San Fernando: desarticulan banda de policías y ladrones

Escribe Circulo San Fernando

La inseguridad viene de arriba.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el comienzo de la semana pasada fueron detenidos tres policías que pertenecen a la Comisaría Primera de San Fernando. En el marco de la misma causa también fueron detenidas otras tres personas, todos acusados de integrar una banda que robaba motos en la zona y vendía excarcelaciones. Entre los detenidos, un oficial de ´la Bonaerense´ apostado en este municipio.

La DDI de San Isidro fue la que allanó la Comisaría 1° de San Fernando para detener a tres colegas, entre ellos, el jefe de calle de esta seccional y un sargento. Se los acusa de liberar detenidos a cambio de sumas millonarias. Los otros detenidos son acusados de cometer robos de motos en el distrito y sus alrededores, amparados por la impunidad que les garantizan desde la fuerza. El fiscal Andrés Zárate del Departamento Judicial de San Isidro lleva adelante la investigación.

El relato de la gestión de los Andreotti sobre el municipio “modelo en seguridad” es cartón pintado: la inseguridad, el narcotráfico, hechos de violencia y asesinatos van en un aumento acelerado al compás de la crisis general que golpea fuerte en los barrios. El reforzamiento en seguridad por parte del municipio y el desembarco de las fuerzas federales con el comando unificado del conurbano (C.U.C.) no hace frente a la situación de inseguridad que crece mes a mes. La responsabilidad es absolutamente del Estado en todas sus variables, incluida ´la Bonaerense´ de Sergio Berni, claro que, como en este caso queda expuesto, organiza ella misma, con sus autoridades a la cabeza, los robos y la venta de droga.

La investigación debe ser extensiva a las más altas autoridades, también del municipio y su enorme sistema de cámaras de seguridad -que poco hacen frente a los delitos diarios-, como a los organismos garantes de la “transparencia” en los procesos: Fiscalías y Juzgados de Instrucción. La liberación sistemática de detenidos no es algo que pueda hacerse a escondidas de todo el mundo, sino que al contrario requiere una organización y vínculos que penetren en varias áreas del Estado.

Un dato curioso es que este hecho lleva casi una semana y no ha sido levantado por ninguno de los diarios zonales y locales que suelen tener las noticias policiales a la orden del día. Solamente ha sido reproducido por La Nación (29/11).

Los próximos gobiernos, el nacional tanto como la continuidad de Kicillof, van a necesitar la participación de las fuerzas represivas para aplicar un golpe de estado económico contra los trabajadores. Los “mano dura” de Berni y Patricia Bullrich se apoyarán en estas fuerzas corruptas e insertas en todas las mafias: el rol que ocuparán estas les garantizará aún más impunidad.

Suscribite a Política Obrera