Catamarca: comenzó el juicio contra el intendente Aybar

Escribe Dayana Yapura

Tiempo de lectura: 2 minutos

Después de dos suspensiones, se ha fijado el próximo 11 de agosto como fecha para dar inicio contra el intendente del municipio de La Puerta del Corral Quemado, Enrique Aybar, acusado por abuso sexual contra una menor. El hecho fue denunciado en 2013. Que ya hayan transcurrido ocho años es la demostración de que el intendente goza de los beneficios de una justicia y un sistema político que le ha permitido presentarse y ser reelecto por tercera vez como intendente. En Catamarca, y no solo por el caso Aybar, rige un régimen que encubre y protege a violentos y abusadores amparados por el poder político, económico y clerical.

Aybar, a lo largo de su trayectoria como director de escuela, primero, y como intendente, tres veces electo, ha abusado de niñas. Pero fueron muchas las denuncias que no avanzaron. Por primera vez, deberá enfrentar a la Justicia producto de la lucha de las víctimas y el movimiento de mujeres.

En su pueblo, quienes acompañan a las víctimas y a sus familiares, han denunciado innumerables aprietes, amenazas, hostigamiento y difamaciones. Se ha organizado una ofensiva contra cada movilización que denuncia los atropellos del intendente, presionando a los trabajadores para que salgan en su defensa. Aybar aprovecha el actual cuadro de miseria social y precarización, amenazando con la pérdida de sus fuentes laborales a los empleados del municipio si no se alinean en defensa del abusador

Todos estos hechos son públicamente conocidos, frente a los cuales el gobierno provincial de Jalil y el de su antecesora, Lucia Corpacci, han sido incapaces de tomar cartas en el asunto y se han lavado las manos. Aybar es un engranaje más de un régimen social que solo puede ofrecer miseria a las familias trabajadoras.

Por su parte, en la justicia han prosperado una y otra vez todas las maniobras dilatorias que ha llevado a que Aybar espere este proceso en la comodidad de su hogar bajo libertad y que siga ocupando un cargo de poder, el cual utiliza a fondo contra la víctima y su familia y los eventuales testigos.

Está claro que, si se ha llegado a juicio, esto es a pesar de los gobiernos y la propia justicia. Ha sido por la persistencia en las denuncias y movilizaciones desde hace varios años. Es por eso mismo, que la movilización reclamando justicia, cárcel al abusador, debe combinarse con la lucha por el “fuera Aybar,”. No podemos tolerar que este abusador siga a cargo de un pueblo que manipula y extorsiona.

El comienzo del juicio nos impulsa a salir nuevamente a las calles; el camino para acabar con la impunidad de los abusadores, los violentos y pedófilos solo va a ser producto de nuestra organización de manera independiente por todas nuestras reivindicaciones. Vamos por ello.

Suscribite a Política Obrera