Política ObreraRevista
Revista teóricade Política Obrera

Estados Unidos hora cero

Escribe Savas Michael-Matsas

Tiempo de lectura: 29 minutos

Parte uno

Las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020

Han pasado días y semanas desde el terremoto político de las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre y continúan las réplicas, muy altas en la escala de Richter.

Nerón Trump insiste en negar su derrota, el mundo en llamas, y como a cualquier Nerón le gusta cantar cuando Roma y el universo arden...

Su primer acto, tras las elecciones, fue deponer al ministro de Defensa, Mark Esper, quien el verano pasado se negó a enviar tropas para reprimir el levantamiento popular tras el asesinato de George Floyd. Esper fue reemplazado por Christopher Miller, ex coronel de las Boinas Verdes y director del Centro Nacional Contra el Terrorismo (NCTC). Luego forzó la renuncia del subsecretario de Defensa James Anderson, tercero al mando, y colocó a sus pretorianos en puestos clave en el Pentágono y los servicios de seguridad.

Al mismo tiempo, la guerra judicial que libran los republicanos para anular el resultado electoral está muy avanzada, sin muchas esperanzas de ganar. Los matones de Trump no paran de manifestarse (a menudo armados), como el 14 de noviembre en Washington, reconociéndolo como el “ganador”, y denunciando las elecciones como “fraudulentas” y obra de una conspiración ¡¡¡“socialista”!!!

Mientras que el Partido Demócrata y el recién electo presidente Biden muestran complacencia, llamando a la gente que votó por ellos a estar tranquilos, detrás de escena el núcleo central de la clase dominante nunca deja de deliberar. Como se reveló (1), hubo una reunión extraordinaria de ZOOM a las 7.30 a.m. del 6 de noviembre con los directores ejecutivos de 30 gigantes capitalistas, incluidos Blackstone, Goldman Sachs, Johnson & Johnson y Walmart, para discutir el tema planteado por Jeffrey Sonnenfeld, el organizador de la reunión de emergencia, y Timothy Snyder, ambos de la Universidad de Yale, sobre un "golpe inminente". En esta reunión especial en horas de la madrugada, Steven Schwartzman, fundador del gigante Blackstone y un importante financista republicano en las elecciones, defendió abiertamente a Trump, la "corrección" de su postura y la "legitimidad" de sus acciones. Otros peces gordos de Wall Street no parecen haber compartido esta opinión.

Trump sigue intimidando. No solo niega que ya ha comenzado la transición de traspaso de poder sino que tampoco da acceso al equipo de Biden en temas de seguridad, incluso información sobre el curso de la pandemia de coronavirus, en un momento en que los brotes en EEUU alcanzan los 11 millones y el número de muertes llega a más de 250mil, mientras que se estima que las muertes llegarán a 400mil en febrero de 2021, poco después de la toma de posesión del nuevo presidente de EEUU...

Estados Unidos y el mundo navegan ahora por aguas desconocidas. Las elecciones del 3 de noviembre marcaron la Hora Cero en la metrópoli gobernante del capitalismo mundial. Revelaron las enormes, incurables y crecientes fisuras tectónicas en el país capitalista más fuerte, en el centro mismo del sistema capitalista global.

Las consecuencias son incalculables no solo para EEUU sino también para el propio sistema capitalista mundial, que ya está profundamente herido y sigue sacudido por la prolongada crisis estructural no resuelta y la pandemia aún incontrolable, con efectos devastadores, tanto inmediatos como a largo plazo, en la paralizada economía mundial. Trotsky, ya en la década de 1920, en el momento del surgimiento de Estados Unidos como la nueva potencia hegemónica mundial que reemplazaría a Gran Bretaña, enfatizó que el capitalismo estadounidense no puede mantener su equilibrio interno sin depender del equilibrio globa (l2). Y este equilibrio global se ha roto definitivamente, desde la implosión de la globalización financiera del capital durante la crisis global de 2007/08, con el colapso de Lehman Brothers como su momento emblemático.

Esta desestabilización sistémica global y todo el proceso que la condujo, con el desarrollo, la intensificación, la globalización y la explosión de las contradicciones del capital es la causa principal que rompió todo equilibrio interno, social, económico, político, en América. Esta es la poderosa fuerza que provocó y está provocando la apertura de todas las fisuras tectónicas en la formación social estadounidense, desencadenando terremotos locales y globales cuya intensidad potencial está lejos de ser desactivada.

La desintegración de la sociedad estadounidense es visible para todos, después de las elecciones de noviembre de 2020, causando conmoción y asombro. No será superada por los exorcismos y los llamados de los demócratas y Biden a la reconciliación. Tiene lugar en todos los niveles.

El Congreso se divide entre el Senado y la Cámara de Representantes. En este último, los demócratas conservan una mayoría reducida. El nuevo presidente, sin embargo, tiene que lidiar con un Senado hostil controlado por los republicanos (probablemente incluso después de la segunda vuelta de enero para los dos escaños en Georgia), que es capaz de bloquear todas las medidas demócratas y obligar a Biden a recurrir a decretos presidenciales. La Corte Suprema de toda la vida, en la que Trump logró nombrar a un aliado de extrema derecha en el período previo a las elecciones, está controlada por una abrumadora mayoría republicana conservadora. La campaña de Trump, con todos los obstáculos que encuentra en los tribunales estatales locales, se dirige hacia allí como último recurso.

Existe una brecha dentro y entre todos los órganos de gobierno, a nivel federal y estatal, y en todos los aparatos estatales, incluidas las Fuerzas Armadas, el FBI y la CIA (como lo demuestra el reciente descabezamiento de oficiales superiores y los nuevos nombramientos de Trump). La crisis política no sólo no se resolvió con las elecciones, sino que también tomó las características de una crisis de régimen, una crisis multifacética del propio poder estatal burgués, una crisis de "gobernabilidad", para usar el término de Foucault, es decir, una crisis de todos los medios materiales e ideológicos de gobernar a la población, del actual "arte de gobernar" burgués.

