Catamarca: el gobierno ataca a los trabajadores de la salud

Escribe Dayana Yapura

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los ataques del intendente de la ciudad de Recreo, Luis Polti (FdT), contra Paula Nieto, enfermera municipal, con una suspensión sin goce de haberes y el pase a disponibilidad en represalia por haber reclamado elementos de protección para tareas de control en la vía pública, se viralizaron y generaron repudio en amplios sectores en los medios y en las redes sociales. Hasta el gobernador Raúl Jalil planteó que se debía rever la situación. La presión social obligó a Polti a anular las sanciones y reincorporar a la trabajadora a sus tareas, pero le modificó sus horarios, a sabiendas de que Paula Nieto, además de trabajadora municipal, también trabaja en una farmacia, ya que, con el salario de 13 mil pesos, de la categoría más baja en la municipalidad, le sería imposible sobrevivir a ella y sus cinco hijos.

En su defensa Polti planteó que había sufrido violencia de género (¿?) y hasta anunció la posibilidad de una denuncia penal contra Paula por la grabación del audio.

Días después, el jefe comunal fue detenido por violar la cuarentena, cuando se lo encontró “pescando” en un dique de la localidad vecina de Icaño, junto a otros funcionarios.

La conducta del intendente Luis Polti no fue un exabrupto. Carga en su haber con más de doscientos despidos, misoginia, represiones y detenciones contra manifestantes y delegados obreros desde que retomó la intendencia el pasado diciembre.

Tampoco lo ocurrido en Recreo es una excepción a la regla en materia de política de salud en la provincia, encubierta en el hecho de que aún no se han producido casos de contagios del virus.

Por eso tuvieron gran repercusión las manifestaciones de los trabajadores del Hospital de Niños de la capital provincial, quienes sostienen un reclamo salarial, denunciando que el impuesto a las ganancias afecta al cobro de las guardias, confiscando sumas de entre $5.000 a $30.000. Los trabajadores señalan tener una carga de hasta 24 horas de servicio y plantean denuncias sobre las pésimas condiciones laborales.

Ahora, el gobierno provincial planteó extender la grilla de actividades esenciales y, de este modo, “flexibilizar” la cuarentena. Jugando con las cifras -se supone que no hay infectados en la provincia-, el gobierno cede a las presiones de los capitalistas locales. Vamos a un escenario de mayor riesgo de contagio en un territorio en el que la salud pública se encuentra en un estado de profunda decadencia y los centros privados representan dos terceras partes de la totalidad de los centros de salud.

Frente a este escenario está planteado tanto en los centros de salud pública y privados la realización de asambleas para organizar y coordinar un plan de acción para reclamar elementos de protección para los trabajadores que cumplen las tareas, la defensa integral de los salarios del personal de guardia, la reducción de la Jornada en Salud a seis horas y que Paula Nieto sea restituida a su lugar y turno de trabajo y el pago total de su salario.

Suscribite a Política Obrera