A 40 años del fin de la dictadura genocida, el presidente de Argentina viaja en apoyo a un régimen genocida sin la condena de ningún ‘partido de la democracia’

Escribe Comité Editorial

Tiempo de lectura: 3 minutos

Javier Milei se apresta a encaminar el rumbo geopolítico de Argentina, en sus propias palabras, con un viaje a Israel. Lo hace cuando el Estado sionista se encuentra embarcado en una guerra de genocidio contra el pueblo palestino, no solamente en Gaza, sino también en la Cisjordania ocupada. La Corte Internacional de Justicia ha admitido asumir la investigación de este delito de lesa humanidad. En Gaza han sido asesinados alrededor de 25.000 palestinos, en especial mujeres, niños y lactantes, mientras van muriendo los heridos como consecuencia de la destrucción de los hospitales y el bloqueo a la asistencia humanitaria. El objetivo estratégico de la guerra lanzada contra Gaza es erradicar a la población, sin que el Estado sionista o, para el caso, la OTAN, la Unión Europea y el gobierno de Estados Unidos hayan encontrado algún Estado vecino dispuesto a alojar a la masa de expulsados forzosos. En Cisjordania, el Estado sionista ya ha matado a más de mil palestinos y procedido a la ejecución sumaria. Colocado bajo la autoridad del gobierno palestino oficial, el territorio es violentado en forma sistemática; los habitantes se encuentran encarcelados a cielo abierto. La Corte Suprema de Israel, defendida como un baluarte de la democracia contra la deriva autocrática de Netanyahu y la ultraderecha, no se ha pronunciado frente a la violación del derecho internacional por parte de sus propias fuerzas de seguridad. La guerra lanzada por el sionismo y el imperialismo mundial contra Gaza es una guerra internacional, que se extenderá a Líbano y a Siria, a vista de ojo de la frontera con Ucrania.

Ningún partido “de la democracia”, como se autocalifican los partidos patronales de Argentina, ha condenado este viaje, ni presentado un recurso judicial contra este acto de lesa democracia y de lesa constitucionalidad. Este viaje es, sin embargo, el compendio del DNU 70/24 y la ley ómnibus, porque resume los propósitos estratégicos del gobierno ‘libertario’, ni más ni menos. Es la razón que llevó a Milei a insultar a Gustavo Petro, el presidente de Colombia, porque se encuentra entre aquellos que han calificado a lo de Gaza como un genocidio. Es lo que llevará al FMI a retomar el programa de facilidades extendidas con Argentina, a pesar de que se ha retirado el paquete fiscal, que era la prenda esencial del acuerdo. Luego de visitar el Muro de los Lamentos, en Jerusalén, Milei seguirá viaje al Vaticano para recibir la bendición del Papa, otro argentino. Al final, intercambiará saludos con Giorgia Meloni, la primera ministra de Italia, descendiente política, en línea directa, de Benito Mussolini.

Milei se propone llevar a Argentina al campo de la guerra imperialista, al campo de la OTAN, sin que a los opositores se les mueva una pestaña, sean de los amigables o de los menos amigables. Es lo que ya ocurre con la habilitación para que tropas norteamericanas ingresen al territorio nacional para la realización de “operaciones conjuntas” y la habilitación para que las Fuerzas Armadas nacionales intervengan en la represión interna. Es lo que ocurriría si Milei declara a Hamas, como prometió hacerlo Massa, una “organización terrorista”. Recientemente, Patricia Bullrich utilizó esa calificación para detener a tres extranjeros de los cuales la Justicia ha demostrado enseguida su inimputabilidad. Esa calificación es funcional a la continuidad de la guerra genocida contra el pueblo de Gaza. Hamas es, ciertamente, una organización beligerante del pueblo palestino; el cese del genocidio en Gaza y el retiro del ejército sionista de la Franja pasa por ese reconocimiento. El apoyo político a una guerra genocida por parte de la máxima autoridad de Argentina, acompañado del silencio cómplice de los opositores, constituye una absolución política de la última dictadura.

Nuestro partido, Política Obrera, advierte de la intención del Gobierno de alinear a Argentina en el campo de la guerra imperialista y del propósito de reinstalar a las FFAA como instrumento de la represión interna. Condena el viaje de Milei y llama a convertir el próximo 24 de Marzo en la jornada de masas más grande de la historia argentina. Abajo el DNU y la ley ómnibus; abajo la visita al delincuente Netanyahu; abajo el golpe de Estado de Milei y compañía.

LEER MÁS:

Argentina, base geopolítica del imperialismo y el Estado sionista en el marco de una guerra mundial Por El Be, 01/02/2024.

Milei inscribe a Hamas como organización terrorista Por Fede Fernández, 18/01/2024.

Un bandolero argentino en el foro mundial de los ladrones Por Marcelo Ramal, 17/01/2024.

El eje militar Por Jacyn, 11/01/2024.

Las “fuerzas del cielo” de Milei: una alianza estratégica con el Estado genocida de Israel Por Emiliano Fabris, 14/12/2023.

Suscribite a Política Obrera