La clase dominante está profundamente dividida y la población que está siendo gobernada también está dividida. Después de una participación masiva de votantes en las urnas sin precedentes, la más grande desde 1900 (!), el electorado se dividió en 74 millones de votantes de Trump y casi 79 millones de votantes de su oponente, en este caso, el demócrata convencional e incoloro Biden. De hecho, como han dicho muchos analistas, la población estadounidense estaba dividida “entre los que odian a Trump y los que odian a los que odian a Trump”. Los primeros consideran a los segundos "fascistas" y los segundos a los primeros "comunistas", en una polarización que recuerda a una reedición distópica de Weimar, sin el poderoso KPD (comunistas) y el poderoso SPD (socialdemocracia) por un lado, y sin Trump transformado, hasta donde él imagina, en un segundo Hitler, o más bien Mussolini.

La brecha política en la población no es linealmente vertical. Cada campo rival incluye sus propias divisiones transversales, siguiendo líneas divisorias de clase, etnia, raza y género.

Es un acercamiento apresurado y superficial para ver, desde un lado a la clase trabajadora blanca que vota a los republicanos y a los movimientos por los derechos sociales de las llamadas “políticas de identidad” que votan a los demócratas.

Por ejemplo: la clase trabajadora pobre y a menudo desempleada de los estados desindustrializados del Medio Oeste, del llamado "Rust Belt", que anteriormente votó por Obama y en 2016 votó por Trump; en 2020, lo han votado nuevamente en el campo y en los pueblos pequeños, pero le dieron la victoria a Biden, apoyándolo en los estados clave de Pensilvania, Wisconsin, Arizona y Michigan, esperando cumplir sus promesas a favor de los trabajadores (3).

Es un hecho que grandes sectores de la clase trabajadora en los antiguos grandes centros industriales del interior estadounidense apenas sobreviven, en medio del desempleo de larga data, la desesperación social y la ira acumulada hacia la indiferencia de las "élites" remotas, haciéndolas vulnerables a la demagogia fascista de cualquier demagogo como Trump. Sin embargo, la afirmación de los republicanos de que su partido es ahora "el partido de la clase trabajadora" no tiene ningún fundamento. La conexión del Partido Republicano con sectores poderosos de la burguesía estadounidense y las finanzas de Wall Street es bien conocida, histórica y material. La desintegración de la clase dominante y las divisiones dentro de las clases populares no anulan este vínculo del gran capital estadounidense y uno de los dos pilares del sistema político burgués bipartidista de Estados Unidos.

Por otro lado, el actual levantamiento popular del movimiento Black Lives Matter, mujeres, refugiados de habla hispana, la comunidad LGBTQI +, trabajadores pobres, desempleados y jóvenes estudiantes, así como sectores de la clase trabajadora "blanca", "todos aquellos que odian a Trump" y que se interpusieron triunfalmente en su reelección, con toda su diversidad y al mismo tiempo su unidad, no pueden ni deben identificarse, ignorando la historia y de manera simplista, con los llamados movimientos de “políticas de identidad” de décadas anteriores e incluso del período anterior a la crisis mundial. Durante la primera ola de la pandemia (4), habíamos hecho referencia a un importante informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) de marzo de 2020, titulado "La era de las protestas masivas: comprensión de una tendencia global en aumento". Entre otras importantes cosas, este informe afirmó que en los tres años posteriores a la elección de Trump en 2016, hubo una radicalización y movilización de masas sin precedentes: “con la participación de 15 a 25 millones de personas- que superan al Movimiento de Derechos Civiles ¡y al movimiento contra la guerra de Vietnam! " (op. cit.)

Es característica la radicalización de los jóvenes y de las mujeres en particular. Esto se manifiesta en el impresionante crecimiento de la organización de izquierda Democratic Socialists of America (DSA), que opera dentro del Partido Demócrata y que fue muy activa inicialmente en el movimiento en torno a la candidatura de Bernie Sanders, para remontarse, en muy poco de 5 mil miembros a 81 mil (!), especialmente durante el prolongado período de campaña para las elecciones de 2020. En el Congreso de la DSA, en el verano de 2019, se decidió votar "Bernie o Bust". Pero, después de que el actual Partido Demócrata impusiera la nominación conservadora de Biden, los socialistas demócratas alcanzaron su punto de ruptura. Finalmente, su política reformista los llevó a retirarse y apoyar a Biden. Aunque perseguidos por el aparato demócrata, y más atacados que los republicanos, en noviembre de 2020 lograron elegir 29 de las 40 nominaciones del DSA al Senado y la Cámara.

En otras palabras, el heterogéneo campo anti-Trump formó un frente de colaboración de clases, un "Frente Popular" sui generis bajo la hegemonía burguesa, un bloque interclase, que incluía al Partido Demócrata, un sector de la burguesía estadounidense - opuesto a las erráticas políticas nacionalistas de extrema derecha de Trump y la peligrosa agitación que causó-, las clases dominantes de Alemania, Francia, la mayoría de la UE y la OTAN, pero también amplias masas populares de oprimidos sin cuya movilización Trump no se habría anoticiado de su derrota electoral (5).

Nadie subestima lo que significaría la victoria de Trump y el regreso a la Casa Blanca para el pueblo estadounidense, incluidos sus votantes. Nadie subestima qué viento de apoyo a las velas de dictadores y fascistas en todas partes daría tal cosa. Pero nadie debe subestimar los peligros que plantea la vinculación (ojalá temporal) de las masas insurgentes a la hegemonía burguesa y al carro del Partido Demócrata imperialista, en ausencia de una solución, un liderazgo y una organización revolucionarios alternativos. El peligro es grande, especialmente en las condiciones actuales de profunda crisis y extrema polarización, "en un país que nunca ha estado tan dividido política y económicamente desde la época de la guerra civil" (6), en la segunda mitad del siglo XIX.

