Huelga en el subte de San Pablo

Escribe Pablo Busch

La lucha obrera se agudiza contra la agenda privatizadora del bolsonarismo.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores del subte de San Pablo llevaron adelante una huelga de 24 horas en rechazo al plan de privatizaciones anunciado por el gobernador Tarcisio Freitas, ex Ministro de Infraestructura del Gobierno de Jair Bolsonaro. De la huelga participaron también los trabajadores de empresas de aguas -también en la mira del plan de privatizaciones- y docentes de colegios secundarios. La medida de fuerza de “los metroviarios” repercutió fuertemente en el tránsito de la ciudad. A la mañana se produjo un “congestionamiento récord” a las 8.30 de la mañana con 630 kilómetros de atascos, según la Compañía de Ingeniería del Tráfico (CET), de la intendencia municipal de San Pablo.

El gobernador Tarcisio da Freitas anunció un programa de privatizaciones llamado PPI (Programa de Asociación de Inversiones). Busca privatizar el Metro, junto con otras empresas estatales como CPTM (ferrocarriles), Sabesp (la mayor compañía estatal de agua y cloacas de América Latina, que abastece a más de 25 millones de domicilios en Brasil) y EMAE (aguas y energía). Se vale para ello de la ley de Participación Público Privada (PPP) aprobada por el gobierno paulista del PT en 2003. Los trabajadores respondieron con una primera huelga el 3 de octubre pasado, que tuvo también un gran impacto político.

La agenda de privatizaciones del gobernador Tarcísio da Freitas apunta a colocarlo como posible relevo del expresidente para las elecciones de 2026. Jair Bolsonaro afronta distintos procesos e inhabilitaciones judiciales para postularse a la presidencia. Esto dejaría vacante una candidatura presidencial que, según todos los medios coinciden, Tarcísio pretende disputar.

La política del gobierno paulista frente a la huelga es declararla ilegal: Tarcísio publicó un comunicado en Twitter denunciando que “una vez más una huelga abusiva y políticas de los sindicatos de trabajadores del metro, de CPTM y Sabes dejará a más de 4,6 millones de pasajeros sin acceso al transporte sobre rieles y provocara pérdidas por más de 60 millones de reales. Es esencial reiterar que los líderes sindicales convocan huelgas en total desacuerdo con las normas constitucionales”. Tarcísio denunció como un acto explícito de chantaje de parte de los sindicatos que exigen que ponga marcha atrás con el PPI.

Tarcísio, que fue invitado por Bolsonaro a la asunción de Milei del próximo 10 de diciembre, invoca el voto popular como un aval para su paquete de privatizaciones: "La huelga no tiene agenda, no tiene ningún reclamo. Las privatizaciones son un compromiso que asumí en la campaña electoral y que fue discutido ampliamente con la población. Las privatizaciones y los estudios para realizar concesiones de transporte público no se detendrán. No tiene sentido la huelga, es política", Los trabajadores le respondieron que las privatizaciones estaban en debate después del apagón de la empresa de luz privatizada, durante el cual dejó sin luz por cinco días a todo San Pablo: “Queremos un plebiscito sobre la privatización de los servicios públicos en San Pablo. Se lo propusimos al gobierno del estado para evitar la huelga y lo han rechazado", dijo la presidenta del sindicato de los trabajadores del metro, Camila Lisboa.

El gobernador apunta a ganarse el rechazo de los comerciantes de San Pablo al denunciar las enormes pérdidas generadas por las huelgas, estimadas en 55 millones de reales por la Asociación Comercial de San Pablo.

LEER MÁS:

Huelgas en San Pablo contra las privatizaciones Por Jacyn, 04/10/2023.

Suscribite a Política Obrera