Reino Unido: la primera huelga nacional de enfermería

Escribe Joaquín Antúnez

Un estado de rebelión popular en el contexto de la guerra mundial de la OTAN.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En los últimos meses el Reino Unido se ha visto sacudido por huelgas históricas en diversos sectores de la producción y el transporte. A esta larga lista se ha sumado el personal de enfermería del Royal College of Nursing (Real Colegio de Enfermería, RCN en inglés). En un plebiscito del que participaron más de 300 mil afiliados, una mayoría abrumadora votó favorablemente iniciar un plan de lucha que incluye paros escalonados hasta mayo del 2023. Sus reivindicaciones elementales exigen una reposición salarial 5 puntos superior a la inflación -prevista en un 13%- junto a una mejora en las condiciones de trabajo. Se estima que existen 47 mil puestos vacantes en el NHS (servicio público de salud).

Rishi Sunat, el recientemente electo primer ministro, ha anunciado un plan económico de recortes de gastos y aumentos de impuestos. Ha declarado que no cuenta con el dinero suficiente para hacer frente al reclamo del RCN. Una cuenta rápida indica que el Estado británico debería destinar 10 mil millones de libras esterlinas para cubrir las demandas del personal de enfermería. Esto representa tan solo una quinta parte de lo que piensa destinar al sostenimiento de la guerra de la OTAN.

Es la primera vez desde su fundación (hace 106 años) que se oficializa una huelga nacional por parte del RCN. Sin embargo, aún no se conocen los cronogramas y medidas efectivas que se llevarán adelante. La disposición a la lucha ha sido manifiesta en los principales centros de salud del NHS y en los principales centros de salud privados. Es la respuesta de los trabajadores a la destrucción sostenida del salario y del régimen de trabajo por parte del Estado y los gobiernos británicos. Las enfermeras detallan que han perdido cerca del 20% de su salario en la última década, denunciando el congelamiento del salario y aumentos menores al 1% anual.

Por su parte, el RCN no ha sido un canal de lucha y defensa de las condiciones laborales y salariales; por el contrario, ha tenido en toda su historia fluidas relaciones con los gobiernos de turno. La situación británica se ha convertido en un polvorín, es por ello, que la conducción nacional ha buscado ´tomar la sartén por el mango´ antes de que una acción autoconvocada de las bases lo supere. Es lo que ha sucedido en varios gremios previamente, fundamentalmente en el ferrocarril y entre los portuarios.

El Reino Unido vive una situación de movilización generalizada de sus trabajadores, combinado con la crisis de los partidos tradicionales, el conservador y el laborista, y de la monarquía.

La burocracia sindical británica se encarga de enchalecar los diversos reclamos ante una situación que objetivamente reclama la convocatoria de una huelga general. Las enfermeras, los ferroviarios, los portuarios, han colocado sobre la mesa esta perspectiva.

Suscribite a Política Obrera