Los paralelismos con la Guerra Civil estadounidense, además del extracto anterior de la revisión política de la socialdemocracia alemana, son realizados por muchos analistas, tanto en los Estados Unidos como a nivel internacional. Aunque normalmente no van más allá de la superficie, no están del todo equivocados.

Todas las líneas divisorias y desigualdades, divisiones y exclusiones sociales de la sociedad estadounidense que surgieron en las elecciones y que mencionamos anteriormente -clase, raza, etnia, género- no son producto de alguna obsesión por las "políticas de identidad". Son elementos estructurales y funcionales originales de la formación social capitalista estadounidense, ya que se formó como el punto más alto del desarrollo histórico desigual y combinado del capitalismo mundial. Estas contradicciones sólo pueden ser superadas por una fuerza social, la clase obrera, que actuará, sin embargo, conscientemente como una clase universal, como decía Marx (7). Una clase que no puede liberarse sin liberar a todos los demás oprimidos y explotados, sin traer una emancipación humana universal, el comunismo global.

Con el fin de la guerra civil estadounidense, en 1865, se produjo el rápido desarrollo industrial y la creación de un proletariado industrial de masas, de inmigrantes de todos los orígenes y antiguos esclavos del Sur, en un vasto país, rico en materias primas, abierto a dos océanos, sin los obstáculos feudales que encontró el capitalismo en Europa, y habiendo exterminado a la población indígena. Son estos prerrequisitos históricos y materiales los que permitieron a Estados Unidos despegar y luego alcanzar su hegemonía imperialista mundial, después de la Primera y especialmente la Segunda Guerra Mundial.

El centro de la expansión del capitalismo estadounidense, después de 1865 y casi hasta finales del siglo XX, fueron los núcleos industriales de la cuenca del Mississippi. Pero con el colapso del edificio internacional de posguerra, centrado en Estados Unidos, de los tratados de Bretton Woods en 1971, el estallido de la crisis de sobreproducción de capital, y luego el giro en 1980 hacia la globalización del capital financiero y al llamado "neoliberalismo", las condiciones para la existencia y funcionamiento del capitalismo estadounidense cambiaron radicalmente.

La cuenca del Mississippi ha dejado de ser el centro vital del capitalismo estadounidense. Se derrumbó económicamente, con la desindustrialización y expatriación de empresas en países de bajo costo laboral, en el contexto de la globalización. Se convirtió en un "cinturón de óxido" con una población proletaria desocupada y desesperada y estratos pequeñoburgueses empobrecidos. Con algunas excepciones dentro del país, los centros dinámicos del capitalismo estadounidense, el capital financiero y las nuevas empresas de alta tecnología se han trasladado a las costas este y oeste. Aquí está la clave para entender el proceso histórico detrás de las recientes elecciones en un Estados Unidos que ve la película de la vieja guerra civil al revés.

El cambio dramático en la geografía social y política fue fruto del avanzado declive del capitalismo mundial, en la última etapa de su desarrollo histórico, la etapa del imperialismo y la omnipotencia del capital financiero, con todas las paradojas del parasitismo y el estancamiento.

La globalización capitalista financiera de los últimos treinta años fue el canto del cisne del "sueño americano" y la hegemonía planetaria de Estados Unidos, antes del desplome de 2008.

Ahora, en el momento de la "tormenta perfecta", llegó el Crepúsculo de los Dioses ...

Parte 2

América después de Trump

La presidencia de Biden, incluso con una ratificación por parte del Colegio Electoral en diciembre de 2020, caminará con pies de barro.

Enfrenta problemas cada vez más intratables, si no insolubles, que la propia campaña de Trump, con tribunales y los grupos de extrema derecha para anular los resultados de las elecciones o, en el peor de los casos, liderar un movimiento fascista desde sus cimientos para vengarse.

Una pierna de la nueva presidencia es de barro porque el edificio general del poder estatal, a nivel nacional y estatal, está hecho añicos, con los órganos de gobierno luchando entre sí, como la ilusión de los demócratas y las encuestas por una “ola azul” que barrería a los republicanos fueron amargamente refutados. La otra pata también es de barro, ya que la propia población, dividida en múltiples líneas divisorias (como vimos en la primera parte de este artículo), no es “gobernable” y manejable por el gobierno y las autoridades, como lo fue en otras épocas de prosperidad económica e indiscutible hegemonía mundial estadounidense. Lo más importante: ambos pies de barro se hunden en las arenas movedizas de una crisis capitalista multidimensional, global y sin precedentes cuya expresión más aguda y factor de agravamiento es la pandemia Covid-19.

Cuando estalló la pandemia de coronavirus, en la primera ola, en marzo de 2020, se sancionaron rescates sin precedentes con créditos de billones de dólares del Banco de la Reserva Federal (Fed) en colaboración con el Congreso, ríos de liquidez que superaron las medidas inigualables tomadas tras el colapso de Lehman Brothers en 2008. Mediante un acuerdo bipartidista, el Congreso aprobó urgentemente la Ley CARES (de las iniciales de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus), refiriéndose a la palabra “Cuidado” (cares) como un juego de palabras. La Fed recibió medio billón de dólares como “colchón”, cantidad que esta última se multiplicó por diez. 454 mil millones se convirtieron en 4.586 billones de dólares que fueron al rescate de los gigantes entre las grandes empresas. En comparación, de los fondos basados ​​directa o indirectamente en la Ley CARES, solo $ 603 mil millones se destinaron en total a subsidios para individuos y familias, beneficios de emergencia por desempleo y préstamos para estudiantes (8). Y a este nivel, las enormes desigualdades en la sociedad estadounidense son visibles. ¡También es bien sabido que la tasa de Gini, que muestra la desigualdad en los ingresos familiares, en EEUU es incluso peor que la de Costa Rica o Sudáfrica! (9)

