Estados Unidos: histórica huelga de 15.000 enfermeros en Minnesota

Escribe Matias Melta

Tiempo de lectura: 1 minuto

Esta semana, en el estado de Minnesota, se desarrolló una huelga de enfermeros que, por sus proporciones, es una de las más relevantes en la historia de los trabajadores del sector privado de salud de Estados Unidos.

Con epicentro en las llamadas Ciudades Gemelas -compuesta por Saint Paul y Minneapolis, las principales ciudades del estado de Minnesota- y Duluth, 15.000 enfermeros de 15 grandes hospitales privados realizaron una huelga de 3 días. La principal reivindicación es el aumento salarial escalonado del 30% en tres años -para hacer frente a una inflación récord que supera el 10%-, frente a la mísera oferta de las patronales de un 10%. También exigen más contratación de personal y mayores licencias por enfermedad y por maternidad y paternidad.

Esta huelga no nace de un repollo: es la continuación de la ola histórica de huelgas que la clase obrera de EE. UU. llevó a cabo durante la pandemia y se enmarca en una tendencia especialmente combativa de los trabajadores de la salud, hartos física y psicológicamente por los niveles de híper explotación a los que las grandes patronales los sometieron durante la propagación del COVID, situación que continúa.

Las bases tuvieron que enfrentarse no solo al artilugio legal que permite a las empresas contratar personal "de emergencia" -rompehuelgas- no sindicalizado cuando se realiza una huelga, sino también a la dirección burocrática de su propio gremio, el MNA -Sindicato de Enfermeros de Minnesota-. Este, teniendo el mandato abrumador de sus afiliados por una huelga por tiempo indeterminado, intentó por todos los medios desbaratar la medida de fuerza y negociar un contrato colectivo de trabajo a la baja, pero tuvo que llamar a un paro general por 3 días por la presión de los trabajadores.