Rechazo masivo a la pseudo paritaria de estatales

Escribe Valu Viglieca

Tiempo de lectura: 4 minutos

Cerró la paritaria para los estatales nacionales, el 26 de mayo, sin que la discutieran nadie más que las conducciones de UPCN y ATE, que resolvieron apoyar la propuesta del gobierno. La firmaron y salieron a defenderla ante sus afiliados explicando que con el 35% se le gana a la inflación. El único matiz que se permitieron los sindicatos fue plantear que el problema eran las 6 cuotas.

Ante esta entrega del salario de los y las trabajadoras estatales, Tribuna Estatal Tendencia sacó una declaración nacional rechazando la paritaria y con la cual se propone organizar asambleas de sector y acciones concretas que nutran ese rechazo y lo conviertan en acción.

Los trabajadores rechazaron esta paritaria antes de que se firmara. Inclusive desde antes de que los medios de comunicación hicieran correr los rumores sobre el monto, la presión y el malestar se empezó a sentir en los sectores. Porque la plata no alcanza y los aumentos de la paritaria anterior eran devorados por la inflación real, no la proyectada. En 4 meses la inflación fue de un 18%, los precios se disparan y tanto los esenciales que tienen que sostener el trabajo presencial como los del teletrabajo que tienen que pagar los gastos laborales – luz, internet, etc., saben que no se llega a fin de mes.

“El acuerdo que pretende ser presentado por la burocracia como una recuperación salarial se derrumba ante la proyección inflacionaria que se acerca al 50% anual. Sumado a los más de 40 puntos de pérdida salarial de los últimos años, el aumento del 35% en cuotas no acumulativas pierde total dimensión” afirma la declaración de TEt y sigue: “Esta paritaria es una verdadera condena a la pobreza y a la misera para gran parte de los trabajadores de los escalafones de la APN”.

En varios convenios sectoriales están tratando de sumar bonos, o sumas por especificidad, para que cada uno se salve por su parte, cuando la tarea de los sindicatos tiene que ser unir a los trabajadores en los reclamos y no fragmentarlos. La fragmentación es un arma de las patronales, en este caso del Estado, no puede ser la del sindicato. Defendamos los acuerdos sectoriales porque cada tarea tiene una especificidad, pero siempre como un plus y no como la forma de suplir un salario de hambre.

Tribuna Estatal Tendencia ya hace semanas había señalado que ATE no estaba dispuesta a pelear por el salario. No sólo por el grado de integración al gobierno que tiene -con nombramientos de sus dirigentes intermedios en cargos dentro de los ministerios o el de Claudio Lozano como director del Banco Nación-, sino porque la firma en el Consejo del Salario Mínimo de un salario de indigencia colocaba la vara con la cual pensaban medir los salarios de los trabajadores bajo convenio, públicos, y privados también.

Entregaron el salario mucho antes del 26 de mayo. Es un proceso de “upnización” del sindicato en el que “manda la asamblea”. Hugo Cachorro Godoy este año no convocó ni a una reunión de secretarios generales, después de que el año pasado cerrara un plenario ante más de 300 delegados diciendo que “al final ellos iban a firmar lo que quisieran porque eran la conducción”.

Entre las bases de afiliados este proceso no es tan claro, en algunos sectores los propios delegados verdes no terminan de procesar el cruce de vereda de ATE Nacional. Por eso la declaración llama a exigir que el “Consejo Directivo Nacional de ATE convoque urgentemente a un plenario nacional para que se tome el mandato de las asambleas, que rechace esta paritaria de hambre, para dar pie a una paritaria genuina”. Para arrancar un plenario con mandatos, el texto aclara que es necesario “desarrollar asambleas virtuales y presenciales sin distinción de afiliación para debatir y resolver pliegos de demandas (…) y así evitar la desafiliación”.

Distintas seccionales provinciales tomaron en sus manos el rechazo. En ATE Córdoba el 9 de junio se realizó un paro de 24 horas con movilización y un sector de la seccional de ATE Misiones también planteó el rechazo. En Capital y Buenos Aires, un conjunto de Juntas Internas se pronunció por el rechazo. La lucha por el salario debe avanzar en ese sentido.

¿El gobierno qué?

El salario no diferencia lo que cada trabajador o trabajadora votó en el cuarto oscuro. Y aunque algunos se empeñen en llamarlo “el Estado empleador” para los trabajadores en el momento de la paritaria, más que nunca, el Estado es la patronal. Por eso es importante entender qué está haciendo el gobierno que tiene a cargo el Estado con la plata que debiera ser para que los y las trabajadoras tengamos un salario igual a la canasta familiar.

Desde Tribuna Estatal Tendencia también se señala que: “El gobierno que se encamina a cerrar un nuevo acuerdo con el FMI debe mostrar un ajuste en los gastos”. Es el mismo gobierno que no duda en subsidiar a las empresas o recortar los aportes patronales en nombre de la Pandemia. Pero cuando se trata de los trabajadores, cierra paritarias de ajuste, recorta las licencias y se propone extender la vacunación con el único fin de garantizar la presencialidad masiva. Ha recortado las IFE a los sectores más pauperizados y sigue presionando a la primera línea de la salud sin ningún tipo de política para mejorar ni sus condiciones laborales ni sus salarios

La declaración nacional de Tribuna Estatal Tendencia es un material que debe circular masivamente entre los y las trabajadoras, una herramienta para impulsar reuniones, asambleas y plenarios. Para construir la coordinación entre sectores que ya están luchando como en el caso del INTA Castelar que viene realizando asambleas, caravanas y cortes de calle no sólo para rechazar esta paritaria sino exigiendo un salario de 120 mil pesos, que es el costo de la canasta familiar. Allí donde los sindicatos se callan o justifican el ajuste tenemos la tarea de que surjan las autoconvocatorias. Porque los trabajadores de la Salud de Neuquén ya marcaron un camino de cómo rechazar las paritarias miserables, pero también lo hacen los trabajadores de la salud de La Matanza que salieron a las calles para denunciar que después de la paritaria sus salarios siguen más cercanos a la indigencia que a la pobreza.

Hay una voluntad de lucha que despierta día a día en la clase obrera. Hay que salir a organizar la bronca y obtener los mandatos por el rechazo a esta paritaria y por su reapertura inmediata.

Suscribite a Política Obrera