Wisconsin en llamas

Escribe Lucas Benvenuto

Tiempo de lectura: 1 minuto

Una nueva ola de movilizaciones se desarrolla en Estados Unidos. En la ciudad de Kenosha, Wisconsin, la policía local fusiló a un hombre negro por la espalda. La víctima, Jacob Blake, se encuentra internado en estado crítico. Recibió siete disparos y su vida pende de un hilo.

El crimen policial fue registrado con un celular y, en cuestión de horas, el video se viralizó. Kenosha estalló en protestas e incendios en el centro de la ciudad. A última hora de la tarde del lunes, más de 100 miembros de la Guardia Nacional de Wisconsin habían sido enviados a la ciudad.

Las autoridades ordenaron toque de queda, pero una multitud de manifestantes se enfrentó a la policía antidisturbios. El gobernador Evers (demócrata) anunció que convocaría a los legisladores estatales a una sesión especial la próxima semana para “considerar medidas sobre la responsabilidad policial”, lo que ha sido rechazado por los republicanos. En junio, después de los asesinatos de George Floyd y Breonna Taylor, Evers impulsó medidas en ese sentido, pero la Legislatura no las adoptó. El presidente del sindicato de la policía de Kenosha, Pete Deates, tachó a Evers de "irresponsable" (The New York Times, 24/08).

En 2016, se registraron las últimas protestas contra las agresiones de la policía hacia personas negras en Wisconsin. En esa ocación un agente mató a tiros a Sylville K. Smith, de 23 años, por una infracción de tráfico en Milwaukee. Todavía resuenan las movilizaciones por el asesinato de George Floyd, a manos de la policía.

Suscribite a Política Obrera