Gatillo fácil en Mar del Plata

Escriben Gastón Cotta y Mayra Giles

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado 5 de julio fue asesinado Brandon Romero en la zona de la ruta 226 de Mar del Plata, en manos de Pedro Arcángel Bogado, policía del servicio penitenciario bonaerense. El policía dice haber actuado en legítima defensa en un intento de robo. Sin embargo, las pericias demuestran que Brandon estaba desarmado. Tampoco se encontraron rastros de alcohol o droga en su sangre. Los resultados de balística verifican que recibió dos tiros en los pies, cinco disparos más en sus manos a corta distancia y otro tiro en la nuca. Su asesino arrastró el cuerpo en la ruta donde fue arrollado por los automóviles.

El policía Bogado ya contaba con tres licencias por carpetas psiquiátricas. Aún hoy imputado por el asesinato de Brandon, continúa cumpliendo tareas en la comisaría ubicada a una cuadra de la casa de la familia de la víctima.

El fiscal de la causa Alejandro Pellegrinelli defiende la hipótesis del asesino de que habría actuado en legítima defensa frente a un intento de robo. Se encargó también de difundir entre los medios antecedentes del joven que manejaba la moto dónde iba Brandon de acompañante. Amigos suyos que viajaban en otra moto son hostigados y amedrentados por la policía para que no declaren en la causa.

El encubrimiento de la justicia y la policía pone en evidencia que todo el aparato estatal sigue sosteniendo la doctrina Chocobar.

Desde el primer día la familia se movilizó exigiendo justicia. En la comisaría, les dijeron que "su hijo había sido abatido en un enfrentamiento con un policía al que intentó robarle" y fueron brutalmente. De esos días hasta ahora, los familiares se han movilizado exigiendo "Justicia por Brandon y aparición con vida de Facundo Castro".

También se han solidarizado con los acampes piqueteros en las puertas de la municipalidad, golpeando con un solo puño ocupados y desocupados por Brandon y por el trabajo. No podía ser de otra manera: Brandon era un hijo de la clase obrera, que se levantaba a las 4 am para trabajar de panadero a sus 18 años.

Ahora hay que redoblar los esfuerzos para colocar esta lucha en la agenda de los trabajadores de cada rincón del país. El primer paso es conformar una comisión dónde los familiares y amigos puedan discutir cuál es la forma de llevar esta campaña hacia su objetivo central, que es conseguir justicia por Brandon. Castigo a los responsables.

Suscribite a Política Obrera