Larreta extorsiona para seguir precarizando

Escribe Julián Asiner

Residentes y concurrentes, del Zoom a la calle.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tras semanas de incertidumbre y especulaciones, finalmente el Ministerio de Salud de CABA difundió la resolución en la que decide extender, en línea con la bajada nacional, los contratos de lxs residentes y concurrentes de los años superiores que vencían en mayo de este año por cuatro meses, hasta finales de septiembre. El motivo invocado es de “fuerza mayor”, ya que la resolución reconoce que “los/as residentes y concurrentes de las distintas especialidades que se encuentran formándose en el ámbito de la CABA constituyen un recurso humano altamente calificado para contribuir a la mitigación de la pandemia”.

La extensión de los contratos no es solo una decisión unilateral del gobierno de Larreta, sino que busca imponerse a través de una lisa y llana extorsión. La resolución plantea la prórroga, por el mismo plazo que el contrario, de la promoción del año académico. En criollo, si algún residente o concurrente se niega a seguir trabajando de forma precaria, en el primer caso, o directamente gratuita, en el segundo, el Ministerio de Salud se reserva el derecho a negarle su certificado de promoción, tirando tres, cuatro o cinco años de esfuerzo a la basura.

Como se ve, la manipulación de la cuestión académica por parte del gobierno porteño es ostensible y total. En diciembre pasado nos decían que, por tratarse de una “capacitación de posgrado en servicio”, la ley negociada entre el macrismo y el peronismo no nos consideraba como trabajadorxs y que no correspondía que reclamáramos sus derechos. Hoy, los plazos académicos son manipulados, sin ningún justificativo formativo, solo al servicio de seguir garantizando puestos de trabajo necesarios… de forma precarizada.

La manipulación de las promociones revela, nuevamente, el grado de vulnerabilidad y flexibilización a la que estamos sometidxs. A quienes más golpea la resolución es a lxs concurrentes ya que, al igual de la ley de diciembre, esta resolución se esfuerza en remarcar que su sistema de capacitación es “honorario”… eufemismo que los funcionarios de CABA utilizan para decir “sin honorarios”. Para quienes se encuentran luchando por cobrar un salario y obtener la protección de una ART y obra social, esta resolución es un arma en su contra que las direcciones hospitalarias usarán para obligarlxs a volver a trabajar en las condiciones vigentes.

Este nuevo ataque tiene lugar en un momento de gran tensión en hospitales y centros de salud. El martes pasado, el “aplausazo” convocado por los equipos de protección personal tuvo alta repercusión, uniendo por primera vez diferentes especialidades. Tirando más leña al fuego, Larreta pactó con la dirección de Médicos Municipales el congelamiento de nuestros salarios hasta junio, y esta semana se barajó la posibilidad, finalmente descartada, de que la Ley de Emergencia Económica habilitara su pago en cuotas.

Mientras se esfuerzan en estas agresiones, el desquicio organizativo del sistema de salud es total. Las rotaciones de personal, que recomiendan las resoluciones oficiales, se realizan “a gusto y piacere”, de forma que cada especialidad, servicio u hospital adopta una manera distinta, tornando inocua la medida. No hay suficiente cantidad de enfermerxs para rotar en los hospitales, y lo mismo pasa con lxs farmacéuticxs o el personal tercerizado de limpieza y seguridad en los centros de salud.

Las refuncionalizaciones arbitrarias se multiplican, sin condiciones de salubridad y supervisión adecuadas, motivo que llevó a distintas residencias a organizar en asambleas para poner un freno. El ministerio se vio obligado a mandar un mail aclarando que dichas medidas excepcionales solo podían ser tomadas por resolución los directores, lo cual implica poner la navaja en manos de los monos. Al contrario, lo que es necesario es que cualquier disposición de este tipo cuente con el acuerdo de los subcomités y/o asambleas de residentes y concurrentes y que, al igual que las rotaciones o triages, se organicen bajo el control de comisiones de Seguridad e Higiene electas por lxs trabajadorxs.

Tomando en cuenta todo este panorama, la asamblea de residentes y concurrentes de CABA votó tres resoluciones: 1) rechazar la prórroga extorsiva de contratos, exigir que los certificados de promoción sean entregados a fines de mayo y que la convocatoria a seguir trabajando para quienes se gradúan sea optativa y en condiciones de planta ; 2) convocar a una asamblea conjunta con residentes de Nación y provincia de Buenos Aires, que se realizaría el próximo martes; 3) participar de la movilización convocada para el próximo jueves a la Legislatura porteña contra la Ley de Emergencia, con el distanciamiento y los cuidados necesarios.

La evolución de la crisis sanitaria, económica y política está llevando a lxs residentes y concurrentes a pasar del “Zoom” a las calles.

Suscribite a Política Obrera