Manteniendo las tasas de interés en cero, la Fed abrió 13 líneas de crédito para garantizar préstamos fáciles y baratos a empresas y municipios de diferentes tamaños durante la violenta recesión pandémica. “Los programas han permitido a la Fed recaudar billones de dólares que se vierten en los mercados financieros mediante la compra de deuda corporativa, incluidos algunos bonos basura, deuda del gobierno local y estatal, préstamos a pequeñas y medianas empresas y apoyo para financiamiento a corto plazo”.(10)

Como las medidas de emergencia vencen el 31 de diciembre de 2020, la Fed solicitó que se mantengan más allá de esa fecha, hasta 2021. Una vez más, sin embargo, las abismales brechas definidas por las elecciones amenazan con tragarlas. A medida que la pandemia estalla como un incendio forestal, acelerando la recesión económica, el Departamento del Tesoro y el secretario de Estado saliente de Trump, Steven Mnuchin, están por primera vez en desacuerdo con la Fed y su presidente Jay Powell recortando líneas de crédito de emergencia críticas para empresas medianas y Municipios sobre-endeudados y exigiendo que se devuelvan los fondos no utilizados.

Está claro que la acción de Mnuchin es parte de la estrategia de “tierra arrasada” seguida por la campaña de Trump para deslegitimar y socavar la presidencia de Biden. Como se esperaba, hubo agitación y una caída en los mercados de valores, pero también una fuerte reacción de los demócratas y economistas.

El conocido profesor de Harvard y exministro de Finanzas de Clinton, Larry Summers, se quejó de que Mnuchin está siguiendo la política de Trump de “quemarlo todo” y está haciendo lo contrario de Hank Paulson, el ministro de Finanzas de la administración Bush en el colapso de 2008 que coincidió con la transición a la Presidencia de Obama (11). Esta observación, en sí misma, muestra que la crisis política y económica ni siquiera está donde estaba cuando estalló la crisis mundial hace diez años.

Hoy, como advierte Summers, “no podemos predecir cuándo y si se producirá una contracción del crédito en los mercados crediticios. Son comunes los nuevos shocks (y terremotos) después de las crisis financieras. Es un error eliminar la posibilidad de abordarlos, como Steven Mnuchin lo hace”.

Mnuchin toma represalias, siguiendo al líder, que a pesar de la pandemia, ¡las “condiciones económicas son maravillosas”! Todo el mundo sabe lo contrario. La liquidez de los programas de contingencia se canalizó básicamente hacia la esfera financiera especulativa, hacia las burbujas del capital ficticio, dejando la producción a su destino oscuro, debido a la crisis de sobreproducción de capital. Después de todo, las devoluciones solicitadas por el ministro de Trump se refieren a fondos mantenidos como un “colchón” para sobrevivir a las empresas medianas y municipios muy endeudados en la próxima crisis. Por ejemplo, el programa de préstamos de Main Street de 600 mil millones de dólares previstos ha proporcionado hasta ahora menos de 5 mil millones de dólares (12) Mnuchin pide que el resto sea devuelto a su Ministerio… El objetivo es claro. Sabotaje. Incluso si la próxima presidencia quiere reactivarlos, no puede hacerlo automáticamente. Se perderá un tiempo precioso cuando no haya tiempo.

El propio presidente de la Fed, Jay Powell, expresando diplomáticamente su oposición a Mnuchin-Trump, dijo que los próximos meses “plantearán grandes desafíos para la economía estadounidense” (13). Incluso sin el sabotaje de la presidencia saliente de Trump, hay un estancamiento en la economía capitalista después, durante, e incluso en el final por ahora no divisable de la pandemia. Las contradicciones del capital en su explosión no pueden resolverse con el instrumento de una política monetaria más heterodoxa. Las razones y la diferencia entre el capital y la forma monetaria del valor (y la moneda, símbolo del dinero) han sido analizadas a fondo por Marx en los primeros capítulos del Primer y Segundo Volúmen de El Capital (sobre este tema crucial, debemos volver a otro artículo particular).

La propia Fed, pero también los otros bancos centrales, como el Banco Central Europeo o el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón, que también tomaron medidas extraordinarias adicionales para proporcionar liquidez monetaria tras el estallido de la pandemia, se enfrentan al estancamiento que Mohamed el-Erian, un conocido financiero y administrador de fondos de cobertura (hedge funds) que hoy es profesor en Cambridge, describe como una “situación de perder-perder-perder”, una situación en la que en las tres opciones presentes estás perdiendo. En cuanto a la provisión de liquidez monetaria a través de medidas poco ortodoxas, los bancos centrales “pierden si intentan frenarlos porque pueden causar inestabilidad financiera y daño a la economía real. Si hacen más, aumentando la oferta, sueltan combustible para un mayor riesgo. También pierden, si continúan como lo hacen ahora, aumentando la brecha cada vez mayor entre la economía real y los mercados financieros”. (14)

Al mismo tiempo, la perspectiva de una “cascada de pánico en los mercados crediticios”, de la que habló Larry Summers, se hace visible si se toma en consideración la amenaza que representa el nivel astronómico de la deuda estadounidense y mundial:

“Según los últimos datos oficiales del IIF (Instituto de Finanzas Internacionales), la deuda global ha superado los 272 billones de dólares en el tercer trimestre de 2020. ¡Y según los datos disponibles (programas de préstamos soberanos) se espera que alcance los 277 billones de dólares final de este año! Tal cifra significa que la deuda global es más de tres veces y media mayor que el PIB global (365% del PIB).

