No a la tercerización laboral en AUSOL y GCO

Escribe Marina Mendieta

Tiempo de lectura: 3 minutos

A días de la Nochebuena, los trabajadores del sector de Atención al Cliente, Colocación de Pases y administrativos de las empresas GCO y AUSOL fueron informados de que a partir del 1 de enero serían “traspasados” a una empresa nueva. La tercerización laboral que se ejecutará desde el primer día del 2024 estará precedida por la firma de cada uno de los trabajadores, legalizando el movimiento precarizador de la patronal. El Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (SUTPA) garantiza, según la Secretaria General, Cañabate, en nombre de Facundo Moyano, el traspaso. Se anunció que se respetarán las antigüedades de cada trabajador y que, en caso de indemnizaciones, se le abonarán los años prestados en la actividad. La Secretaria General y su séquito defendieron el traspaso, no sin discusiones acaloradas y cruces con todo el plantel y sus representantes de base, argumentando que este sistema rige en todo el mundo laboral (nacional e internacional) y que la empresa madre de los dos accesos, oeste y norte, "quiere bajar nóminas".

Cabe recordar que la mayoría accionaria de ambas empresas de peajes está bajo el control de la empresa Abertis, de capitales españoles, y el SUTPA está funcionando como su vocero. La compañía a la que se le adjudicó el ¨pliego¨ es una empresa cuyo origen se desconoce y su reputación es difícil de rastrear: Solutions Group. Las versiones van desde que sus dueños son capitales mexicanos hasta es que es propiedad de los Moyano y que la negociación se dio en persona por Hugo y Facundo, en su último viaje a España. El golpe de fin año que se está asestando contra los trabajadores pone en alerta a todo el conjunto de la actividad, siendo la tercerización el futuro de todos los sectores según lo anunciado en la asamblea.

¿Qué es la tercerización laboral?

La tercerización laboral es un mecanismo que se inauguró con la llegada de los Kirchner en 2003, cuyo fin último y determinante es crear una red de servicios que hasta el momento ejecuta la empresa madre. De esta manera la empresa madre, en este caso GCO y AUSOL, subcontrata servicios de limpieza, de atención al cliente, de cajeros, de monitoreo de cámaras, de seguridad vial, entre otros, pagando a la tercerizada un canon por el servicio prestado. El empleado ya no pertenece a la empresa madre y se ejecuta un fraccionamiento del colectivo obrero, dividiéndolo no solo por actividades laborales cotidianas, sino también en sus relaciones de dependencia, que a partir del momento ya no será una y única, sino variada y múltiple. Cada sector pertenecerá a una empresa distinta, desligando a AUSOL y GCO de sus obligaciones y responsabilidades laborales y legales. Este último es uno de los objetivos centrales de la tercerización laboral: subcontratar empresas que sean responsables legalmente de los conflictos judiciales que los trabajadores realicen por fraude laboral, persecución gremial, mala liquidación de desvinculaciones y otros.

La instauración de este sistema por parte del kirchnerismo tuvo como sostén a las burocracias de las distintas organizaciones gremiales, que se quedaban con la posibilidad de ser ellos mismos quienes armaran las firmas tercerizadas, quedando en ambos lados del mostrador: patronal y sindicato serían a partir de ese momento una misma cosa. La lucha contra la tercerización y la precarización laboral puso en jaque al gobierno K con el asesinato de Mariano Ferreyra, que inspiró a miles de luchadores a no bajar los brazos y encaminar un sendero de organización obrera socialista independiente del Estado y sus organizaciones.

El decretazo de Javier Milei amplía la categoría legal de la tercerización y posibilita su implementación sin límites en todas las actividades económicas. Por otro lado, imposibilita el establecimiento de asambleas durante el horario laboral y la sanción de las huelgas en los sectores de transportes y sus derivados, afectando claramente el derecho a huelga. El golpe de Estado económico que se ejecuta bajo el actual gobierno pone un desafío por delante para todos los trabajadores de peajes y más allá de ellos.

La tercerización no solo continúa, sino que crece con cada gobierno. La lucha contra la tercerización se actualiza.

Suscribite a Política Obrera