Venezuela: impasse catastrófico

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 1 minuto

Con una abstención histórica del 70%, Maduro se aseguró el control de la Asamblea Nacional (AN), que estaba en manos de la oposición La AN es el ámbito que define la privatización de empresas públicas, ya adelantada por una “ley antibloqueo” votada el 8 de octubre por la Asamblea Constituyente. El Observatorio contra el Fraude de la Asamblea Nacional indicó una participación menor al 20% (Clarín 6/11). Venezuela pasó del gobierno plebiscitario de Chávez, al antiplebiscitario de Maduro, quien además votó en un cuartel. La derrota de Trump en Estados Unidos y la de Áñez en Bolivia, al hundimiento de Piñera, no sirvieron de nada a Maduro, que ha salido peor parado en las urnas que aquellos – porque en Venezuela se registró un boicot plebiscitario.

El oficialismo se adjudicó el 68,43 de los votos de una participación, según el oficialismo, del 30%, o sea que admite un voto a favor del 20% de la población; para otros, sólo lo hizo el 13 por ciento. La oposición de Copei-Cambiemos-Avanzada Progresista recibió el 17,52%. (1.8% del padrón). La izquierda chavista que rompió recientemente con el gobierno, encabezada por el Partido Comunista de Venezuela, tuvo un 2,7%. (0.7% del padrón).

Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente, dijo que estaban “decepcionados”. El gobernador de Yaracuy, el militar César Heredia, envió un audio pidiendo aplicar cualquier método para obligar a la gente a votar. Para el mediodía del domingo la participación había sido del 7,6% según la oposición (infobae, 6/11). “En algunas ciudades había más personas esperando para abastecer combustible que para votar” (Clarín, ídem).

El gobierno de Alberto Fernández evitó pronunciarse sobre las elecciones venezolanas. Según fuentes del gobierno de Argentina, se esperaba el informe del encargado de negocios en Venezuela, Eduardo Porretti. La delegación argentina de veedores, ligada al kirchnerismo - Daniel Catalano, secretario de ATE Capital, y el ex legislador de CABA José Cruz Campagnoli, entre otros - alabó el sistema electoral automatizado venezolano y el sistema de auditorías “que han dado certezas al acto de votar, así como conllevar dar legitimidad a los candidatos” (El Universal, 7/11). Tiene toda la razón: nadie fue a votar, así de simple.

Suscribite a Política Obrera