Los datos analíticos publicados por el IIF muestran que en los nueve meses de 2020, es decir, en los tres trimestres de 2020 que han pasado, la deuda ha aumentado en $ 15 billones. Lo sorprendente es que el crecimiento de la deuda es mucho mayor entre los países desarrollados de la OCDE. El crecimiento en la región de países desarrollados ha alcanzado el 432% en el tercer trimestre de 2020. Y la mitad de este aumento proviene del aumento de la deuda en Estados Unidos ... ” (15).

Estados Unidos después de Trump, que ahora vive el drama satírico “Trump el furioso”, con todas las consecuencias devastadoras de la campaña “tierra arrasada” en una tierra ya arrasada por la crisis y la pandemia, no puede “volver a la normalidad y la reconciliación”, como dice la retórica de los heraldos Demócratas. La editora del Financial Times, Rana Foroohar, señala que “Trump no fue la causa sino el síntoma de un péndulo que fue demasiado lejos en la captación de capital de las grandes empresas y la corrupción tanto en la política como en los negocios” (16).

También recuerda “la extraordinaria reunión en línea de ZOOM a las 7:30 de la mañana del 6 de noviembre con los directores ejecutivos de 30 gigantes capitalistas”, como escribimos (17), y la preocupación de la mayoría, excepto Stephen Schwartzman, fundador del gigante Blackstone, sobre la negativa de Trump a aceptar el resultado de las elecciones y la agitación, con fuertes consecuencias financieras, causada en el período de transición hasta la toma de posesión del nuevo presidente en enero de 2021. Rana Foroohar señala con razón que la reunión, los intereses y las presiones políticas de un puñado de magnates están despertando el sentimiento público, especialmente entre los estratos plebeyos que votaron por Trump. Pero también recuerda un estudio empírico de Shawn McGuire y Charles Delahunt, publicado recientemente, en noviembre de 2020 por el Institute for New Economic Thinking, que muestra que ¡cualquier cambio en la política de Estados Unidos está determinada por la opinión del 10% más rico de la población! Es obvio cuán democrático es “el modelo democrático por excelencia” del así llamado “Mundo Libre”, la joya de la corona del liberalismo, ¡la “República” transatlántica! Los huesos de Abraham Lincoln, Benjamin Franklin, el poeta Walt Whitman, el visionario de otra América, Henry David Thoreau crujirán.

Esto no es solo un retroceso de la democracia burguesa y el parlamentarismo, ni una expresión de su declive solo en el Estados Unidos en crisis. Es la expresión, en el país de mayor desarrollo del capitalismo, de su declive como sistema global. Es precisamente por el declive histórico que lo que se ocultaba detrás de los votos burgueses de lealtad a “Libertad, Igualdad y Hermandad” y que Marx (18) ya había revelado: la “libertad” de la esclavitud asalariada, con el comprador y vendedor de fuerza de trabajo apareciendo legalmente individuos libres e iguales, la “igualdad” del intercambio de mercancías equivalentes; una “hermandad” donde el único vínculo es el egoísmo, bajo el régimen de propiedad privada capitalista de los medios y condiciones de producción social.

Es el declive histórico y la crisis del capitalismo global lo que impulsa la rápida desintegración de la democracia parlamentaria burguesa y el surgimiento de las fuerzas barbáricas de la reacción burguesa, las formaciones de extrema derecha y fascistas. Trump es de hecho el síntoma de la patología del capitalismo senil, no su causa.

El editor en jefe del Financial Times, en el artículo que mencionamos anteriormente sobre los eventos en Estados Unidos después del 3 de noviembre de 2020 y la determinación de su política por parte de la élite más rica del 10% de la población o incluso por 30 directores ejecutivos de los gigantes capitalistas más grandes, no se refiere accidentalmente a… Marx: “Como observó Karl Marx, sólo bajo la amenaza de las masas los dueños de los medios de producción reconocen sus intereses comunes”.(19)

Los 30 directores ejecutivos de gigantes capitalistas estadounidenses reconocen que su interés común está amenazado, en última instancia, no por Trump sino por masas radicalizadas y rebeldes, aún confundidas, que buscan una salida en los extremos polarizados. La campaña electoral de Trump buscó deliberadamente, armando al racismo y la movilización fascista de tropas de asalto de la “supremacía blanca” como los Proud Boys, para cultivar una paranoia anticomunista que superó la de la “Guerra Fría” y el macartismo.

Pero también por parte del establishment del Partido Demócrata antes, durante la campaña electoral, pero sobre todo después de las elecciones, orientando los ataques sobre la izquierda, especialmente contra Squad, el grupo de valientes jóvenes provenientes de la clase trabajadora y las minorías oprimidas y cuyas acciones, en gran medida, los demócratas deben su victoria en estados clave. Por el contrario, el mismo establishment burgués de los demócratas abre los brazos a la derecha, en nombre de la “reconciliación nacional” y por el interés común: el enfrentamiento de la amenaza de las masas y el riesgo de lograr la independencia política de los mecanismos del bipartidismo por parte de la clase obrera, a la cabeza de todos los oprimidos, adquiriendo la dirección revolucionaria que ahora falta.

En cierto sentido, estas jóvenes mujeres del Squad y Cory Bush (que han encontrado una recepción y elección triunfantes) reflejan, incluso de forma distorsionada, el futuro. Por el contrario, los 30 CEO, la élite gobernante, parecen dinosaurios y pterodáctilos de una prehistoria lejana.

Parte 3

Consecuencias globales

El capitalismo estadounidense está atrapado en una contradicción no resuelta: surgió y prevaleció como superpotencia hegemónica global en el siglo XX, es decir, en la era imperialista de declive capitalista. A pesar de su gigantesca superioridad económica y poder militar, nunca ha podido tener la ventaja del Imperio Británico, al que reemplazó en la primacía: la hegemonía global del Imperio Albion se asoció con el surgimiento histórico del capitalismo y no con su declive. En la unidad de los opuestos: hegemonía global de Estados Unidos - el declive del capitalismo global, lo principal y decisivo, en el análisis final, es el declive capitalista. Es la misma Edad histórica en la que entró la humanidad y que hizo posible que EEUU ganara la hegemonía mundial que la sumerge en el crepúsculo del declive.

