Huelga General en Francia

Escribe Emiliano (Belgrano)

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 5 de diciembre se desarrollará una huelga interprofesional en Francia, o sea una huelga general, a la que han decidido apoyar los ‘chalecos amarillos’. Se paralizarán trenes, aviones, aeropuertos, subte, transporte de mercancías, refinerías, trabajadores postales, abogados, docentes, estudiantes y hasta la Ópera Nacional de París.

Se trata de la huelga más importante en un cuarto de siglo - muchos la comparan con la huelga de 1995 que derrumbó las reformas previsionales de Alain Juppé.

Los trabajadores están dispuestos a continuar hasta que Macron abandone la reforma previsional. A ferroviarios, y otros sectores, se les quiere aumentar 10 años la edad jubilatoria. El primer ministro, Edouard Philippe, insistió en que el gobierno va a persistir en su intento de abolir “los regímenes especiales”.

Macron imponer para principios de 2020 un sistema de jubilaciones por puntos, que haga caer las jubilaciones y aumente la edad jubilatoria (¿65-67 años?), y así unifique los 42 sistemas de pensiones que hay en Francia igualado hacia abajo. Para las mujeres será incluso peor, ya que tienen salarios más bajos y no se contemplan los períodos de maternidad. La jubilación perdería toda relación con el sueldo de los activos y dejaría de ser un “salario derivado” para pasar a ser un “subsidio de hambre”.

François Hommeril, presidente de la CFE-CGC (que era oficialista y está a favor del sistema de puntos), dice que Macron “quiere pagar la convergencia de los sistemas para transformar las pensiones en un anexo del presupuesto y tratarlo como el presupuesto de la Seguridad Social, que se gestiona de forma catastrófica” (cfecgc, 4/12). La CFE llama a movilizar contra la reforma.

Luego de la huelga del 13 de septiembre pasado, que paralizó Francia, el 16 de octubre organizaciones sindicales y de la juventud (CGT, FO, FSU, Solidaires, FIDL, MNL, UNL, UNEF) acordaron impulsar la huelga y convocar a trabajadores públicos y privados a formar asambleas en los diferentes lugares de trabajo para preparar y continuar la medida. Muchos analistas comentan que las bases sindicales les han ganado la pulseada a las direcciones, y que éstas ya no controlan el destino de la huelga.

SUD-Rail llama a una huelga por tiempo indeterminado en la SNCF (ferroviarios), y CGT Cheminots, CFDT-Cheminots y UNSA Ferroviaire llaman a movilizar y a un paro “renovable”. Seis sindicatos (CFE-CGC, CGT, FO, Solidaires, Sud y Unsa) llaman a los agentes del RATP (transporte región parisina) para comenzar una huelga indefinida, teniendo en cuenta que el 13 de septiembre el 90% paralizó París. “Los usuarios ya no pueden reservar boletos de TGV o algunos Intercités para viajes del 5 al 8 de diciembre” (Libération, 3/12). Un bus de cada tres circulará provisoriamente. Cientos de vuelos fueron cancelados, y Francia quedará prácticamente aislada.

La SNCF planea poner conductores “rompehuelgas”, sin controles adecuados. Se prevé que sólo funcionarán el 10% de los trenes.

CFDT-Cheminots anuncia que “Al elegir el conflicto, el gobierno elige la irresponsabilidad. Por lo tanto, quiere medir el nivel de movilización de los trabajadores ferroviarios” (2/12). El sindicato CFDT (uno de los tres más importantes juntos a FO y CGT, que organizan la huelga) apoya una reforma y no llama a parar, porque todavía está en “negociaciones”, mientras su rama ferroviaria llama a movilizar y a continuar la acción hasta que caiga la reforma. USAC-CGT (segundo sindicato de controladores aéreos) convoca a la protesta del 5 al 7 de diciembre. En Air France, 11 sindicatos llaman a la huelga (Libération).

El Ministro de Educación Nacional ha anunciado una tasa de huelga del 55% en las escuelas (78% en París). Solo el 30% de las escuelas podrán brindar un servicio mínimo (c’estlagreve, 4/12), y “la mayoría de los sindicatos de docentes (SNES-FSU, SNUipp-FSU, SE-UNSA, Snalc ...) convocaron a los 900,000 docentes de primer y segundo grado a la huelga” (Le Monde). Los estudiantes anunciaron que participarán de la movilización y luchan contra la precarización, que llevó hace unas semanas a que un estudiante se inmolara como protesta por no poder costear su educación.

Los trabajadores de Renault convocan a la huelga impulsados contra un proyecto de competitividad en la rama.

En las redes sociales, muchas páginas de los Chalecos Amarillos (GJ) pidieron la movilización para el jueves. Uno de sus referentes dijo “Espero que (el paro) muestre a la gente que todos podemos estar unidos por una causa común, que será el comienzo, para ir más allá” (bfmtv, 3/12). Los chalecos llaman a la “convergencia de las luchas” y de las consignas. La “Asamblea de Asambleas” de los GJ de toda Francia (500 personas de 200 lugares) realizada en Montpellier aprobó la participación en la huelga del 5 de diciembre.

Munchos trabajadores sindicalizados apoyan la participación de los GJ en la huelga. Organizaciones ecologistas como Extintion Rebellion van a participar de la huelga.

La movilización comenzará de la Gare de l'Est en dirección a la plaza Nation. Solidaires, CGT, Chalecos amarillo, FSU, FO, CFE-CGC, y distintos partidos políticos marcharán encolumnados. Desde la mañana se concentrarán asambleas en locales y lugares de trabajo. Asambleas se harán el 6 para decidir la continuidad de la protesta.

Suscribite a Política Obrera