Suteba Merlo: la celeste convoca a reabrir las escuelas en pandemia

Escribe Analía Pascual

Tiempo de lectura: 2 minutos

El viernes último la directiva del Suteba Merlo convocó a una reunión de delegados cuyo único objetivo era hacer pasar el Plan Jurisdiccional de retorno a la presencialidad. Participaron dos secretarias de salud de otros distritos que nos explicaron las bondades del plan de gobierno para exponer a toda la comunidad educativa al contagio de un virus mortal.

Los delegados de la Multicolor enfatizamos que los docentes somos convidados de piedra de un plan a la medida de las patronales. Denunciamos el lamentable rol de la Celeste de convertir al Sindicato en una oficina de gobierno y planteamos discutir un plan de lucha para rechazar el Plan Jurisdiccional y conquistar NUESTRAS reivindicaciones.

Explicamos que había que rechazar la presencialidad en pandemia porque estudios realizados por Unicef afirman que no está comprobado que los niños se contagien menos; que se desconocen las secuelas del covid a mediano-largo plazo y que se registran casos graves y fallecimientos, sobre todo en niños con morbilidades asociadas como la malnutrición, particularmente grave en nuestro país, cuya tasa de pobreza infantil orilla el 60%.

Asimismo denunciamos que todo el arco político patronal defiende la presencialidad desde la hipocresía. Plantean preocupación por la “desigualdad” de los chicos sin computadora o conectividad, después de negarle todo el año el acceso a ese insumo mínimo. Kicillof repartió cuadernillos de papel y ahora quiere que los chicos vuelvan a escuelas sin conectividad ¿Qué desigualdad piensa corregir así? También dicen estar preocupados por las cuestiones socioafectivas, los que no fueron capaces de nombrar a las docentes en los cargos. Miles de chicos se pasaron meses sin maestra mientras el gobierno se ahorraba salarios.

Explicamos que de Macri a Trotta, la defensa de la presencialidad pasa por ceder a los intereses de las patronales que le adjudican a la escuela una doble función: guardería y departamento de recursos humanos: no quieren pagar licencias a padres a cargo y necesitan que los niños internalicen las “habilidades blandas” de la obediencia y la precarización.

Denunciamos que el Plan Jurisdiccional habla de consensos pero ha sido aprobado a espaldas de la comunidad educativa. Es un plan que incorpora la “bimodalida” y no contempla la entrega de netbooks porque no contempla ni siquiera la entrega de barbijos a los estudiantes.

Planteamos que, al igual que los 12 puntos de infraestructura, no hay ninguna garantía de que los protocolos se cumplan y por eso defendimos que las obras de infraestructura, higiene y seguridad estén bajo control de comisiones por escuela integradas por docentes, auxiliares y padres. Asimismo denunciamos el secretismo de las “comisiones mixtas” que el Suteba integra porque la comunidad desconoce lo que deciden y exigimos que las actas de las reuniones de UEGD sean públicas.

Denunciamos que cualquier intento de presencialidad significa poner en riesgo la salud y la vida de toda la comunidad. Propusimos levantar un programa en defensa de la educación en la virtualidad mientras dure la pandemia:

  • Cobertura de todos los cargos
  • Dispositivos y conectividad gratuita para estudiantes y docentes
  • Cursos de 20 estudiantes y un preceptor por curso
  • Ampliación de los Equipos de Orientación para abordar las problemáticas socioafectivas con personal especializado.
  • Universalización del Sistema Alimentario adecuado nutricionalmente.
  • Triplicación del plantel de auxiliares
  • Rechazar el ATR y cualquier forma de precarización laboral. Toda modalidad de acompañamiento debe ser respetando el estatuto y el salario docente.
  • Salario igual a la canasta familiar

Por último explicamos que todas estas reivindicaciones chocan de lleno con el presupuesto a la medida del FMI y que es preciso organizar un plan de lucha. Como era de esperarse, ninguna de estas cuestiones encontraron eco en una directiva sindical rabiosamente adaptada a la patronal, lo que nos plantea una tarea adicional: recuperar los sindicatos como herramienta de lucha los trabajadores de la educación.

Suscribite a Política Obrera