Nuevas movilizaciones en Haití

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 2 minutos

El asesinato de un docente universitario y abogado, Monferrier Dorval, en la noche del 27 de agosto, ha provocado movilizaciones protagonizadas principalmente por estudiantes universitarios. Dorval fue asesinado por una banda armada. Según la ONU y organismos de derechos humanos, este año las bandas armadas asesinaron a más de 400 personas e hirieron a otro centenar. Se denuncia que su presencia se ha acrecentado en los últimos seis meses, empalmando con una crisis al interior de las fuerzas armadas, que ha visto motines policiales que incluyeron saqueos de edificios, así como patrulleros incendiados y enfrentamientos armados con el ejército. Este quiebre de las fuerzas ha dejado tierra libre a las bandas parapoliciales que atacan a barrios obreros.

En el funeral de Dorval, los manifestantes denunciaron este avance de las bandas parapoliciales y apuntaron directamente al presidente haitiano Moise como responsable político de estos sucesos en el país. La movilización fue dispersada con gases lacrimógenos por la policía (Prensa Latina, 18/09).

En Haití se desarrolla una profunda crisis política, con el trasfondo de la debacle sanitaria que asola a la población. Dos personas fueron detenidas por el crimen de Dorval, ambas asociadas a los grupos parapoliciales que responderían al presidente.

La oposición reclama elecciones libres, la salida anticipada del presidente y un gobierno de transición. Sucede que en Haití han vencido los mandatos de numerosos cargos legislativos, diputados y senadores, así como los de todos los gobernadores. Moise ha planteado elecciones simultáneas de todos los cargos, incluida la presidencia el año que viene, asociadas a una reforma constitucional. Para ellos ha conformado un Comité Electoral Provisorio (CEP), encargado de redactar una nueva Carta Magna. Su borrador ha sido sugerido directamente desde Washington, generando el rechazo de todos los partidos opositores, los cuales se negaron a integrar la CEP. A pesar de esto Moise la ha conformado por decreto. El opositor Sector Democrático y Popular, aseguró que el nuevo CEP está formado exclusivamente por integrantes del partido gobernante y reiteró que continuarán brindando apoyo a la movilización popular hasta alcanzar la renuncia de Moïse (Idem).

Las movilizaciones de la población han aglutinado a sectores heterogéneos, bajo la consigna “Fuera Moises” y continuando con el reclamo de gobierno de transición. La oposición haitiana apela a una “movilización ciudadana”, sin plantear la satisfacción de las demandas más elementales de la población (salario, trabajo, educación, salud, etc.). Estas, sin embargo, se abren paso. Así ha quedado demostrado mediante las movilizaciones de docentes y estudiantes, como de los profesionales de la salud.

La crisis de Haití viene a colocarse como un nuevo eslabón de la crisis revolucionaria que recorre al mundo.

Suscribite a Política Obrera