Clínica de Los Virreyes: “Al día de la fecha estamos en un punto reflexión y de quiebre”

Escriben Claudia Jati y Daniela Magoc

Tiempo de lectura: 3 minutos

Entrevistamos a Modesto, enfermero de la Clínica de los Virreyes que lleva diez días de ocupación de la empresa en defensa de sus puestos de trabajo y contra su vaciamiento.

¿Cuál es la situación actual del conflicto?

Venimos de un conflicto laboral por falta e incumplimiento de pago de salarios desde hace más de dos años, agudizado en estos últimos 4 meses por incumplimientos reiterados a pesar de que el conflicto fue denunciado y está siendo manejado por el gremio en el ministerio de trabajo.

Al día de la fecha estamos en un punto reflexión y de quiebre. Por un lado, el lunes pasado (12 de diciembre) se llevó una audiencia en el Ministerio de Trabajo donde se persistía en el cierre inminente de la clínica. Previamente a la misma, el sábado, en una asamblea Autoconvocada por los trabajadores, se le había pedido explicaciones al secretario gremial acerca del estado de las negociaciones y la agenda y , según ellos la daban por entendido que todos sabíamos de qué se trataba. Respondimos que no y que en una asamblea anterior se habían generado tres puntos a tratar 1, PRESERVACIÓN DE NUESTRA FUENTE DE TRABAJO, 2, regularización de sueldos atrasados, 3 y si no había posibilidades de ninguna de las anteriores, retrasar las negociaciones para después de las fiestas de fin de año.

Pasó el tiempo, el gremio no informaba nada y tampoco generaba diálogo directo con las y los trabajadores. Entonces hubo una nueva audiencia para el viernes pasado en la Secretaría de Trabajo, por tal motivo, los trabajadores insistimos en la organización de una nueva asamblea general para reafirmar agenda y objetivos, esto se aceptó a regañadientes.

La asamblea estuvo plagada de gente del gremio que intentó en todo momento boicotear y ningunear la organización obrera, aun así se llevó adelante para ratificar los puntos mencionados anteriormente, se generó el primer documento que fue firmado por una mayoría de los presentes en la asamblea y se pidió al gremio que dejen ingresar como veedores a dos trabajadores que no tienen participación en el gremio.

Llegó el viernes y nos presentamos en el Ministerio de Trabajo, llegaron los negociadores del gremio y empresariales pero no se permitió el ingreso de los dos veedores nombrados en asamblea.

Luego, por primera vez en el conflicto, el sindicato llamó a asamblea en la clínica después de la audiencia. Nos comunicaron que la clínica no iba a cerrar y que por fin Víctor Santa María blanqueaba su situación y se hacía cargo de la clínica bajo su convenio de trabajo.

Nos dan dos alternativas:

1° Permanencia en el puesto de trabajo, reconocimiento de antigüedad e igual sueldo, pero que luego se equipara al convenio de OSPERYH.

2° Para los que no quieran continuar en el trabajo se genera un proceso de indemnizaciones cuyo marco legal estaría discutiéndose en una nueva audiencia el día viernes próximo (22 de diciembre).

¿Cómo se están organizando los trabajadores para enfrentar el conflicto?

La iniciativa siempre salió de nosotros, el respaldo del gremio fue tibio. Actualmente estamos en una toma pacífica de la clínica y cuidamos el patrimonio para que no continúe el vaciamiento. Hacemos vigilia por turnos respetando el turno de trabajo. Hay muy buena disciplina. Gracias a las organizaciones políticas de izquierda y gremios que se solidarizaron pudimos armar un fondo de ayuda para poder asistir a los más necesitados. Nuestro gremio no supo paliar esta contingencia.

¿Qué medidas van a realizar en caso de no tener una solución favorable a corto plazo?

Continuamos con la toma, aún no se conversó sobre cómo continuar si no hay soluciones. Creo que todas y todos estamos agotados después de 3 meses de huelga y, luego del anuncio de cierre que se produjo a principios de diciembre el trauma se agravó.

¿Cómo podemos colaborar desde afuera, para apoyar la lucha?

La difusión de nuestro problema es el talón de Aquiles que tienen nuestros victimarios, dado que, tanto Daer como Víctor Santa María son figuras públicas y disque defensores de la clase trabajadora, y siempre sospechamos que no querían que esté conflicto no salga en los medios Y lo lograron en cierta medida, pero gracias a los compañeros que pusieron empeño trabajando en las RRSS y a la difusión de partidos políticos de izquierda, organizaciones estudiantiles, y gremiales disidentes pudimos romper ese cerco mediático.

LEER MÁS:

Clínica de los Virreyes: días decisivos Por Daniela Magoc, Claudia Jati y Nico Ramos, 16/12/2023.

Suscribite a Política Obrera