Partidarios del derecho al aborto logran una rotunda victoria en Kansas

Escribe Olga Cristóbal

Tiempo de lectura: 2 minutos

Con un nivel de participación histórico, “increíblemente alto”, los votantes de Kansas -un estado conservador, con Legislatura con mayoría republicana- rechazaron 60 a 40 una enmienda constitucional impulsada por la derecha religiosa, que hubiera permitido modificar la Constitución y anular el derecho al aborto. La cantidad de votantes fue significativamente mayor de lo esperado en un día de votación de primarias, cuando los republicanos generalmente duplican a los demócratas.

La formulación de la boleta era deliberadamente confusa, el “sí” a la medida eliminaba de la Constitución estatal el derecho al aborto y devolvía el asunto a la Legislatura estatal. Un voto de “no” a la medida mantenía el derecho al aborto consagrado en la Constitución estatal.

El día antes de la votación, circularon infinidad de mensajes de texto engañosos que decían que votar por el “sí” protegía el derecho al aborto. “Este es otro ejemplo más de las tácticas desesperadas y engañosas de la campaña Valóralos a Ambos, mintiendo a los votantes de Kansas”, dijo Ashley All, portavoz de Kansas por la Libertad Constitucional.

Los representantes republicanos esperaban una votación favorable, que les permitiera derogar o restringir el derecho a abortar. Cada sector cubrió las ondas de radio de Kansas con millones de dólares en anuncios.

Pero los votantes optaron por preservar el derecho al aborto en la primera prueba electoral desde junio, cuando la Corte Suprema revocó el fallo Rae vs. Wade, que desde 1973 impedía que los Estados obstaculizaran la interrupción del embarazo.

El senador Roger Marshall, republicano por Kan, calificó los resultados del martes como "un enorme golpe a los esfuerzos para proteger la santidad de la vida en Kansas". El presidente Joe Biden dijo que la votación “deja en claro lo que sabemos: la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo en que las mujeres deberían tener acceso al aborto y deberían tener derecho a tomar sus propias decisiones sobre el cuidado de la salud”.

“El resultado se ve como un barómetro de la importancia que el tema del aborto tendrá en las elecciones nacionales de mitad de período del 8 de noviembre, en las que los demócratas lucharán por mantener el control del Congreso.” (CNN, 3/8) Muchos republicanos han hecho de la prohibición del aborto el eje de sus campañas.

Más de una docena de Estados liderados por republicanos han prohibido o sumado restricciones al aborto desde la decisión de la Corte Suprema. Otros Estados, como California y Vermont, votará en noviembre para agregar protecciones al derecho al aborto en sus Constituciones estatales.

Pero 10 Estados, incluido Kansas, tienen el derecho al aborto protegido en sus Constituciones estatales, con disposiciones que solo pueden anularse mediante referendos como el del martes. Kansas se mantiene como un Estado refugio, que continuará, como hasta ahora, recibiendo mujeres que quieren interrumpir el embarazo, fundamentalmente, de los vecinos Oklahoma y Misuri, pero también de Texas, Luisiana, Arkansas, Misisipi o Alabama.

Las encuestas indican que alrededor de dos terceras partes de la ciudadanía están a favor de algún tipo de protección del derecho al aborto. La votación en Kansas es calificada unánimemente como una gran derrota para los antiabortistas y una gran victoria para los defensores del derecho al aborto en todo Estados Unidos, “que exhiben el resultado como un referente para la opinión popular” (The Guardian, 3/8).