Política ObreraRevista
Revista teóricade Política Obrera

La burguesía italiana y europea frente a un impasse histórico

Escribe Prospettiva Operaia

Tiempo de lectura: 6 minutos

Desde el principio habíamos definido la pandemia de coronavirus como un extraordinario acelerador de la crisis del capitalismo. Los gobiernos que no estaban preparados para tal evento, en el mejor de los casos, han adoptado políticas para contener el virus y desacelerar la curva de contagio para no paralizar una economía que ya estaba en fase de declive, generando un mayor número de muertes para preservar los intereses de la burguesía y adoptando la táctica impermeable de la convivencia con el virus, que si no se vuelve más inofensivo podría provocar nuevas crisis de salud. En la emergencia, las contradicciones han salido con violencia, desde la elevación del conflicto capital / trabajo a una cuestión de vida o muerte, hasta la fragilidad de los establecimientos de salud agravada por la privatización liberal y la tendencia natural al monopolio que ha visto una aceleración en la ampliación de capital de empresas como Amazon, Microsoft, Apple y Facebook.

Los efectos del virus en la economía italiana

Hoy, 6 meses después del inicio de la emergencia, podemos cuantificar el daño económico relativo a la primera parte de 2020, al que probablemente se sumarán otros si "vivir con el virus" no funciona. Para Italia, se ha estimado una caída del PBI del 12,4% en el segundo trimestre, mientras que son alrededor de un millón, el 4,5% del total, los ocupados que corren el riesgo de perder su empleo, una vez las bonificaciones y la prohibición de despidos terminen. En abril, los despidos habían aumentado un 3600%, mientras que en junio la tasa había aumentado un 936% con respecto a 2019. Desde mayo han reabierto el 82% de los negocios y servicios, el 73% de los bares y restaurantes, pero El 30% de estas actividades están en riesgo de cierre.

Entre los sectores que se han visto más afectados por la crisis, más allá del turismo y la gastronomía, se encuentra el sector automotriz, que se encontraba en una situación crítica incluso antes del inicio de la pandemia y registró un descenso del registrados de matriculación (-11% en julio) y una caída de la producción del -56% para el montaje final y del -39,6% para las autopartes.

Preocupa la posibilidad de una recuperación también por el colapso del consumo, que persiste más allá de la cuarentena por la situación de incertidumbre y miedo que surgió posteriormente. Este año el gasto per cápita de un italiano ha disminuido en 1.900 euros, llevando al crecimiento del 44% del consumo total para gastos obligatorios (impuestos, alquiler, condominio ...) respecto a los comerciales (alimentación, servicios, ropa...).

Los retos del próximo otoño

La economía del "Hermoso país", que agoniza desde hace algún tiempo, ha recibido, por tanto, otro golpe y los autodenominados resucitadores proponen las más diversas soluciones para intentar prolongar su supervivencia.

En consecuencia, el gobierno italiano está llamado a enfrentar desafíos que parecen ser una adaptación moderna de los 12 trabajos de Hércules. Con el aliento sobre el cuello de la UE, el BCE y también Confindustria, tendrá que presentar el plan de recuperación en octubre, donde probablemente se presentarán las reformas en el trabajo y las pensiones.

Una crisis interna del gobierno, que ya está en juego, podría abrirse principalmente por dos cuestiones: las pensiones y el MES (Mecanismo Europeo de Estabilidad). La "maltratada" Cuota 100, con toda probabilidad, se retirará prematuramente, con los aplausos de Europa (y especialmente de Holanda). Igual de candente es la cuestión del MES: el PD está pisándole los talones al M5S para intentar arrancarle un consenso a este último, el M5S que, por su parte, se desabotona lentamente, pasando de un "no seco" (en 2012) a " sí, pero "(2020). Otras capitulaciones exacerbarían la derrota del M5S, un ejemplo italiano reciente de cómo toda política pequeñoburguesa está destinada a aniquilarse ante el gran capital.

Un problema inminente es el de la educación. Desde marzo, las escuelas se han visto obligadas a hacer uso del DaD (Educación a Distancia), con efectos relativos, que han afectado no solo a hijos e hijas, sino sobre todo a los padres y, en particular, a las madres. El resultado de la encuesta nacional de la Universidad de Milano-Bicocca, realizada a 7.000 padres, es alarmante: el 65% de las madres trabajadoras no considera que la DAD y el trabajo sean conciliables, y entre estas, el 30% podría dejar su trabajo si volvieran a recurrir al DAD, hipótesis que ya ha tenido en cuenta el MIUR (Ministerio de Educación, Universidad e Investigación) en casos de emergencia.

