Las escuelas “seguras” de Rodríguez Larreta: fallecieron tres docentes en 24 horas

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mientras el gobierno de Rodríguez Larreta sigue diciendo que las escuelas son “espacios seguros”, este viernes, en sólo 24 horas, fallecieron tres trabajadores de la educación en la Ciudad de Buenos Aires a causa del covid. Ellos son Silvina Flores, de la Escuela 24 de Flores; Sergio Nieto, casero de la Escuela Técnica 14; y Ramón Juárez, auxiliar del Colegio Galileo Galilei.

En la madrugada del viernes, las y los docentes del Distrito Escolar 11 del barrio de Flores, nos enteramos de la terrible noticia del fallecimiento de nuestra compañera Silvina, vicedirectora de la Escuela 24, por covid tras un largo proceso de internación. Silvina, como el 86% del personal docente porteño, no estaba vacunada. Esto tira por la borda las declaraciones del jefe porteño sobre el supuesto avance de la campaña de vacunación para el sector.

La reacción inmediata de compañeros y compañeras, familias, vecinos y vecinas fue darnos cita frente a la escuela donde trabajaba Silvina para abrazarnos a la distancia y expresar nuestra bronca y nuestro repudio a la política presencialista de Larreta-Acuña a costa de la salud y la vida de docentes, estudiantes y familias. Tras un ruidazo y abrazo simbólico a la escuela, nos movilizamos hasta la sede del distrito escolar, donde realizamos un semaforazo que recibió el apoyo masivo de peatones y automovilistas. Los carteles recordaban a Silvina, a los diez compañeros fallecidos en CABA y a los setenta a nivel nacional, expresando el rechazo a la política de muerte de los gobiernos al servicio del capital. Exigimos vacunación masiva, conectividad y dispositivos para garantizar la educación virtual y no enfermar; y recursos económicos, para que las familias puedan llevar adelante el aislamiento necesario para el cuidado de la vida.

La bronca y la indignación por el fallecimiento por covid de estos tres compañeros trabajadores de la educación se expresaron, por la tarde, en una importante manifestación de bocinazo frente Jefatura de Gobierno con el apoyo de familias muchas de las cuales, pese a las amenazas del gobierno con respecto a la pérdida de vacantes, están eligiendo no enviar a sus hijos a la escuela para resguardarlos y para fortalecer la lucha de la docencia. Todo esto es muestra de que estamos frente a una verdadera rebelión educativa y de que hay una enorme reserva de lucha para continuar la pelea hasta arrancar la suspensión de las clases presenciales en pandemia, la vacunación masiva y todas nuestras demandas.

En la jurisdicción, desde el retorno a la presencialidad escolar, ya se registran diez trabajadores de la educación y un estudiante fallecido. Todas muertes evitables de las cuales es responsable el gobierno porteño. Desde la Secretaría de Derechos Humanos y el Ministerio de Educación Nacional, sólo ofrecen un 0800 para denunciar “abusos” en las escuelas porteñas y mendocinas, los dos distritos que desconocen el DNU presidencial. Solamente los trabajadores podemos parar esta masacre.

La “presencialidad administrada” del Consejo Federal no otra cosa que la administración de la muerte y el contagio. La CTERA, por su apoyo al gobierno nacional, sigue dejando a cada provincia librando sus propias batallas. Exigimos a la CTERA un plan de lucha nacional ya.

Suscribite a Política Obrera