Miles de desocupados le respondieron al gobierno

Escribe Polo Obrero (Tendencia)

Tiempo de lectura: 2 minutos

El inocuo discurso de Alberto Fernández al anunciar las restricciones de la segunda ola tuvo una respuesta inapelable en la tarde de hoy, cuando miles de desocupados y precarizados ganaron las calles y los principales accesos a la Capital. En medio de un ascenso imparable de la pandemia, el presidente se limitó a señalar algunas restricciones en la nocturnidad y en el transporte. Pero principalmente, se encargó de señalar que no estaba dispuesto a restaurar siquiera las medidas ultralimitadas de asistencia que tuvieron lugar en la primera fase de la pandemia, como el IFE. En medio de un escenario sanitario y social catastrófico, Fernández dejó muy claro que la política oficial tiene al acuerdo con el FMI como eje orientador, aunque el país literalmente se venga abajo.

Frente a esa realidad por “arriba”, la presencia de a miles de las organizaciones piqueteras independientes del gobierrno colocó en las calles un escenario social que ya era explosivo antes de la segunda ola, y que ahora se ha redoblado. El Frente de Lucha denunció los incumplimientos y bajas en los planes Potenciar Trabajo, así como la exigencia de una contraprestación laboral a quienes perciben medio salario mínimo y deben exponerse al contagio sin la menor condición sanitaria. Al mismo tiempo, colocó en las calles el reclamo frente a los desalojos masivos fogoneados por la decisión oficial de levantar su suspensión. En los piquetes de hoy, se denunció muy especialmente el desabastecimiento de los comedores barriales, cada vez más demandados por los desocupados.

El Polo Obrero (Tendencia), por su lado, jugó un gran papel en la jornada, a escala de todo el país (ver notas). Los cortes en la Panamericana, en Liniers y en el Puente Pueyrredón marcaron un salto respecto de jornadas anteriores, y contribuyeron fuertemente a esta jornada de lucha. Con año y medio de vida, el Polo (T) ganó multitudinariamente las calles a nivel nacional – Jujuy, Tucumán, Misiones, Santiago del Estero, en esta provincia en un frente de varias organizaciones El bloqueo a nuestra participación en la marcha de la 9 de julio (Ver artículo) fue superado con métodos políticos y de movilización. Los voceros del Polo colocaron ante los medios y la opinión popular la cuestión de las cuestiones: en el momento más dramático de la pandemia, la política oficial da la espalda a la preservación de la vida y la salud de los más explotados, y atiende a los acreedores internacionales y a los apetitos de lucro de la burguesía nativa. En oposición a ello, reclamamos como bandera central la restitución de un IFE equivalente a la canasta básica para los 9 millones de desocupados y precarizados oportunamente inscriptos.

Choque de fondo

La presencia multitudinaria de los desocupados en las calles constituye un entierro anticipado de la tentativa del gobierno de marcar el paso en el mismo lugar, en el momento más dramático de la pandemia. La política de restricciones mezquinas y selectivas, sin hacerse cargo de la crisis social, conduce a un callejón sin salida y a un choque de fondo: por un lado, el sistema sanitario colapsado no resiste ya la política de restricciones cosméticas. Por el otro, la mayoría trabajadora, ocupada y desocupada, sin asistencia, es llevada a otro cuadro intolerable. Las manifestaciones de desocupados son una expresión de este cuadro explosivo, aún cuando la mayoría de sus direcciones renuncian a desarrollar un planteo estratégico frente a la crisis de poder que se está incubando. El Polo Obrero Tendencia va a realizar asambleas en sus barrios y localidades para extraer todas las conclusiones de esta crisis; hacer un balance de las conquistas arrancadas y reforzar la convocatoria a la organización y la lucha.

Suscribite a Política Obrera