Pero los problemas de vivir con el virus no terminan ahí. Ya ahora que hemos sido testigos de un primer rebrote de infecciones, hay varios brotes que se han desatado en los lugares de trabajo, entre los más recientes la planta de Aia en Treviso y una granja en Eboli en Campania. En caso de no contener las infecciones actuales, existe un fuerte riesgo de que situaciones similares puedan aumentar durante el otoño.

En cuanto al conflicto capital / laboral, otro tema histórico es la renovación del convenio colectivo de diez millones de trabajadores, la mayoría de los cuales tienen bloqueados sus salarios desde hace más de diez años. A las tímidas acusaciones de Landini desde la reunión de Comunión y Liberación de Rimini (¡!) sobre la escasa voluntad de Confindustria para negociar, Bonomi respondió que esta última está dispuesta a sentarse a la mesa de negociaciones, pero eventuales aumentos podría ser bajo la forma de welfare corporativo, seguridad social complementaria y formación (prácticamente en la línea del último contrato de metalúrgico). Por otro lado, los aumentos salariales líquidos se medirían por la productividad de cada empresa y, por lo tanto, quedarían excluidos de los contratos nacionales.

Todos estos factores podrían exacerbar la crisis actual, aumentar aún más el desempleo y generar descontento entre los trabajadores y los desempleados. No faltan las condiciones para una bomba social.

El conflicto que ha surgido en los últimos meses entre el gobierno, los sindicatos y Confindustria (que reclama la anulación de la prohibición de despidos, el recorte en el IRAP y no escatima en críticas al gobierno por la lentitud de la acción), se centra en el estado de crisis de la burguesía italiana y las dificultades del gobierno para mediar en la oposición cada vez más insoluble entre el dominio del capital y las necesidades humanas. Los sindicatos apuntarán a forjarse un papel como bombero fundamental para evitar estallidos de ira, mantener las luchas separadas y evitar que la clase trabajadora se convierta en un jugador activo en esta crisis.

Por tanto, el gobierno tendrá que hacer frente a crisis políticas, sociales y económicas. La espada de Damocles de la deuda pesa cada vez más, por lo que Italia está obligada a articular las perspectivas de las finanzas públicas en 2022-23 en previsión de una reducción sustancial de la deuda.

La UE para rescatar capitales

Fuera de Italia, las cosas ciertamente no van mejor. En los países europeos, los colapsos del PBI se registraron en todas partes en el segundo trimestre: en Alemania (9,7%), Francia (13,8) y España hasta un 18,5%. Incluso Suecia sin cuarentena registró un descenso del 8,6%.

En julio, la UE aprobó el Fondo de Recuperación (FR) para hacer frente a los efectos de la pandemia y liderar una supuesta recuperación económica, que prevé la asignación de 750.000 millones de euros, de los cuales 360 se desembolsarán como préstamos a estados individuales y 390 como subvenciones "a fondo perdido ”, es decir, como una deuda común entre todos los países de la unión. Como reembolso, al menos parcial, ya se ha pensado en la creación de un sistema fiscal europeo, comenzando con la introducción en 2021 de un impuesto sobre el plástico no reciclado a cargo de los gobiernos, un impuesto web y un nuevo impuesto al carbono.

Pasado como un plan para garantizar el futuro de las nuevas generaciones europeas, el FR es la respuesta de la UE para salvar a una burguesía del colapso. Los fondos recaudados, de hecho, se utilizarán en gran parte para salvar el capital de las empresas en crisis tras la pandemia, para financiar inversiones verdes y digitales tanto para empresas privadas como para organismos públicos. El flujo de este dinero obtenido a través del endeudamiento de Europa con el FMI servirá en todo caso para prolongar la agonía de la clase burguesa, dotándola de medios de producción más innovadores, ecológicos y competitivos, comprados con la deuda que tendrán que pagar los trabajadores. Nunca antes se había mostrado la naturaleza parasitaria de una clase que perdió, ya desde hace tiempo, su función histórica en el progreso de la humanidad y ya no tiene la fuerza para caminar sobre sus propias piernas. La socialización de la deuda entre países y el ataque de la burguesía a los trabajadores de toda Europa crea las condiciones para la formación e intervención de un movimiento obrero europeo unido. La única posibilidad de salir del impasse es a través de la acción de este sujeto histórico y la realización de su propio programa independiente, que debe incluir la expropiación del capital y la construcción de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

Suscribite a Política Obrera