Santa Fe: marchemos masivamente en defensa de los humedales y las islas

Escriben Agustín Fernández y Juan Cruz Mondino

Un mismo grito recorre toda la provincia.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La provincia de Santa Fe está envuelta fuego. De norte a sur se están llevando adelante incendios en islas y campos fértiles, vinculados a negociados privados. Mediante la coartada de renovar el follaje, hectáreas enteras han sido indiscriminadamente liquidadas para renovar el ciclo de ganadería.

No solamente en Rosario y Victoria se ha sentido el humo y el fuego. También en las ciudades del Cordón y del norte santafesino, como Villa Minetti, o en “la perla del oeste”, que componen Rafaela y otras localidades aledañas, con fuerte actividad agropecuaria, hasta la ciudad de Santo Tomé, se han registrado quemas intensas que han culminado en algunos casos con la destrucción de inmuebles y contaminando el aire.

Los gobernadores Perotti (Santa Fe) y Bordet (Entre Ríos) no han hecho más que responsabilizarse el uno al otro.

Las movilizaciones que se están desarrollando en la provincia, principalmente en Rosario, son muestra del enorme descontento que genera en la población.

Este ataque sobre la naturaleza deja expuesta la incompatibilidad de un medio ambiente saludable para las y los trabajadores con los negociados capitalistas que se hacen sobre ella. Cabe destacar que, mientras miles de personas cortaban el puente Rosario-Victoria, se conocieron proyectos inmobiliario-turisticos privados con el objetivo de lotear amplios terrenos de las islas.

El sábado pasado, sobre el puente Rosario-Victoria, se reunió una multitudinaria asamblea. Traza una perspectiva que hemos de replicar en toda la provincia para que, movilización política mediante, acabemos con la destrucción que están perpetrando los capitalistas junto a los Estados provinciales y sus gobiernos.

La Tendencia del Partido Obrero llama a movilizar y a convocar asambleas para discutir como intervenimos, de conjunto, sobre esta lucha.

Basta de quemas, pongamos fin a los negociados capitalistas en las islas. La regulación de esta actividad solo puede ser progresiva en tanto y en cuanto plantee la expropiación de los terrenos, lotes y todo territorio sin ninguna clase de indemnización a los capitalistas que los explotan. Su conversión en un parque natural bajo control de las organizaciones ambientales es la única garantía para conservar las islas y disponer una explotación sustentable, como también crear un espacio para el ocio de la población en general. Solo la movilización popular pondrá esta perspectiva sobre la mesa, en oposición a la tajada que capitalistas y partidos patronales quieren sacar de los humedales.

Suscribite a Política Obrera