Una “fake news” sobre Facundo Castro

Escriben Agustina Vaccaroni y Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la tarde del lunes 31 circuló por importantes y numerosos medios de comunicación la noticia de que se había confirmado que el examen de ADN sobre el cuerpo encontrado en Villarino Viejo, el pasado 16 de agosto, correspondía al de Facundo Astudillo Castro.

Cristina Castro salió rápidamente a desmentir esta noticia, señalando que no había recibido ninguna confirmación oficial. La jueza federal a cargo de la causa publicó seguidamente una aclaración y el EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) hizo lo propio, señalando que los resultados concluyentes estarán recién este miércoles.

Para difundir semejante afirmación, el diario La Nación remitió a “una calificada fuente que tiene acceso al examen forense que se realiza en un laboratorio genético de Córdoba”, mientras que Clarín habla de “fuentes judiciales y de la investigación” (31/8). En las redes sociales, la noticia fue viral. Sectores derechistas que apoyan el desalojo a sangre y fuego de las ocupaciones de tierras, la utilizaron exigir la renuncia de la ministra de seguridad nacional Frederic.

Las filtraciones han sido moneda corriente en el caso. Los medios han publicado como “primicias”, por ejemplo, la foto en la que aparece Facundo detenido sobre un patrullero y las declaraciones de una testigo “H” que dice haber traslado a Facundo a cercanías de donde fue encontrado el cuerpo. Estas informaciones llegaron recién después de publicadas a Cristina y sus abogados. Cristina, en efecto, confrontó ayer mismo a Pablo Duggan, en C5N, por insistir sobre esa testigo “H”, que promueve un desvío en la investigación sobre la intervención de las fuerzas policiales. Cristina aclaró que la testigo “H” podría incluso quedar imputada por falso testimonio.

Todas estas operaciones persiguen el objetivo de embarrar las investigaciones sobre las denuncias que Cristina y sus abogados han hecho sobre la policía bonaerense, con quienes Facundo tuvo contacto la última vez que fue visto con vida. Al provenir de la propia justicia y de quienes deben investigar lo sucedido con Facundo, los convierte a ellos mismos en responsables y cómplices en el encubrimiento de la desaparición forzosa de la que fue víctima Facundo Castro. La responsabilidad del conjunto del aparato estatal se pone en evidencia día a día. El jefe político de ´la Bonaerense´, Sergio Berni, exculpó anticipadamente a la fuerza, cuando todas las sospechas se dirigen a ella. La mamá de Facundo exigió reiteradamente su renuncia al cargo.

Luego de las reuniones de Cristina Castro con Alberto Fernández y Axel Kicillof, se han designado dos fiscales para acompañar al fiscal federal Ulpiano Martínez, recusado en varias ocasiones por la querella por trabajar con hipótesis contrarias a la desaparición forzosa. En paralelo, el medio bahiense que publica todas las filtraciones viene afirmando que la causa volvería a la justicia provincial ya que el fuero federal está descartando la desaparición forzosa.

En el colmo de los colmos, la propia jueza del caso se encuentra denunciado a uno de los abogados de Cristina Castro, Luciano Peretto, por declaraciones televisas alusivas a la autopsia del cuerpo hallado. En la información “extraoficial” que publican los medios, se habla incluso de acciones penales contra los abogados de Cristina por “obstrucción de la justicia”. El Estado responsable pretende invertir las cargas de la prueba y pasar de victimario a víctima.

Todo esto sucede pocos días después del secuestro de un nuevo patrullero y la recolección de testimonios claves por parte de la querella -reservados por el momento- que fundamentan la responsabilidad de efectivos policiales en la desaparición de Facundo.

Es necesario llegar al fondo de las responsabilidades materiales y políticas. El caso de Facundo está demostrado la trama de lazos corruptos entre policía, justicia y gobierno que tiene por victima privilegiada a la juventud. El Estado y el gobierno son responsables.

¡Justicia por Facundo Castro!

Suscribite a Política Obrera