Santa Fe: completamos las afiliaciones en Granadero Baigorria

Escribe Ciro Nicoba

Un balance de la actividad en el cordón industrial.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ya alcanzado el total de afiliaciones exigido por la justicia electoral en Capitán Bermúdez, la UJS de Rosario y la militancia del Cordón Industrial santafesino suma otro municipio estratégico en el epicentro industrial: Granadero Baigorria.

Baigorria concentra en mayor grado todas las dificultades que un partido revolucionario debe enfrentar a la hora de debatir en la puerta de los vecinos, algo que es diferente a nuestro vínculo con activistas, luchadores y organizaciones obreras del Cordón. Los vecinos manifiestan un descreimiento en la política o en “los políticos” en general y, en consecuencia, desconfianza a la hora de aportar los datos personales requeridos para la afiliación. Este panorama nos colocó frente a dos obstáculos: 1- teníamos que “despegarnos” de los partidos de la burguesía, 2- teníamos que inspirar confianza a quienes no reconocían al partido ni a sus referentes.

Estas dificultades nos empujaron a politizar un debate que a priori se presentaba como la lucha contra una proscripción -del Estado o la Justicia electoral- a los partidos ‘chicos’ que no habían logrado superar las PASO. Una perspectiva administrativa del problema, que fuimos revirtiendo con el paso de los días.

Precisamente, para no ser colocados en la misma bolsa, salimos a explicar cuál es nuestro método frente a la crisis del régimen: la organización colectiva en los lugares de trabajo y en los barrios, la asamblea y la movilización contra los gobiernos y las patronales. Nos declaramos en contra de ‘la política’, entendida como gestión del aparato estatal capitalista, y defendimos la lucha como método para la consecución de todos los reclamos pendientes en la clase obrera.

Recogimos una enorme empatía al reivindicar al gremio aceitero que arrancó un salario igual a la canasta básica familiar con el método de la huelga general, la asamblea y el piquete en puerta de fábrica. Explicamos que pretendemos utilizar las elecciones como tribuna de agitación socialista que procure amplificar nuestra voz y nuestra intervención. Hicimos entender al vecino que apoyar al Partido Obrero (Tendencia) significa apoyar un método frente a la crisis. Al mismo tiempo, como militantes, entendimos a la afiliación como un resultado lógico que debía hallarse tras arribar a un entendimiento común junto al vecino.

Fueron los obreros de diversas ramas -como petroquímicos y aceiteros- y los trabajadores del Hospital Eva Perón quienes reconocieron al partido por su intervención en importantes luchas de la historia reciente y accedieron prontamente a darnos su apoyo completando una afiliación y comprando un periódico.

Por otro lado, los desocupados y los trabajadores ultra precarizados de las barriadas en la mayoría de los casos oían por primera vez el nombre de Partido Obrero. Pese a no referenciarnos, en los lugares más populosos de Baigorria hablar de lucha nos colocó en una misma sintonía: en barrio San Fernando, una joven pareja nos comentó la experiencia exitosa de haber cortado la calle junto a sus vecinos para exigir que la municipalidad pavimente la calle. De allí en más, en cada intervención nombramos la experiencia de San Fernando.

Sin dudas, el mejor recurso con el que cuenta la militancia del Partido Obrero Tendencia para inspirar confianza es la oratoria. Busquemos el intercambio: preguntarle al vecino cómo percibe la crisis ha funcionado como puntapié para el desarrollo de planteos de carácter socialista. Exprimamos la constante formación política de nuestras filas, mostremos la portada del periódico y defendamos sus planteos.

Hablar el lenguaje de la lucha nos permitió una mayor colocación de periódicos en las casas, nos granjeó la simpatía de los trabajadores de Baigorria y nos brindó el mayor número de afiliaciones.

Suscribite a Política Obrera