Radio Abierta en Radio Nacional contra los despidos: un balance

Escribe DeFe

Tiempo de lectura: 4 minutos

Desde que Javier Milei, días antes de su asunción, declaró que iba a privatizar los medios públicos, en Radio Nacional las distintas variantes de la burocracia y el único gremio independiente de la Emisora, ATRaNa, decidieron crear una Intersindical. La radio abierta realizada este martes a las 13 en las puertas de LRA1 Buenos Aires, emisora cabecera, con la participación de innumerables audios de compañeros de las LRA del resto del país, nos permite sacar algunas conclusiones.

Antes que nada, subrayemos que la realización de la radio abierta fue el provisorio corolario de varias asambleas generales, algunas de ellas masivas (más de 400 trabajadores entre presentes y conectados vía zoom). Es necesario también remarcar otras dos cosas: esta radio abierta se llevó adelante sin que se declare un cese de actividades; y se hizo pese a las amenazas del presidente interino de Radio y Televisión SE, Javier Monte. Sin embargo, la concurrencia fue numerosa, desbordando la vereda donde se encuentra Radio Nacional, y la de enfrente. No se cortó la calle Maipú; la presencia policial se redujo a algunos agentes de tránsito de la ciudad y dos miembros de la Federal, quienes no atinaron a interrumpir el desarrollo de la actividad.

Las intervenciones

Como era de esperarse de la burocracia, todas sus intervenciones se centraron en el paro del próximo 24. Y en ninguna de ellas se planteó el paro del 24 como el inicio de una escalada de lucha contra el DNU, la Ley Ómnibus, la eventual privatización y/o cierre de los medios públicos y este gobierno antiobrero, ni se señaló con claridad que el eje central de ambos bodoques legales es la liquidación del Derecho Laboral. Y, para variar, la defensa de los medios públicos, así como sus condiciones de trabajo y el salario quedaron supeditadas, pese a correctas descripciones de su función social, a si el gobierno de turno era ‘amigo’ o ‘enemigo’. Como si no se tratase de una Radio del Estado; un empleador particular, pero empleador al fin.

De la devaluación y la inflación, ni se enteraron al parecer. En este punto, la cuestión salarial o la no renovación de 150 contratos (factureros que desempeñaban tareas propias de personal de planta) quedaron en un muy segundo lugar. Es más que revelador que en su alocución la delegada de Aatrac ni mencionó la palabra salario; por cierto, Aatrac repite por los pasillos de la emisora la eterna cantinela tan grata a la burguesía: ‘o salario o puestos de trabajo’. Por su parte, la Federación Argentina de Prensa (Fatpren), es decir el SiPreBa, habló vagamente de ‘salarios dignos’. Y aquí urge decir lo siguiente: pese a su fraseología progresista, la Fatpren trajo como mensajero de la CGT en adhesión a la radio abierta, al capitoste del SUTECBA, Alejandro Amor. No hay mucho que agregar. Por su lado, ATE Capital, tanto en la persona de Catalano como en la del delegado adjunto de la comisión interna, tuvo un discurso conciso y con datos acertados sobre el ‘ahorro’ que le implica al Estado la no renovación de los factureros (números que demuestran la miseria que cobraban esos compañeros). No obstante, en materia salarial ATE Capital sostuvo que para llevar a cabo una ‘radio por el personal de la casa’ son indispensables ‘buenos salarios’.

El contrapunto estuvo a cargo de la secretaria Gremial de ATRaNa. Porque hablar de ‘salarios dignos’, o ‘buenos salarios’, es una abstracción. En este sentido, ATRaNa, quien cerró la radio abierta, planteó en primer lugar la necesidad de un urgente aumento de emergencia ante una inflación galopante; y en segundo, la lucha por un salario mínimo igual a la canasta familiar, es decir algo bien concreto, no abstracto; contante y sonante en el bolsillo de cada trabajador: a esta altura supera el millón de pesos según el INDEC, si se lee bien (https://www.argentina.gob.ar/subsidios/canasta). Asimismo, lo esencial: la defensa de los puestos de trabajo, el pase a planta de todos los compañeros precarizados, sólo pueden llevarse adelante con la denodada y mancomunada lucha por el salario. Al respecto de la defensa de los medios públicos, ATRaNa especificó lo que implica la no renovación de esos contratos: que varias radios del interior se conviertan en meras repetidoras de LRA1 Buenos Aires; es decir, a la venta; además, enfatizó el carácter estatal de la Radio, hay una continuidad jurídica, más allá de quien gobierne: tarde o temprano se discutirá salario. La privatización o cierre de los medios públicos, se verá en las calles.

Conclusiones

Como se ha dicho en diferentes artículos del periódico, y ante lo visto en esta radio abierta, el paro del 24 convocado por la CGT y las dos CTA tiene todas las características de un paro acotado, dominguero, aunque caiga un miércoles; a la espera de la buena conciencia del Congreso o de alguna fuerza del cielo, que no toque los intereses de casta de la burocracia (las Obras Sociales, la cuota solidaria, entre otras cosas). Un paro, en definitiva, timorato, sin perspectivas, ante un ataque directo, brutal a las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Los trabajadores no tenemos ese compás de espera, ante tarifazos, provocaciones de tinte fascistoide e inflación por doquier: la lucha por el salario es ahora; por las libertades democráticas y el irrestricto derecho a huelga, es ahora. En Radio Nacional hay más de 20 años de tradición de lucha. Como bien dijo la secretaria general de ATRana, y previamente el secretario de Derechos Humanos del SUTNA: que el paro del miércoles 24 de enero sea el inicio de una lucha a gran escala hacia una huelga general. Hay que trabajarla.

LEER MÁS:

Cecilia Bari, secretaria gremial de Atrana: “El paro del 24 es muy acotado” Por Pablo Busch, 11/01/2024.

Suscribite a Política Obrera