¿Quiénes somos las mujeres de Presidente Perón?

Tiempo de lectura: 7 minutos

El domingo 7 de agosto realizamos el acto de Política Obrera en Presidente Perón, como parte de la campaña de actos votada en el Congreso del Polo Tendencia de Lanús. Más de 200 compañeros y vecinos de los distintos barrios del distrito se acercaron al club Defensores de Las Lomas. El cierre estuvo a cargo de Jorge Altamira.

En el acto se destacaron las intervenciones de compañeras sobre diferentes aspectos. La denuncia contra un gobierno que niega la asistencia a los merenderos, y que lleva a que éstas compañeras actúen -en palabras de Altamira- como "un Estado dentro del mismo Estado", por el nivel de organización que llevan adelante para poder sostener ellas esos merenderos y ollas que se multiplican en los barrios. Las compañeras también intervinieron sobre la situación de la mujer trabajadora y sobre la precarización laboral dentro del Potenciar Trabajo, escondida detrás de la “economía popular”. En todas las intervenciones hubo un punto en común: el derrumbe de este gobierno, y la necesidad de un congreso de trabajadores y luchadores que impulse una huelga general.

Estas compañeras que se han transformado en dirección del Polo Tendencia en la regional se encuentran en un proceso de pasar de ser activistas barriales a militantes de un partido revolucionario.

Marcela: El pasado 16 de julio en la Asamblea abierta de Trabajadores subimos al escenario en conjunto compañeras/os de la mano de Bárbara Carrillo, y fuimos conocidas como las mujeres de Pte Perón.

Todas nosotras somos amas de casa que salimos a dar lucha por las necesidades de nuestros hijos, así como a los hijos de cada familia que lo requiera. Llevamos adelante las actividades de merenderos y ollas populares en los diferentes barrios de Guernica, barrios en los que la necesidad y precariedad está a la orden del día. Hablamos con los vecinos invitándolos a que formen parte de nuestra lucha junto al Polo Obrero Tendencia.

Ante el derrumbe de estos gobiernos y la falta de respuesta, nosotras damos día a día una acción de batalla para hacer que la necesidad sea menos y realizamos diferentes actividades para sacar adelante la comida y meriendas de cada día; hacemos bingos barriales, rifas, recibimos donaciones y hasta ponemos dinero de nuestros bolsillos para llevar a cabo está asistencia a los barrios más necesitados. Es un orgullo pertenecer a este grupo de compañeras que se arremangan a lo que viene.

María (le damos la palabra a compañera Mirtha)

Mirtha: Nosotras somos del Merendero Conquistando Sonrisas.

Un grupo mínimo de compañeros dimos inicio en octubre del 2019 junto a Verónica Núñez a la Tendencia en nuestro distrito, luego de la separación del Polo oficial. Todas nosotras estábamos a la deriva, pero siempre nos mantuvimos unidas. Teníamos una iniciativa, no recibíamos ninguna ayuda por parte del estado, no nos daban nada para sacar adelante la actividad. Tres meses después recibimos productos navideños, que no alcanzaba para todos los compañeros, y así y todo nosotras fuimos a buscar esos bolsones en el tren. Era y es tanta la necesidad que no se podía desperdiciar nada, nos organizábamos cómo podíamos, como nos salía. Con todos los altibajos seguimos creyendo que se puede sacar este barrio como todo, luchando sin bajar los brazos.

María (Le pasamos la palabra a la compañera Patricia)

Patricia: Nosotras somos del Merendero Los chicos del Barrio. Un grupo ingresamos a la organización de la mano del compañero Mario Trimarco en el año 2019. Entramos sin cobro, pero ese no era nuestro problema. Nuestro problema era cómo resolver las diferentes necesidades que se presentaban en nuestros barrios y el principal problema es el hambre…

Pero necesitábamos una guía que nos asegure poder tener la fuerza día a día para sacar las actividades. Y estaba la Tendencia esperándonos con los brazos abiertos, haciendo hasta lo imposible para conseguir lo necesario para poder trabajar. Nuestra labor no es solo hacer leche y torta fritas todos los días, nuestro pensamiento fue más allá, como nutrir y satisfacer a los niños que asisten a nuestros merenderos. Hacemos alfajores, pancitos saborizados, bizcochuelos, pasta frolas y todo lo que esté a nuestro alcance para nuestros chicos del barrio. Gracias.

Maria (Le damos la palabra a la compañera Nelly)

Nelly: Nosotras somos del Merendero Rayitos de Esperanza. La apertura de nuestro merendero fue en plena pandemia. Nos arremangamos y nos pusimos en primera línea y denunciamos al gobierno que siempre se lava las manos a la hora de hacerse cargo de los problemas. Recibiendo 5 kilos de leche, una caja de galletas de agua o 3 kilos de fideos y 6 unidades de pure de tomates cada 20 días para solventar las necesidades de los chicos y adultos mayores que asisten diariamente a los comedores, y, así mismo sacamos olla y merienda adelante.

Todos necesitamos de estas intervenciones para que conozcan por qué estamos acá y que es lo que hacemos para abrir este frente de lucha en el que nos coloca el estado. Somos familias desocupadas que nos pusimos al pie del cañón sin importarnos el tiempo que esto nos lleve, sin importarnos la criticas. Solo sabemos que nos tenemos que levantar todos juntos y encontrar una salida y luchar por un Congreso Obrero. Gracias.

