Tailandia: el movimiento estudiantil toma las calles

Escribe Mauri Colón

Tiempo de lectura: 1 minuto

En Tailandia se desarrollan movilizaciones estudiantiles en reclamo de la disolución del parlamento, el fin de la represión y la redacción de una nueva Constitución.

El primer detonante fue la disolución del partido opositor Future Forward (Futuro Hacía Adelante) de clara orientación liberal, contraria a la elite militar y a la monarquía thai. Este partido era la tercera fuerza en el parlamento, con 80 bancas, y había sido la sorpresa electoral del 2019, impulsado por las nuevas generaciones de votantes.

La decisión del gobierno pro-militar de Prayut Chan-o-cha, esta decisión trajo consigo movilizaciones espontáneas encabezadas por la juventud, sobre todo los estudiantes universitarios del país.

Se contabilizaron al menos 79 marchas entre febrero y marzo, y continúan hasta el día de hoy. Esta ola de protestas es conocida como “youthquake” (literalmente, “terremoto juvenil”). Según la agencia Reuters, las manifestaciones se producen a casi a diario. Los estudiantes se oponen al Gobierno, al que acusan de perseguir a los disidentes y de haber agravado la desigualdad. En los grandes mítines de Bangkok, los manifestantes pidieron la disolución del parlamento, el fin de la represión y enmiendas a la constitución escrita por los militares, donde los críticos dicen que virtualmente garantizó la victoria del partido de Prayut en las elecciones del año pasado.

También se vieron consignas contra la monarquía y la ley de “lesa majestad”, que afirma que quien difama, insulta o amenaza al rey, a la reina, al heredero o al regente será castigado con una pena de prisión de tres a 15 años (Reuters, 4/8).

Los jóvenes también denuncian el derrumbe económico de la economía más importante del sureste asiático. Según el banco central de Tailandia, el PBI caería un 8,1% este año y puede haber una pérdida de 7 a 8 millones de empleos.

Los Free Youth (jóvenes libres) como se hacen llamar a pesar de las restricciones y las persecuciones políticas siguen desafiando al poder en Tailandia.

Suscribite a Política Obrera