Textiles de Río Grande: un nuevo arreglo a la baja entre los empresarios y el sindicato

Escribe José - Obrero textil de Río Grande

Tiempo de lectura: 1 minuto

Obreros y obreras textiles de Río Grande y el sur de Santa Cruz otra vez somos perjudicados por lo que firman la patronal y la dirección del sindicato.

El 15 de marzo pasado la Federación Industrial Textil Argentina (FITA) y la Asociación Obrera Textil de la República Argentina prolongaron un acuerdo sobre el pago de sumas no remunerativas hasta el mes de mayo, pasando por alto el compromiso de terminar con las sumas en negro a partir de abril.

La prórroga firmada tiene todas las ventajas para los empresarios; empezando por el seguir con sumas en negro que se abonan con la segunda quincena de cada mes y “por trabajo efectivo”. O sea que es una suma que actúa como presentismo. Si usamos una licencia por enfermedad o cualquier otro motivo, perdemos gran parte de ese dinero.

En las fábricas de Río Grande el beneficio de zona al 100% multiplica esa suma, pero no le sucede lo mismo a los compañeros del continente, aunque la canasta básica se calcula en más de $150.000 en toda la zona. La mayoría de los obreros textiles no superamos los $100.000 de sueldo.

La patronal tiene también la posibilidad de dejar de pagarnos el ítem “adicional de máquina” cuando baja la producción, o sea cuando no nos puede súper explotar porque ha bajado la demanda. Cuando pagaron los sueldos con las ATP, lo hicieron sobre el básico del 2019.

Bajos salarios, presentismo, sumas en negro, adicionales que se dan y se quitan, son la realidad salarial de nuestro sector.

Debemos organizarnos desde las bases para luchar por un salario igual a la canasta familiar patagónica, terminar con las sumas en negro y el presentismo y convertirnos en activos defensores de nuestros derechos y condiciones de trabajo.

Suscribite a Política Obrera