La presencialidad criminal de Morales

Escribe Iñaki Aldasoro

Tiempo de lectura: 2 minutos

El gobierno de Jujuy ha decidido llevar las clases presenciales a límites criminales. Ha felicitado a Larreta por su rechazo a suspender las clases presenciales en CABA y ha suspendido dos asuetos, del 19 y 27 de abril, para que los estudiantes y docentes no pierdan “un solo día de clases”. De hecho, ha anunciado que va suspender todos los feriados y asuetos posibles con este fin, cuando los contagios entre los niños han aumentado un 200% y ya han fallecido 13 docentes, en una provincia que tiene la tasa más alta de mortalidad por covid-19. A pesar de que la provincia decretó que los docentes son ´trabajadores esenciales´, no se encuentran comprendidos dentro del esquema de vacunación.

Improvisaciones

El gobierno tuvo marchas y contramarchas para sostener la presencialidad, improvisando en el camino.

Hace más de un mes atrás, había decidido suspender las clases presenciales de los maestros especiales de primaria para reducir la movilidad. Recientemente ha decidido hacer lo mismo en secundaria, dejando sólo las “áreas esenciales” bajo la modalidad presencial. Desde ya, este esquema ha fracasado en primaria y también lo hará en secundaria, ya que las escuelas no tienen ni los recursos tecnológicos ni el personal para garantizar estas clases “virtuales”, y se termina creando un nuevo cuadro de sobrecarga laboral para el docente.

Por la falta de docentes se han quebrado muchas burbujas en la provincia, lo que ha acrecentado también los contagios. Los protocolos no se pueden aplicar y hay presiones para que no se informe de contagios en las escuelas. Esto genera la reacción de los docentes cuando se enteran, de manera extraoficial, de la propagación del virus en las aulas. Tampoco se suspenden las clases inmediatamente si se detecta un caso ni se aísla al grupo que tuvo contacto.

Hubo una gran manifestación en la ex ENET 2, donde funcionan las áreas de liquidaciones y recursos humanos del Ministerio de Educación. Aquí se detectaron 7 trabajadores con covid y no se quiso aislar al resto que tuvo contacto con ellos, lo que generó una gran protesta ya que atienden a cientos de docentes diariamente. Finalmente se terminó cerrando la atención por la presión docente.

La docencia reacciona

A pesar de que sus principales agrupaciones sindicales apoyaron la “presencialidad segura”, los docentes han empezado a manifestarse en las puertas de las escuelas reclamando la suspensión de actividades y la vacunación para todo el personal. Estos reclamos han tomado eco en escuelas de la Quebrada, de la capital, de San Pedro y en Ledesma. También se han realizado marchas en Libertador y Tilcara.

Desde el Partido Obrero de Jujuy y Tribuna Docente (T), venimos sosteniendo desde un principio la inviabilidad de las clases presenciales y la necesidad de su suspensión y que el estado garantice los recursos tecnológicos y la conectividad de docentes y alumnos mientras dure la pandemia. Estamos frente a un escenario donde debemos redoblar nuestra agitación política con este planteo de salida, que de a poco se va abriendo camino entre los docentes de la provincia.

Suscribite a Política Obrera