mineras para demostrar hasta qué punto el gobierno pretende garantizarles el negociado y para regimentar a las organizaciones sociales, ambientales y a todos los que luchan contra el saqueo y en defensa del medio ambiente.

Como si de esto fuera poco, la gobernadora tuvo la caradurez de decirles a los antofagasteños que lo ocurrido con el río Trapiche fue "hace mucho tiempo, cuando ninguna de las autoridades miraba lo que pasaba", como si ella misma no hubiera sido autoridad durante 12 de los 25 años en los que se viene extrayendo el mineral.

Todos estos atropellos han activados las asambleas ambientales de diversas localidades. Se han realizado diversas acciones en solidaridad con la familia Morales y más recientemente en Belén, donde habían sido llevados detenidos, con Hugo y Ramón Calpanchay.

Es necesario impulsar la formación de una coordinadora de lucha provincial por el desprocesamiento de los comuneros de Antofagasta de la Sierra, por el retiro de la policía de la zona, el rechazo a la construcción del acueducto en defensa del río Los Patos.

Suscribite a Política Obrera