Malvinas, una base petrolera y militar de la OTAN... y del sionismo

Escribe Patricia Urones

Tiempo de lectura: 5 minutos

El Gobernador de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella advirtió hace poco acerca de la visita de directivos de la petrolera israelí Navitas a las Islas Malvinas y planteó que de avanzar el gobierno británico en la explotación petrolera iniciará todas las acciones legales y administrativas correspondientes (provincia.23, 03/10). La presencia de Navitas en Malvinas se remonta a 2021, cuando la empresa adquirió el 65% del proyecto de exploración Sea Lion, un yacimiento petrolífero ubicado al norte de las islas. El yacimiento Sea Lion habría sido descubierto en 2010 por la británica Rockhopper: en un comunicado, la empresa estimó las reservas en cerca de 1.000 millones de barriles de petróleo crudo. Según el gobierno argentino, el descubrimiento sería anterior, al encontrarse en la línea del yacimiento de Cerro Dragón, sólo que mar adentro, YPF ya habría dejado sentada la existencia de este yacimiento en 1960.

El yacimiento en cuestión se encuentra dentro del llamado “limite exterior” de la plataforma continental del Estado argentino, cuyo reconocimiento fue otorgado por el órgano correspondiente de la ONU, en base a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, en 2016. Esa resolución implicó, en su momento, un fuerte espaldarazo del imperialismo internacional al gobierno de Macri, y un golpe a los nac&pop, en una causa de gran peso político en nuestro país. Por otro lado, la “doctrina” acerca de los derechos territoriales de los Estados sobre el mar comenzó a elaborarse en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Antes de esto, el mar era considerado “libre” por no ser “susceptible de ocupación”. La integración de los mares a la “propiedad territorial de los Estados” tiene como objetivo el acaparamiento de sus recursos naturales y su mercantilización, una primera etapa de privatización de los mismos, y el reforzamiento de la defensa militar de los Estados. El gobierno argentino, por medio de la secretaría de Energía emitió, en abril de 2022, una resolución declarando “ilegales” y “clandestinas” las actividades de la empresa Navitas por no haber cumplido con el procedimiento administrativo argentino para obtener el permiso de exploración. La empresa israelí Navitas fue inhabilitada para prestar servicios en territorio argentino. El gobierno de los Fernández, sin embargo, mantuvo el litigio, convenientemente circunscripto al ámbito privado, para que esto no obstaculice el entendimiento que estaba llevando a adelante con el Estado sionista de Israel.

area-explotacion-malvinas

Navitas es una empresa especializada en explotación petrolera marítima, conocida como explotación off shore. Gran parte de sus directivos pertenecieron la famosa compañía Delek Drilling, ahora NewMed Energy, que descubrió, en 2009 y 2010, los campos petroleros Leviatán y Tamar en el Mediterráneo Este. Estos campos petroleros, al igual que los que ahora explora Navitas en Malvinas, están en disputa, pues pertenecerían, según el derecho internacional, al territorio de Palestina. En septiembre, la empresa ha sacado una solicitada en un medio local de las islas convocando a potenciales proveedores para la puesta a punto de la infraestructura necesaria para iniciar la actividad de explotación, que se planifica para 2024. Las obras incluyen el reforzamiento del muelle de Puerto Argentino, los caminos y las tuberías necesarias para el transporte de las materias primas. La construcción de esta infraestructura, así como la puesta en funcionamiento de la plataforma implica un paso más en la ocupación por parte del gobierno británico. Aquellas empresas que provean o compren al consorcio que explota el yacimiento, estarían reconociendo la potestad del gobierno británico para administrar el recurso.

mapa-malvinas

La consolidación de la ocupación británica de Malvinas, va más allá de los intereses propiamente británicos. Desde estas páginas hemos hablado acerca del objetivo de convertir a las islas en una base militar de la OTAN. Esto significa, una base de monitoreo satelital del hemisferio sur, de abastecimiento de armas y combustible. La crisis abierta en la provincia de Tierra del Fuego acerca del funcionamiento de un radar de la firma británico-americana LeoLabs en la localidad de Tolhuin es una prueba de estas intenciones. La firma ingresó este radar con la autorización de la Aduana y sin la intervención ni del Ministerio de Defensa ni de la Cancillería. Leolabs es una empresa que presta servicios a entidades civiles, pero también militares. Según el medio Agenda Malvinas, el radar tendría el objetivo de permitir una detección más temprana de los misiles supersónicos rusos. La jefa del Comando Sur Laura Richardson hace rato muestra incomodidad por la presencia del capital chino en el Cono Sur y, específicamente, en la Patagonia. El gobernador Gustavo Melella, a pesar de sus muestras de incomodidad por la presencia de los directivos de Navitas en las islas, no ha ido más allá de una declaración de compromiso, pero ha bloqueado, por intermedio de su bloque en la legislatura fueguina, hasta un pedido de informes acerca de este hecho. Melella es un fiel aliado del kirchnerismo y hoy se muestra muy comprometido con la campaña de Massa.

El “repudio” de Melella esta lejos de ser una defensa de la soberanía sobre las islas, porque el gobierno de la provincia bloqueó sistemáticamente la intervención de la población en la discusión acerca de la ampliación de la plataforma petrolera de Total Austral en la cuenca fueguina, operando, en el mismo acto, como un agente de los intereses de la petrolera. La habilitación de la francesa para ampliar la explotación en las costas de la provincia omitió, también, un riguroso estudio del impacto ambiental que esta explotación traerá al ecosistema marítimo. El gobernador enmarcó el problema de Malvinas dentro de la legalidad, pero lo que está en juego es un compromiso de Argentina con la OTAN, en el marco de la guerra contra Rusia y que ahora suma otro frente en Medio Oriente, donde la organización del Atlántico presta un inquebrantable apoyo al estado sionista de Israel… quien colabora con Inglaterra en la explotación del petróleo en Malvinas. Recientemente, el Ministro y candidato Sergio Massa, ha apoyado sin fisuras la guerra genocida de Israel, en una muestra de indudable apoyo a la OTAN. Cree que, en esta senda, logrará el favor del capital financiero occidental para ejecutar la quiebra del país y enfrentar la rebelión que engendrará. La cuestión de Malvinas, está siendo utilizada como prenda de cambio para un nuevo salvataje de la burguesía nacional y su régimen de dominación política, como también lo fue en 1982.

LEER MÁS:

Massa rechaza el repudio de la cancillería a la masacre del campo de refugiados de Jabaliya El escudo de la democracia contra Milei flirtea con los crímenes de lesa humanidad. Por Comité Editorial, 02/11/2023.

Movilizaciones en la costa bonaerense contra la entrega petrolera de Kicillof Por Silvia Jayo, 10/09/2023.

Malvinas, una guerra de la OTAN 40 años. Por Jacyn, 02/04/2022.

Suscribite a Política Obrera