Salta: “Fuerza Guernica”

Escribe Flor Ruiz

Tiempo de lectura: 3 minutos

“Quiero dejar en claro a la gente de Guernica, que hoy en día sigue peleando, son 2500 familias: Fuerza Guernica, que, de acá de Salta, del asentamiento Ampliación Parque La Vega tienen el apoyo nuestro, fuerza Guernica”. Así finalizó su intervención uno de los delegados del asentamiento movilizados al calor de la convocatoria nacional del Encuentro Memoria Verdad y Justicia. Se trata de 1100 familias y 1800 niños, abuelos y personas con discapacidad, reclamando hace 5 meses la adjudicación de terrenos. Por la mañana realizaron una conferencia de prensa en la que denunciaron la falta de soluciones, la represión a manos de la policía de Sáenz y los ataques paraestatales con los que el gobierno busca quebrar su lucha. Además, realizaron piquetes en la zona sur con cortes en Av. Paraguay, Tavella y Ruta 51, de acceso al aeropuerto. Por la tarde protagonizaron la movilización en el centro de la ciudad, de la que también participaron los mineros despedidos de Mansfield en lucha por trabajo genuino, familiares de víctimas del gatillo fácil y el atropello policial, y las organizaciones de derechos humanos, sociales y de izquierda.

No podía ser de otra manera. La crisis de la gestión capitalista de la pandemia empuja a cada vez más sectores a la lucha en defensa de las condiciones de vida de sus familias. Salta tiene un déficit habitacional con 72 mil familias sin techo. La represión es la única respuesta que pudo dar Sáenz en la medida en que se juega a sostener lo mismo que sus antecesores -Romero y Urtubey- que es el uso del suelo para la especulación inmobiliaria y otros negociados, como el de la salud privada. Mientras Tartagal, Colonia Santa Rosa y los asentamientos de la ciudad son escenarios de enfrentamiento con la policía, en Aguaray los concejales ceden tierras a una firma extranjera para la instalación de una clínica privada a cambio de barbijos y limosnas.

La jornada tuvo un fuerte carácter de lucha contra la represión y el accionar delictivo de la policía, ensañada contra la juventud en los barrios reflejada en el saldo de jóvenes sin un ojo. Al respecto, Jorge Farfán, padre de Gury y fundador de la Comisión de Familiares contra el Gatillo fácil, llamó a unificar la lucha contra los policías asesinos de pobres y denunció al gobierno y la justicia encubridora. Por el lado de los familiares de Agustina Nieto habló Miguel García, solidarizándose con las familias sin techo. Señaló la represión como mecanismo de sostenimiento del régimen y colocó un fuerte repudio a la justicia que paralizó el caso de su prima, que tiene como asesino a un policía vinculado al narcotráfico en la provincia. Por último, intervino Ramiro Frías, dirigente de la lucha de mineros por la reincorporación “total apoyo a los vecinos de Parque La Vega y Guernica”. Denunció a Sáenz como un títere y a la policía de la provincia como “corrupta, armadora de causas”. Recordemos que a los 90 días de acampe, los mineros fueron reprimidos en las puertas de la Catedral. Actualmente enfrentan causas truchas. Es la típica manera de persecución por parte del Estado a los luchadores.

Desde el Partido Obrero participamos de la jornada con una delegación de compañeros del Polo Obrero y la UJS señalando con nuestros volantes la absoluta incapacidad del Estado para dar respuesta a los reclamos de la clase trabajadora ante la miseria generalizada. Por la caída del Código Contravencional, el desprocesamiento de los luchadores y contra la implementación de las Taser, cuya discusión por parte de un sector del oficialismo refleja el intento por dar una salida represiva a la crisis de la gestión capitalista de la pandemia y a la creciente tendencia de lucha de la clase obrera que asedia al gobierno de Sáenz. Justicia por todas las víctimas de gatillo fácil, desmantelamiento de la cúpula policial y su reemplazo por un comité electo por los trabajadores y bajo su control. Por un encuentro provincial de familiares víctimas de la impunidad, y por un plan integral y universal de acceso a la vivienda bajo control obrero.

Suscribite a Política Obrera