Las fuerzas impulsoras de esta Era también operaron durante el apogeo de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial dentro del marco del marco de Bretton Woods centrado en Estados Unidos. El colapso del marco de Bretton Woods también coincide con la victoria de la revolución vietnamita el 1 de mayo de 1975, la primera derrota histórica a gran escala del imperialismo más poderoso jamás experimentado por la humanidad. Estados Unidos nunca superó el llamado "Complejo de Vietnam" que revivió traumáticamente al hundirse en el baño de sangre de la llamada "Guerra contra el terrorismo" en Afganistán e Irak a principios del siglo XXI.

Décadas de globalización capitalista, con la liberalización del movimiento de capitales y comoditis, el desplazamiento y sobreacumulación del capital financiero, el "neoliberalismo" y sobre todo el colapso del "temor rival", la Unión Soviética y el bloque soviético, el paso hacia la restauración capitalista en los países del antiguo "socialismo existente" y especialmente en China, ocultó el declive de la hegemonía mundial transatlántica, que parecía firme e indiscutible a escala planetaria por sus competidores en Europa y Asia.

Las fuerzas impulsoras de la época histórica continuaron su acción subterránea. El estallido de la crisis mundial en 2007/08 centrado en América manifestó su función destructiva y la desnudez de la ahora senil hegemonía estadounidense. ¡El grito de guerra de Trump MAGA! ¡Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande! (por su sigla en inglés) fue simultáneamente un reconocimiento del declive estadounidense y una declaración de una campaña para subordinar a todos, por todos los medios y contra los “amigos” y enemigos, internacionalmente, a su primacía indiscutible. Es un error verlo como un llamado a un "regreso al aislacionismo estadounidense" contra los "globalistas".

El grito arrogante, nacionalista y racista del demagogo en la Casa Blanca ¡América Primero! no significa en absoluto abandonar su hegemonía mundial. Por el contrario, expresa claramente la exigencia de su aceptación incondicional, capitulación de todos a las condiciones de indiscutible supremacía norteamericana. Socavando y alejándose de las instituciones internacionales, el acuerdo climático de París, el Tratado Transpacífico (TPT), la Organización Mundial de la Salud (OMS) en condiciones de una pandemia letal, e incluso los ultimatums que amenazaban con retirarse de la... OTAN no fue un giro para una introversión solitaria sino un chantaje de la “protección” gangsteril, una orden de someterse a la hegemonía americana destrozada. Esa sumisión se intenta mediante la demonización de China, la escalada de guerras comerciales y monetarias contra China, la UE, Japón, las intrusiones contra Cuba, Venezuela, América Latina en su conjunto, las guerras de poder en el Medio Oriente y África, las sanciones y cancelación del acuerdo nuclear con Irán, la penetración en Europa del Este y los Balcanes, el cerco de Rusia. Todo esto manifiesta lo contrario de un movimiento para retirarse del escenario internacional y el "autoaislamiento" de EEUU. Es una guerra implacable para restaurar la hegemonía sacudida, para revertir el declive de Estados Unidos.

La actitud arrogante, brutal y no diplomática de un Trump salvaje no fue dictada por el libre albedrío de un bandido lumpen-multimillonario, sino por las necesidades apremiantes de la clase gobernante en declive de Estados Unidos que, viendo desaparecer la superioridad global de su dominio, reclutó a Al Capone para limpiar el desastre él mismo. Solo logró exacerbar su crisis política y económica, perdiendo el control sobre la población que sufría, provocando levantamientos populares como Black Lives Matter y, al mismo tiempo, privándose de aliados internacionales. Ha llegado el momento de su retirada y sustitución -al menos para la mayoría de los magnates de la oligarquía capitalista, que exigen una transición y transferencia "suave" del poder presidencial.

¿Qué cambiará con Biden? El estilo, la diplomacia, la actitud hacia las instituciones internacionales, algunas prioridades, la restauración de alianzas, etc. - pero no la necesidad estratégica y estructural del capitalismo estadounidense de hegemonía global. Por eso, ya en enero de 2020, Joe Biden publicó un artículo en Foreign Affairs titulado Por qué Estados Unidos debe liderar nuevamente.

"Decir que es una cosa y entregar siendo otra", le advierte el analista Gideon Rachman. Los esfuerzos del envejecido Estados Unidos por recuperar su juventud perdida, en un período de levantamientos y signos de incipiente guerra civil, están provocando más levantamientos y disturbios en relaciones políticas y socio económicas a escala internacional. Las presiones sofocantes sobre sus rivales capitalistas en Europa y Asia se están convirtiendo en palancas de la escalada de la lucha de clases interna dentro de cada país.

Biden, quien bajo su vicepresidencia en la Administración Obama autorizó los bombardeos en siete países, no calmará las tensiones en el exterior, por mucha diplomacia que utilice, a diferencia de la rudeza de Trump. No tendrá ninguna dificultad para cumplir la promesa electoral de volver al acuerdo climático de París (diluido por la entonces administración Obama) o volver a la Organización Mundial de la Salud y, sobre todo, al liderazgo de EE.UU. en la OTAN. Esto último tranquilizará a Alemania y a la UE, pero preocupará fuertemente (y con razón) a Rusia por la escalada de presión sobre ella y las intervenciones en su región, en Europa del Este, Balcanes, "Cercano al Extranjero" (Cáucaso y ex Asia Central Soviética), tanto como en el Mediterráneo Oriental y Oriente Medio.

