"Son los pacos, los jueces, el Estado, el presidente"

Escribe Olga Cristóbal

La performance "el violador eres tú"

Tiempo de lectura: 4 minutos

En las últimas dos semanas, desde la India hasta París, desde Quilmes hasta Beirut, miles de mujeres siguieron la coreografía y gritaron en su propia lengua “Un violador en tu camino”.

“El patriarcado es un juez/que nos juzga por nacer. /Y nuestro castigo/es la violencia que ya ves. / Es femicidio. / Impunidad para mi asesino. / Es la desaparición. / Es la violación / Y la culpa no era mía, / ni dónde estaba, / ni cómo vestía. / El violador eres tú.”

"Son los pacos (carabineros). / Los jueces. / El Estado. / El presidente. / El Estado opresor / es un macho violador”.

“El violador eras tú/El violador eres tú".

Las autoras del así llamado “potente himno feminista” son del grupo Las Tesis, de Valparaíso, integrado por cuatro mujeres de 31 años, que se inspiran en textos de teóricas feministas y los llevan a la práctica a través de actuaciones.

La puesta en escena que, dijeron, está basada en las ideas de la antropóloga argentina Rita Segato, abrió las compuertas de la enorme indignación de las mujeres contra los crímenes de la violencia sexista y “la complicidad” del Estado capitalista. Eso explica, probablemente, que “El violador eres tú” haya dado la vuelta al mundo.

En Chile, donde se acumulan denuncias de violaciones y abusos sexuales por parte de los carabineros, muchos vieron en la performance una denuncia de la represión. Las autoras fueron ambiguas: “Nosotras no lo pensamos como un canto de protesta, sino que era parte de nuestra obra performática”, dice Paula Cometa, quien integra el grupo. (BBC News Mundo 6-12). Una “obra performática” puede ser, sin embargo, un misil político.

LASTESIS apuntaban contra la violación. Hay "algo en las políticas públicas contra la violación que no está funcionando" y que permite que muchos casos “queden impunes”, opina Cometa, y agrega: “No somos partidarias como colectivo de ningún color político” (Milenio Digital).

La denuncia es potente. Lo que llama la atención es que se ponga el foco en el “macho violador”, en la singularidad de la acusación - “tú”, mientras son las fuerzas represivas las que desnudan, manosean y violan a las detenidas (y a los hombres supuestamente homosexuales también) con el aval del presidente Piñera y sus comandantes. Hay 13 mujeres desaparecidas. ¿Quiénes serían los encargados de modificar “las políticas públicas” que “no están funcionando”?

Estado y violación

El Estado no se resume en la figura del macho violador, sino más bien es al revés – el macho violador es una agencia del Estado y de los regímenes políticos en la vida social cotidiana. El Estado es una organización despótica, destinada a asegurar la explotación social de una mayoría que no tiene otra propiedad que su fuerza de trabajo, sean machos o hembras. Es sobre la base del Estado que, desde el surgimiento de la propiedad privada, se desarrolla la violación de mujeres y niños, la opresión familiar por parte de los adultos y los hombres, o el oscurantismo religioso bajo la tutela de las iglesias – las primeras en el ranking de la opresión de la mujer y las violaciones.

En Chile, el régimen político apela a la violación de las mujeres como el derecho de pernada de un Estado policial, así como apela a dejar ciegos a todos los que se rebelan - 352 manifestantes hasta ahora. O a la tortura, el asesinato y la desaparición. Disparar a los ojos no surge de una iniciativa personal, es un entrenamiento que desarrolló el sionismo contra los rebeldes palestinos. Es el mismo régimen político el que viola y tortura mientras -con la otra mano- intenta asfixiar la revolución chilena a través de un gran acuerdo nacional. La respuesta a las violaciones perpetradas por los ‘pacos’ han sido respondidas por los chilenos con la quema de comisarías. Ha sido hasta ahora la réplica más radical al ultraje contra la mujer.

La performance, que reunió medio centenar de jóvenes feministas “de ningún color político” en Valparaíso, fue replicada por unas diez mil mujeres mayores -LASTESIS Senior- que llevaron la actuación a las puertas del Estadio Nacional, el mayor campo de concentración de la dictadura pinochetista. En muchas otras partes, mostrando a las mujeres con cuerpos y ojos sangrantes.

El cuerpo de las mujeres es siempre botín en las guerras. Es utilizado para dejar mensajes en las guerras entre clanes narcos y entre las maras en Centroamérica. Sobre el cuerpo y el alma de las mujeres se desata la furia del Estado imperialista, del Estado represor, de las fuerzas para/militares y de las milicias fascistas.

La antropóloga Sonia Montecinos opina que "el mensaje de Las Tesis apela al nudo más complejo y perdurable de las desigualdades, que es la de género. Y con ello abre un interrogante y una fisura a los discursos y prácticas del poder masculino en general y en particular a la cruda realidad chilena. (…) como expresión de un malestar y una denuncia femenina que atraviesa las culturas y las clases”.

No ha sido “un mensaje”, sin embargo, lo que ha desatado la rebelión popular en Chile sino la persistencia del pinochetismo, disimulado como democracia por la Concertación y el partido comunista. Lo que importa de aquí en más es que ese “mensaje complejo y perdurable” opere como palanca para derrocar a Piñera y establecer una Constituyente Soberana, y que no se convierta en un desvío para el proceso revolucionario chileno por los laberintos de un discurso que ya no sería de género sino genérico.

El diario La Nación (8/12) lo advirtió antes que nadie: “La convocatoria tuvo alta repercusión y también dio cuenta de otra situación: que por estos días se ha hablado más de Las Tesis que de los cambios a la Constitución de Pinochet.” Esos “cambios” son un fraude político, combinado entre el gobierno y la oposición, cuya denuncia debe servir para reforzar la movilización revolucionaria.

El 14 de diciembre, en la plaza Italia, renombrada Plaza de la Dignidad, se comprobó que las expectativas de La Nación son infundadas, pues se produjo, por noveno viernes consecutivo, “una de las manifestaciones más masivas desde la histórica convocatoria de un millón 200 mil personas hace un mes y medio” (elmostrador.cl).

Suscribite a Política Obrera