Jubilados: no hay fórmula ni bono que nos saque de la miseria

Escribe Charly Petrillo – Jubilados Clasistas

Reclamemos aumento de emergencia de $100.000 para todos, jubilación mínima equivalente al costo de la canasta familiar.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Después del mazazo devaluatorio del 20 % que desató una estampida de precios, especialmente en el rubro alimentos, el gobierno anunció un plus de $10.000 al bono de $ 27.000 que pagará a partir de setiembre junto con el aumento del 23,9 % que dicta la fórmula de movilidad para quienes cobran la mínima, hasta un tope de $124.460. En agosto, el haber más el bono alcanzó $90.000 para los jubilados que cobramos la mínima. De un universo de casi 7 millones de jubilados y pensionados, 5 millones cobramos el haber mínimo. Otros 2 millones no recibirán ninguna compensación.

El resultado no es solamente el achatamiento negativo de la pirámide, sino que los haberes por encima de la línea de indigencia absorben enteramente el deterioro frente a la inflación. Los cálculos más benévolos calculan la pérdida de este sector en 20% en 11 meses.

Los $ 37.000 de bonificación por 3 meses son una burla al conjunto de los trabajadores. Significan $ 300 miserables por día cuando un café sale $ 600.

Con las exigencias de los planes del FMI de mayores ajustes, la inflación trepará, según los cálculos más auspiciosos, arriba del 15 %. No hay bolsillo que aguante. Y no hay fórmula ni bono que supere los brutales índices de aumento.

Desde septiembre del 2017 hasta la fecha, con los gobiernos de los Macri y los Fernández los millones que cobran la mínima sufrimos un deterioro del 25%; mientras que los haberes más altos perdieron casi del 50 % de su valor.

La medida de aumento de la devolución del IVA de $ 4.050 a $ 18.000 a las compras con las tarjetas de débito vinculadas a las cuentas bancarias donde se cobra el haber son una aspirina, frente a las remarcaciones indiscriminadas de alimentos y los medicamentos.

Ningún trabajador ni jubilado debe ganar por debajo de la canasta familiar, hoy en más de $500.000.

Los planes y programas de los tres jinetes del ajuste, Massa, Milei y Bullrich, son la continuación de la demolición del régimen previsional y el regreso a la maldita jubilación privada. Las burocracias de la CGT y CTA son funcionales a estos planes.

La situación exige una profunda deliberación del conjunto de trabajadores ocupados, desocupados y jubilados para poner un freno a este brutal ataque a nuestras condiciones de vida. Impulsar una huelga general debe ser el primer punto de una autoconvocatoria para imponer nuestros reclamos.

LEER MÁS:

Contra la limosna de Massa, huelga general Aumento general de salarios y jubilaciones para todos los trabajadores. Por Marcelo Ramal, 29/08/2023.

Medidas de Massa: “paquete” devaluado, acordado con el FMI Exijamos paritarias para todos y todas. Por Fede Fernández, 29/08/2023.

Jubilados: cómo respondemos a este nuevo ataque brutal Por Charly Petrillo – Jubilados Clasistas, 27/08/2023.

Jubilaciones: otro aumento de pobreza Por Charly Petrillo – Jubilados Clasistas, 03/08/2023.

Suscribite a Política Obrera