María (le damos la palabra a la compañera Hilda)

Hilda: Qué orgullo da trabajar al lado de todas estas mujeres, no? Son muy fuerte las historias que hay detrás de cada rostro. La realidad es que la mayoría venimos escapando del maltrato y abuso de diferentes organizaciones que pregonan asistir y trabajar por un mundo mejor… ES MENTIRA… acá hay compañeros que han tenido que ir a desmúgrales la casa a los “referentes” con amenaza, multas, maltrato y hasta tocamientos. Compañeros descargando toneladas de mercadería de las 6 de la tarde hasta las 5 de la mañana, obligados a los gritos como animales. Sin importar si iban embarazadas, personas de riesgos o con hijos… y así podemos estar horas contando cada historia, pero la realidad es que además de hambre, en este distrito hay carencia de asistencia sanitaria y falta de viviendas. Pero acá estamos todos nosotros. Quiero agradecer esta convocatoria, ya que tenemos que discutir cómo vamos a enfrentar esta situación en la que nos ha colocado el gobierno. Los felicito a todos los presentes es muy importante está convocatoria ya que vamos hacer historia porque necesitamos más asambleas y congresos para mostrar nuestra lucha. Tenemos que organizar una huelga general porque nos tenemos que poner al frente y mostrar el movimiento de desocupados que hay. Está pandemia dejo más de 5 millones de desocupados, más la precarización laboral,la falta de derechos y tenemos que luchar porque no nos están garantizando nada. Al contrario están utilizando a estas organizaciones maltratadoras para reducirnos más los salarios y dejarnos sin cupos disponibles. Todos los compañeros del plan estamos siendo convocados y fiscalizados por los municipios y universidades para limpiar, arreglar escuelas Y ser parte de una ´economía popular´ que no es más que una estafa para que los responsables se queden con el dinero que los compañeros recaudan con sus actividades. Los municipios se quieren valer de nosotros, los mal llamados ´planeros´, para hacer de manera precaria lo que ellos no hacen y así nos tienen con las calles destrozadas, con unidades sanitarias resueltas y hasta con la más alta problemática habitacional de la provincia de Buenos Aires. Coordinemos compañeros contra este capitalismo que no tiene comida ni salud ni viviendas y ninguna salida para los vecinos de Presidente Perón y para los miles de pobres que tiene este país. Luchemos por una huelga general y por una clase obrera. Gracias.

Azucena: Buenas tardes, compañeros. Yo quería hacer una intervención sobre las problemáticas que tienen las mujeres hoy en día, ya que cumplen un rol fundamental en las organizaciones sociales. Casi el 100% de ellas son organizadas por mujeres que salen a la lucha por las reivindicaciones y que hoy en día son señaladas como que “están en una organización para poder cobrar un plan o que traen al mundo hijos para cobrar un plan". El otro día escuché al diputado José Luis Espert que decía que hay que hacer un control de la natalidad en los hogares pobres. Sinceramente, compañeros, yo repudio lo dicho por este diputado ya que ninguna mujer trae al mundo hijos para poder cobrar un plan. El Estado es responsable de no dar medidas a la hora de plantear una planificación familiar, ya que si vas a las salitas no hay insumos, ni mucho menos asistencia. Cuando vas a pedir pastillas anticonceptivas directamente no las tienen; y si las tuvieran, te las dan próximas al vencimiento. Si una mujer recurre a una farmacia particular, se encuentra con una suba mensual de precios de estos productos ya que, con la inflación existente, el gobierno está más preocupado por el FMI que estar controlando los precios de los medicamentos. Me parece de suma importancia que seamos escuchadas, ya que no sólo es un problema de la mujer sino también del hombre, porque tanto hombres como mujeres pueden recurrir a cirugías para no poder tener hijos. Esto no solo tiene que significar presión sobre nosotras, porque un hombre puede recurrir a una vasectomía. Me gustaría que los compañeros tomen conciencia. No solo es la lucha de la mujer.

Compañeros: siempre voy a señalar la importancia que tiene la mujer dentro de las organizaciones piqueteras. Como nosotros no actuamos de manera asistencial, muchas veces nos encontramos con mujeres que han padecido todo tipo de violencia. El Estado es responsable de dar el apoyo necesario para que puedan salir adelante. Muchas veces ellas, porque no tienen los medios económicos como para solventar un hogar solas con sus hijos, prefieren quedarse y en muchos casos arriesgando sus propias vidas; mujeres que deciden no separarse de sus hijos y recurren a una organización social, y si llegaran a dejar a sus hijos y sucede esto que le paso a la compañera Yolanda Vargas, que le abrieron una causa por abandono de persona por ir a buscar el pan para sus hijos. Por esto y mucho más decimos que el Estado es responsable, y pedimos, por lo menos como partido y organización, que nos den herramientas o algún tipo de contención para poder nosotras actuar para ayudar a nuestras compañeras que hoy día sacan adelante ollas y merenderos a todo pulmón, ya que la miseria que nos da el Estado no alcanza. A todo esto le decimos basta y pedimos una huelga general. ¡Gracias, compañeros!