Ramal rechazó la privatización de Costa Salguero

Escribe Marcelo Ramal

Intervención de Marcelo Ramal en la audiencia pública.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las audiencias públicas por la venta de terrenos de Costa Salguero comenzaron el 27 de noviembre y se extenderán hasta el 27 de enero. El proyecto en cuestión trata la privatización de un predio de 333.515 metros cuadrados para construir edificios de hasta 29 metros de altura y un denso centro comercial, prometiendo el metro cuadrado más caro del país. Fue aprobado –en primera lectura– en octubre por la Legislatura porteña con el voto del macrismo, de la UCR y del Socialismo. Concluidas las audiencias, el proyecto será nuevamente sometido a votación en la Legislatura. Más de 7.000 expositores se inscribieron para las audiencias, de los cuales el 97,4% se opuso a la iniciativa oficial, un pronunciamiento político inapelable. Sin embargo, las audiencias públicas no tienen carácter vinculante. A continuación, reproducimos la intervención de Marcelo Ramal, que tuvo lugar el jueves 8 de enero.

“Mi nombre es Marcelo Ramal fui legislador de la Ciudad de Buenos Aires por el Partido Obrero en el FIT entre 2013 y 2017. Me tocó vivir episodios similares de privatización de tierras. Hay que decir que este proyecto de Costa Salguero es la puntada final de un largo proceso de privatización de la costa ribereña que comienza con el menemismo, con la corporación Puerto Madero y continúa hasta el día de hoy. El camino es muy conocido: arreglar la venta de tierras públicas a precio vil, luego armar la rezonificación de esas tierras por medio de los partidos que se encuentran en la Legislatura y a partir de ahí concretar un jugoso negocio inmobiliario, a costa del aire, de la vida, del espacio público de los habitantes, de los trabajadores y vecinos de la Ciudad.”

“Ese rumbo inmobiliario ha llevado a la expulsión de una parte muy importante de la población trabajadora de la ciudad de Buenos Aires porque encareció el suelo, obligó a muchos a tener que trasladarse y cercenó el derecho a la vivienda. Hoy, el 40% de los porteños alquilan porque no pueden comprar una vivienda. Este rumbo de privatización de tierras fue llevado adelante con la connivencia y el acuerdo de los partidos políticos que han gobernado la Ciudad y el país en las tres últimas décadas. Y así ocurrió por ejemplo con los terrenos ferroviarios de Liniers y Palermo. Estamos ante una crisis política no simplemente ante un problema urbano, porque 7.000 personas se han anotado a esta audiencia, y en su abrumadora mayoría rechazaron este proyecto. Hay un pronunciamiento plebiscitario que muestra el hartazgo de la población de la ciudad frente a esta política de privatización de tierras, que la pandemia puso de manifiesto con mayor crudeza. Porque la población porteña, que tiene que soportar el aislamiento sin espacios verdes públicos, vive hoy con mayor intensidad este proceso de privatización.”

“Este pronunciamiento plebiscitario debe hacerse valer. Acá los que nos hemos pronunciado en rechazo de este proyecto casi duplicamos lo que la ley de la Ciudad exige para presentar una iniciativa popular. Es necesario subrayar este pronunciamiento con la presencia masiva y movilizada de todos los que estamos acá y muchos más, el día que se trate el proyecto en segunda lectura y naturalmente para reclamar su anulación. La costa del río no debe ser privatizada, debe ser un espacio público, y el destino de estas tierras como el conjunto de las tierras de la Ciudad de Buenos Aires debe ser resuelto en un Congreso urbano con trabajadores y vecinos de la ciudad que discutan una nueva orientación social y urbana para la Ciudad de Buenos Aires. Esta es la deliberación que queda hoy planteada y que debemos llevar a todos los barrios y comunas de la ciudad.”

Suscribite a Política Obrera