Paritaria de trabajadores de farmacia: “Pensamos que era un chiste”

Escribe Manuela Barreiro

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los empleados de farmacia hace unos días recibimos la noticia de que se habían cerrado paritarias... En promedio son $2.000 que van al básico y $576 no remunerativos. Pensábamos que era un chiste, pero el orgulloso sindicato nos confirma que ese será el aumento para el sector.

Nuestro trabajo en farmacia es un desafío que se lleva jornada a jornada. Desde el día 1 fuimos declarados "esenciales" por el gobierno nacional, el cual fue siguiendo las indicaciones planteadas en otros países adonde la pandemia llegó antes. Esenciales significa que sin nuestra labor diaria la vida cotidiana sería casi imposible. Y demostramos nuestra importancia en esta rueda capitalista a la par de los trabajadores de comercio y repartidores. Y acá llamo a la reflexión del lector: en estos 139 días de cuarentena (a la fecha que escribo esto), ¿cuántas veces hizo uso de los servicios de actividades esenciales? ¿Cómo hubiera sido su vida sin el acceso a medicamentos y productos de limpieza y desinfección?

Acá estuvimos, estamos y estaremos, comprometidos con nuestra tarea cotidiana de prevenir y tratar enfermedades según la prescripción de los médicos, aunque no tengamos ni un mínimo de su reconocimiento. Mientras ellos hacen recetas online, nosotros hacemos malabares para que el cliente envíe esa receta por mail o WhatsApp, verificamos que cumpla con los mil requisitos que pide la obra social o prepaga y despachamos el medicamento. A simple vista parece una tarea administrativa común, pero teniendo en cuenta que la mayoría de nuestros clientes son mayores de 50 años muchos no saben cómo funcionan los celulares y la tecnología. Nuestro trabajo no es sólo entender la famosa letra de médico como dicen los memes o los chistes de las propagandas.

Lidiamos con otro virus en esta pandemia, el manoseo constante de empleadores que no solo exigen que aumentemos ventas, sino que pretende, al dividirnos en grupos, que en caso de un caso positivo de covid, un grupo cubra al otro. Y así no cerrar la farmacia nunca. En mi caso personal, una de nuestras compañeras sospechaba tener coronavirus por lo que dio aviso y se realizó el hisopado, pero nunca se desinfectó la farmacia, nunca se aisló al grupo de manera preventiva y seguimos atendiendo al público durante 4 días a la espera del resultado. Al consultar al respecto nos informaron que solo se activa el protocolo de desinfección y aislamiento en caso positivo, mientras tanto podíamos limpiar y tomar medidas a conciencia nuestra.

Sabemos de compañeros en zona sur del GBA que son convocados por la empresa para cubrir farmacias con casos positivo a los que no se les paga como horas extra sino como horas regulares y se los expone a un posible contagio que causaría la propagación del virus en sus farmacias de origen, ya que van fuera de su horario laboral.

El sindicato cómplice de todo esto es más un arma de control y de fomento del miedo que una herramienta que funciones a favor de los empleados. Desde siempre sabemos que no se puede llamar a hacer una denuncia de ningún tipo sin que la empresa "mágicamente" se entere de nuestro nombre completo y farmacia de origen, cosa que es sumamente perjudicial. Así que este aumento, como así también esas ficticias movilizaciones que convocaron, sabemos que responden al normal desempeño de estos que se dicen estar del lado del empleado cuando no se nota en lo más mínimo.

Prácticamente solos frente a todo seguimos esperando que el gobierno nacional se haga presente como lo hizo al declarar la cuarentena y llamarnos esenciales. Queremos que se nos reconozca el esfuerzo, la dedicación y el empeño que ponemos al atender personas enfermas no solo de coronavirus sino de muchas otras patologías contagiosas y peligrosas.

Nosotros estamos comprometidos con nuestra tarea, y sabemos que somos fundamentales en la cura y el bienestar de la sociedad, mientras los laboratorios facturan millones... es hora de no quedarse callado y empezar a exigir el sueldo que merecemos.

Suscribite a Política Obrera