Objeciones a la perspectiva sobre las drogas

Escribe Nicolás Medina

Tiempo de lectura: 2 minutos

El día martes 7 de septiembre del año pasado, el colega Nicolás Melnyk redactó una nota en contra de la postura a favor de la legalización de las drogas que el PO oficial defiende. En tal nota fue que me enteré acerca de la perspectiva del PO Tendencia sobre el asunto y no puedo evitar señalar mi desdén a tal visión. En lo que sigue, y siendo breve, intentaré sustentar mi objeción.

Según señala el docente Melnyk en su nota, el Partido Obrero Tendencia sostiene lo siguiente: “necesitamos una juventud lúcida para enfrentar las luchas que hubiera por delante, por eso combatimos el consumo de drogas y su legalización.”. De aquí nacen tres conflictos.

En primera instancia, y lo que seguramente suelen recibir comúnmente a modo de réplica, es la doble vara con la que miden las cosas. En el supuesto de una “juventud lúcida alejada de las drogas”, parecen omitir que el alcohol es de hecho una droga totalmente legal y muy consumida por los jóvenes. En lo que a mí concierne, peca de hipócrita quien busca prohibir una y no la otra.

El otro conflicto notorio es que pareciera caer en incredulidad por pensar que solo los jóvenes se drogan. Al buscar prohibir las drogas (no todas, ya que el alcohol lo permiten) con la finalidad de defender a su idealista “juventud lúcida”, denota nuevamente hipocresía al no luchar contra el consumo de drogas en general sino que solo importa oponerse si el consumidor tiene menos 25 años de edad.

Finalmente, y el mayor de los errores, es la instrumentalización que subyace en las intenciones de construir una ideal “juventud lúcida”. A simple vista no lo parece, pero lo cierto es que pone de manifiesto que no les importa la juventud en tanto sujetos sino como objetos. Ver a los jóvenes como potenciales para futuras luchas es bajarlos como personas y ponerlos como meras herramientas.

El colega Melnyk había titulado a su nota como “Esta no es la postura del Partido que yo conocí”. Tengo contados meses en mi indagación por el comunismo y la izquierda. En antaño -cuando era adolescente ignorante- prefería las ideas en favor del capitalismo. Uno de los tantos daños y errores del capitalismo que me ha hecho alejarme de ese bodrio de ideología fue notar cómo en susodicho sistema se ve a las personas como mercancías, importando la subjetividad de las personas solo si puede hacer negocios con ello. Pues, tomando las palabras de Melnyk y pese mi poca instancia en la izquierda, esta no es la lucha al capitalismo que yo creí que sería. Estamos cometiendo los mismos errores del capitalismo.

Para ir cerrando, aclaro de antemano que no he consumido marihuana ni tengo intenciones de hacerlo en el futuro. Además que tampoco me interesa consumir alcohol o siquiera fumar. Señalo esto para que quien tenga un punto de vista diferente se ahorre el ad hominem. Asimismo, y si bien no he podido asistir a las reuniones que fui invitado por el colega “Mingo” por diversos inconvenientes, no puedo sino agradecer que el partido -de un modo u otro- ha estado ahí cuando abrí horizontes luego de madurar y notar la estupidez de caer en la ideología de anti izquierda por seguir a influencers de redes que propagan su ignorancia. De todos modos, esta no es la despedida ni mucho menos.

Por su atención, muchas gracias.