En Medio Oriente, se mantendrá la expropiación de los derechos del pueblo palestino, así como el principal objetivo común entre Estados Unidos e Israel seguirá en el centro de la estrategia estadounidense: destruir el desafío presentado por Irán y su creciente influencia en la región, en Irak, Siria, Líbano y Yemen.

A diferencia de Trump, Biden intentará volver a utilizar como una herramienta a la Autoridad Palestina, que se apresuró a reabrir voluntariamente las "negociaciones" con el gobierno de Netanyahu inmediatamente después de las elecciones estadounidenses. Las ilusiones pueden volver a manifestarse, pero eso no significa que Biden pueda o incluso quiera resucitar los Acuerdos de Oslo sosteniendo la ilusión de la creación de “dos Estados”.

Después de todo, Trump, ya en el período de transición, envió a Pompeo a la región para organizar nuevos hechos consumados. Aparte de la provocadora fiesta de despedida con los colonos sionistas de extrema derecha, mucho más importante fue la organización, el 22 de noviembre, del primer encuentro directo de Netanyahu, por primera vez en suelo saudí, con el corrupto gobernante saudí (y asesino de Kassoghi) Mohamed bin Salman al-Salman. Arabia Saudita aún no ha seguido el reconocimiento de Israel como lo hicieron los emiratos de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein o la junta militar de Sudán, ya que Mohamed bin Salman sigue pretendiendo pedir primero un acuerdo palestino. Pero al mismo tiempo, como se conoció, el tirano saudí está presionando a Pakistán para que reconozca a Israel y se reúne, a medianoche, en secreto incluso con el ministro de Relaciones Exteriores israelí Ashkenazi, el astuto Netanyahu...

Un elemento central del llamado "Gran Plan" de Estados Unidos para el Medio Oriente, aparte de las estafas especulativas del yerno de Trump, permanecerá después de Trump: la creación, en torno al eje israelí-saudí, de una coalición reaccionaria de estados árabes sunitas que abandonan efectivamente a los palestinos a un régimen de apartheid y que tendrá como objetivo una ofensiva central en Irán. Pero a diferencia de Trump y a pesar del descontento de Netanyahu, los Estados Unidos bajo Biden intentarán renegociar con Irán para revivir el acuerdo nuclear de Obama. Esto no será fácil y ciertamente no tendrá lugar en el corto plazo, ya que las elecciones se celebrarán en Irán en junio de 2021. Manteniendo la presión de las sanciones que infligen sufrimiento y muerte a los económicamente devastados por el Covid 19 del pueblo iraní, Estados Unidos quiere no solo disciplinar al insubordinado Irán, sino también romper la alianza de lobos en la región entre Irán, Rusia y Turquía. Controlar a Irán, afiliar a la OTAN a Turquía de nuevo y apretar la soga a Rusia, que, con su intervención en Siria, ha vuelto a recuperar un papel protagonista en Oriente Medio.

Mirando el panorama en forma más amplia, se revela cuán miope, estrecha y peligrosa es la actitud servil proimperialista de los gobiernos burgueses griegos, tanto del anterior gobierno de "izquierda" de Tsipras como ahora del de derecha de Mitsotakis, que convirtió a Grecia en un bastión avanzado del imperialismo estadounidense en nombre de supuestamente "prevenir la amenaza turca". Ahora están cultivando ilusiones de que el "amigo" de Erdogan se ha ido y el nuevo presidente estadounidense será amigo de... Mitsotakis. Los sirvientes serviles del imperialismo que gobiernan Grecia involucran al pueblo como carne de cañón en los planes de guerra de los imperialistas en nuestra región volcánica, como cuando sirvieron a la Entente imperialista, llevando a la población griega de Anatolia a la catástrofe de Asia Menor de 1922. La agresiva intervención del imperialismo estadounidense en su “patio trasero”, América Latina en la agitación revolucionaria desde Chile, Bolivia y Perú hasta Costa Rica y Guatemala, seguirá apuntando principalmente a subyugar a Venezuela y Cuba. El fracaso de Macri en Argentina y de Bolsonaro en Brasil intensificará el conflicto entre el imperialismo y las masas empobrecidas de América Latina.

La fuerza motriz de las guerras es la crisis, los intereses en conflicto de las llamadas Grandes Potencias en América y Europa y de las clases dominantes regionales. En términos de la política estadounidense a nivel mundial, la primacía en medio de la crisis sistémica y el declive histórico sigue siendo Hacer Estados Unidos Grande de Nuevo (Trump) o Hacer Estados Unidos Líder de Nuevo (Biden).

El realineamiento de Estados Unidos con la UE, como lo desean Macron y Merkel, fortalecerá a la OTAN y sus objetivos de guerra, pero no eliminará la competencia, el comercio y las guerras monetarias. La UE lleva mucho tiempo presionando y ahora exige más impuestos y controles regulatorios sobre las empresas estadounidenses de alta tecnología como Google y Amazon. El propio Biden, en sus discursos de campaña electoral, no dejó de combinar declaraciones de fe en la globalización con una retórica de nacionalismo económico que no se alejaba mucho de las de su oponente, como señala el Instituto Friedrich Ebert, el think tank de la socialdemocracia alemana: "Compre productos estadounidenses", "Brinde a nuestros trabajadores y empresas las herramientas que necesitan para ser competitivos", "Resista los abusos del gobierno chino", etc.

La referencia de Biden a "nuestros trabajadores y corporaciones" es obviamente un llamado a la colaboración de clases entre la burocracia sindical estadounidense y las corporaciones estadounidenses en la "jihad" comercial contra las corporaciones competidoras en Europa y Asia. El mensaje es claro para la UE, ya que es una amenaza abierta para China.

