Clínica San Carlos: muerte de una médica por covid19

Escribe Mercedes Flor

Sujarchuk es responsable.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La desidia de la Clínica San Carlos de Escobar sigue causando estragos. El saldo que hasta ahora arroja la crisis sanitaria por el COVID-19 es de 23 casos confirmados entre pacientes y personal de la clínica, y causó el pasado lunes la muerte de una reconocida médica, Elena Rojas, quien seguía trabajando, aunque estaba jubilada.

Finalmente, el municipio de Escobar en conjunto con el Pami cerró la clínica y derivó los pacientes a otros centros de salud. Pero esto ocurrió recién después de que un video que se viralizó expuso la precaria situación en la que se encontraban los pacientes; después de la denuncia de familiares que afirman que quienes entraban a la clínica por cualquier tipo de dolencia salían infectados de COVID-19, y después del reclamo de sus trabajadores (https://politicaobrera.com/movimiento-obrero/1004-escobar-contagios-en-la-clinica-san-carlos/).

Pese a las condolencias públicas del intendente Ariel Sujarchuk, este no queda exento de la responsabilidad política por la muerte de la médica y los 23 contagios, ya que el municipio estaba al tanto de la condición alarmante de la clínica incluso antes de la pandemia. Igual dejó la funcionar sin controles hasta que se convirtió en un foco de contagios y muertes.

Tanto en el ámbito público como en el privado, se repite día a día y son cada vez más los casos de clínicas o geriátricos que resultan ser principales concentraciones de contagios por la falta de EPP (elementos de protección personal) y por las condiciones laborales a los que son sometidos sus trabajadores.

El ataque de las patronales de la salud se desarrolla sin ningún tipo de freno por parte de los sindicatos de sanidad, que dejan a la patronal una “zona liberada” para los aprietes y persecuciones a los trabajadores que reclaman.

Las exigencias son elementales: que se entreguen los equipos de protección (EEP). Que se hagan los seguimientos y test correspondientes a los trabajadores y pacientes que estuvieron en contacto con los médicos contagiados. Que se termine la persecución patronal.

La estadística que el presidente no enseña en sus “clases por cadena nacional” es que la Argentina es uno de los países con mayores porcentajes de contagiados entre los trabajadores de la salud.

La coordinación entre los trabajadores de los diferentes centros de salud es un paso fundamental para organizar la lucha por todas las reivindicaciones, en el marco de la actual pandemia.

La lucha contra el capital es de vida o muerte.

Suscribite a Política Obrera