El aparato del PO cambia de frente en Palestina

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 3 minutos

El PO oficial decidió sacar de circulación un volante referido a la guerra en Palestina. Es la segunda retractación sobre Palestina, luego de que hubiera votado, con Myriam Bregman, la adhesión a una declaración sobre antisemitismo redactada por Trump y Netanyahu, y aprobada por treinta países, entre ellos la Argentina de los Fernández. Esta nueva rectificación advierte que el volante comete un error cuando señala “reivindicamos el accionar de Hamás y de la totalidad de las organizaciones de la resistencia palestina de derribar las murallas levantadas por Israel para cercar Gaza”. Ocurre que el aparato del PO ha decidió repudiar lo que antes reivindicaba, porque considera, ahora, que no tiene en cuenta que el accionar de Hamas se hace como parte de una ´estrategia teocrática´ y con métodos que, para este aparato, al día de hoy no han sido ´clarificados´. La ‘creatividad’ de los Solano no deja de crecer: en el reciente balotaje en Argentina inventó el voto por nadie (en especial contra el voto en blanco): ahora inventa el “concepto” en suspenso: es correcta la acción de Hamas, pero no su estrategia ni sus métodos. Cuando el eclecticismo es llevado al absurdo deja de ser incluso eclecticismo para convertirse en una necedad.

Si la “estrategia teocrática” es motivo de repudio, habría que condenar las guerras campesinas en Alemania, anticipo de la escisión protestante en el cristianismo; la revolución inglesa encabezada por Cromwell y su ala izquierda (los “levellers”) (aplanaderos de la desigualdad) y ni qué decir de todas las manifestaciones revolucionarias de comunismo primitivo, desde mucho antes de Cristo. En Palestina no hay un conflicto de creencias; los puntos de contacto entre el fanatismo judío y el fanatismo musulmán son numerosísimos. El sionismo laico ha sido reemplazado en Israel por el sionismo religioso, al mismo tiempo que en el mundo árabe el nacionalismo laico ha sido reemplazado por el fundamentalista.

En Palestina hay una guerra nacional, no una guerra de religión. Una guerra entre la usurpación colonial y plaza fuerte del imperialismo, como el estado sionista, y, del otro lado, una guerra por la subsistencia nacional y la recuperación de las tierras confiscadas. La crítica a Hamás debe apuntar en este sentido, porque en varias ocasiones el texto que corrige su Carta Fundamental ha dejado en evidencia la disposición a aceptar un régimen de dos Estados, que sería completamente desigual y de vasallaje.

La Autoridad Palestina, que ‘gobierna’ Cisjordania, es ‘laica’ y opera en el territorio como una sucursal del Mossad. El embajador en Argentina de esta Autoridad ‘laica’ -no “teocrática”- acaba de desatar el orgullo militante de Vanina Biasi, al otorgarle una distinción por su defensa de “la causa palestina”. Los ‘laicos’ del Mossad no son, sin embargo, una expresión más avanzada que los ‘teócratas’ de Hamás. No sólo esto: se aprestan a sustituir a Hamás como gobierno colonial en Gaza por orden del imperialismo norteamericano.

En cuanto a los métodos de Hamás no debidamente “clarificados”, debieran constituir y constituyen un acta de acusación contra el Estado sionista, que tiene los recursos para hacerlo. En Política Obrera hemos publicado numerosos artículos sobre el punto, unos que denuncian la política oficial de Israel de matar rehenes para no verse obligado a negociar su liberación, otros de Hamás, relativos a la situación que creó la rápida destrucción del muro entre la población fronteriza del sur de Gaza. La pretensión del aparato de poner una regla de derechos humanos a una guerra y, para colmo, de siete décadas, expresa un pacifismo ultrareaccionario. Solo le queda el paso de adherir a la ignominia de “los dos demonios”.

El aparato del PO ha cambiado de frente en la guerra nacional palestina. El PTS le ganó la partida, porque lo hizo primero.

LEER MÁS:

Los “medios y fines” – Terrorismo y comunismo Por Norberto Malaj, 06/11/2023.

El PTS insiste en condenar la guerra nacional palestina Por Marcelo Ramal, 30/10/2023.

Fracción Trotskista y PTS sobre Palestina: una ignominia Por Marcelo Ramal, 20/10/2023.

Otro muro que se viene abajo Por los derechos y libertades nacionales de Palestina. Por Jorge Altamira, 10/10/2023.

Suscribite a Política Obrera