No hay duda de que Estados Unidos continuará su campaña contra China y su guerra comercial después de Trump, a pesar de los llamados de Beijing a la "prevención de la Guerra Fría", la "cooperación internacional", el "pluri-lateralismo", "un mundo multipolar" y confuciano "armonía global".

Los pacifistas pueden ser atraídos por este discurso, pero es totalmente rechazado por los magnates estadounidenses que ven su participación en el mercado mundial disminuyendo constantemente y China, solo diez días después de las elecciones estadounidenses, del 14 al 15 de noviembre de 2020, firmando con otros 14 países de Asia y el Pacífico, incluidos Japón y Corea del Sur, ¡uno de los acuerdos de libre comercio más grandes de la historia del capitalismo!

El conflicto entre Estados Unidos y China tiene una dimensión e impacto global. Se desarrolla desde el Mar de China Meridional y Taiwán, con crecientes tensiones peligrosas vinculadas con repetidos ejercicios navales amenazantes, hasta la llamada Nueva Ruta de la Seda China (Ruta de la Seda y la Franja, ahora rebautizada como Iniciativa de la Franja y la Ruta - BRI) en Asia, los Balcanes, África y hasta América Latina, especialmente Venezuela y el mercado brasileño.

En una ironía acostumbrada a la astucia de la historia, el viejo pero siempre visionario Metternich de Estados Unidos, Henry Kissinger, el antiguo arquitecto de la reunión Mao-Nixon y el acercamiento estadounidense-chino contra la URSS, recientemente, en octubre de 2020, comparó la actual tensión con eso en vísperas de la Primera Guerra Mundial. El propio presidente Xi Si Ping habló de evitar la "trampa de Tucídides", el inevitable conflicto entre el ascenso de Esparta y la declinación de Atenas en la guerra del Peloponeso, cuya historia fue maravillosamente escrita por Tucídides y ofrecida a la humanidad como "κτήμα εσαεί- una posesión para siempre".

Todas las analogías siempre tienen sus límites. Los conflictos de la modernidad burguesa tardía en el siglo XXI no son los de la antigüedad griega precapitalista y premoderna. Además, la China de hoy no es la Alemania imperialista en ascenso en competencia con la Gran Bretaña imperialista en declive. Tampoco es la actual Gran Bretaña de Estados Unidos. En el lado opuesto, la peculiar formación socioeconómica de China se formó a través de los zigzags más contradictorios: una gigantesca revolución social y antiimperialista que la sacó de la miseria semi-colonial y la fragmentación; luego, las convulsiones, contradicciones, impasses del “socialismo en un solo y atrasado país” maoísta; el giro posterior a 1978 hacia la restauración capitalista, la apertura al mercado mundial, el canibalismo de los logros del pasado revolucionario en beneficio de un crecimiento económico increíblemente rápido; y ahora los nuevos impasses, internos y sobre todo internacionales, con una economía capitalista global desgarrada por una crisis sin precedentes y sin resolver, con los imperialistas queriendo fragmentarla nuevamente y convertirla nuevamente en colonia.

China como esta formación socioeconómica históricamente configurada, no reclama ni puede reemplazar a Estados Unidos como el detentador de la hegemonía mundial.

El viejo pronóstico de León Trotsky es hoy más válido que nunca. El único que puede suceder a Estados Unidos en la hegemonía global es el socialismo global. Solo una transformación socialista revolucionaria del mundo puede salvar al pueblo de China, al pueblo de Estados Unidos y a la humanidad.

El reloj histórico de Trump y Biden en Estados Unidos marca la hora cero. Los proletarios y los oprimidos a través de todo el mundo están en su propia hora muy avanzada en el Día del Juicio Final. En el momento de la revolución socialista mundial.

17-24, Noviembre, 2020.

Notas

1 Financial Times 14/11/20

2 L. Trotsky, Europa y América, 1926

3 Rana Foroohar, America’s other identity divide –class, Financial Times 16/11/20

4 Ver Pandemia y Crisis – la tormenta perfecta, publicado por Nea Prooptiki junio 2020

5 Ver también el artículo sobre las elecciones norteamericanas de Paul Mason The only way out is the alliance between the center and left, 8 noviembre 2020, que aboga por el renacimiento del Frente Popular en Francia y España en 1936…

6 Peter Bolinger, Joe Biden should not miss the Bretton Woods moment, International Politics and Society, Institute Friedrich Ebert, 9/11/2020.

7 Karl Marx, Introducción 1844 a la Crítica de la filosofía del derecho y el estado de Hegel, publicado en griego por Papazisis 1977.

8 Robert Brenner, Plunder and Pandemic, New Left Review No123, May-June 2020

9 Peter Bolinger, Joe Biden should not miss the Bretton Woods moment, International Politics and Society, Friedrich Ebert Stiffung, 9/11/2020

10 Colby Smith and James Politi, Political divisions put Fed’s pandemic emergency measures in doubt, Financial Times 19/11/2020.

11 James Politi and Eric Platt, Mnuchin defends ending crisis lending tools amid split with Fed Financial Times 20/11/2020.

12 Colby Smith and James Politi, Political divisions… Financial Times 19/11/2020.

13 Political divisions… ibid Financial Times 19/11/2020.

14 Political divisions… ibid Financial Times 19/11/2020.

15 Yannis Angelis, World economic crisis: US and Eurozone plunge into debt, neaprooptiki.gr, 20/11/2020.

16 Rana Foroohar, Corporate America’s Deal with the Devil, Financial Times 23/11/2020.

17 Ver primera parte de este artículo, neaprooptiki.gr, 16/11/20, and Financial Times, 14/11/20.

18 K. Marx, El Capital, Volumen I, Capítulo 4, KKE Publication 1954, pp. 188-189.

19 Rana Foroohar, Corporate America’s Deal with the Devil, Financial Times 23/11/2020.

Traducción: Verónica Fernández, Emiliano Monge y Ariel Linares.

Suscribite a Política Obrera